Malet: “Ahora ya no presentaría a Mas como un líder business friendly”

stop

DEBATE SOBERANISTA

El directivo Jaime Malet./ED

01 de febrero de 2014 (13:58 CET)

Acaba de protagonizar un encargo relevante. De hecho es la cuarta vez que lo hace. Jaime Malet es el presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, y ha coordinado el viaje empresarial del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, a Washington. Lo hizo con José María Aznar, dos veces con Rodríguez Zapatero, y hace un mes con Rajoy. Del viaje, con todas las principales empresas del Ibex, Malet ofrece un mensaje de extrema importancia en estos momentos: “Los empresarios norteamericanos y la administración de Obama admiten que España está en un momento de recuperación económica, creen que ahora es cierto que se están superando los problemas”, asegura.

Todo es incipiente, pero esa recuperación, según Malet, es ya posible. “Los dirigentes políticos, en todo caso, deben saber que no pueden dejar de apretar el acelerador, que el paro es enorme, que la deuda pública y privada son muy altas, y que, aunque las principales cifras macroeconómicas son mejores, queda mucho camino por recorrer”, precisa. Pero la situación, en todo caso, “ha cambiado, España ha dejado de caer y comienza a crecer, aunque todavía muy poco”.

No se habla del "peligro" de España

Malet, en una entrevista este sábado en el programa Converses de la Cadena Cope, ha dejado constancia de que la imagen de España ya es otra, si se compara con todos los años desde que estalló la crisis. “Ni en Washington, ni en Davos, ni en el Fondo Monetario Internacional se habla ahora de España, de los peligros por lo que pasó, como tampoco se habla de la posible ruptura del euro”, asegura.

Pero en España el debate político sigue centrado en el movimiento independentista que se vive en Catalunya. Malet, que en los últimos meses no se ha mordido la lengua, sigue considerando que existe un grave problema. “No entiendo cómo no se debate sobre las consecuencias de la posible independencia de Catalunya, y no entiendo que no haya más gente alertando sobre ello, sobre los riesgos que tiene”.

Proyecto independentista de Mas

Malet muestra su enojo porque cuando aseguró que el mundo económico y empresarial ve con preocupación el proceso soberanista en Catalunya “desde medios públicos” se le acusó de pertenecer a colectivos conservadores como la FAES, el think tank relacionado con el PP. A juicio de este directivo el mundo empresarial quiere planificar inversiones a corto y medio plazo, y ahora mismo "no lo puede hacer".

Por ello, Malet, que presentó al President Artur Mas en Madrid en un acto empresarial en su primera legislatura como un dirigente “business friendly”, en gran medida porque en el programa de CiU se apostaba por ese acercamiento al mundo empresarial, asegura ahora que no lo haría. “Lo presentaría, claro, con atributos positivos, pero no diría que es un líder business fiendly”, tras comprobar que ha optado por un proyecto independentista.

Más inversión en Madrid


La cuestión es que el Govern de CiU asegura que la inversión extranjera en Catalunya es de las más intensas en Europa en los últimos meses, justo cuando se ha intensificado el proceso soberanista. Según Malet, lo que importa es la inversión a largo plazo, para comprobar que acaba sucediendo, y los datos de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España es que Catalunya atrajo entre 1995 y 2013 unos 25.000 millones de euros, por los 95.000 millones de euros de Madrid.

Según Malet la inversión que destaca el Govern de CiU se debe, en gran medida, al capital de dos inversores que han entrado en el Banc Sabadell.

¿Escasas infraestructuras?

Malet, por tanto, insiste en que él, personalmente, no tiene una posición política definida sobre el proyecto independentista, pero que sí quiere poner de relieve todos los problemas que conllevaría, como la salida de la Unión Europea. Y señala aspectos que le parecen contradictorios: “Se dice que una de las razones del independentismo es la económica, basada, entre otras cosas, en la falta de inversiones del Estado en infraestructuras, y creo que en Catalunya no se pueden hacer muchas más, porque cuenta con un aeropuerto de los mejores del mundo, dos puertos magníficos, carreteras, las cuatro capitales de provincia conectadas por AVE...algo que yo no veo cuando viajo por el mundo”.

La conclusión es que más actores, políticos y económicos, deben participar en el debate público. Justo hace unos días el presidente de Seeliger y Conde, el cazatalentos Luis Conde, insistía en esa idea, pero centrada en los empresarios. Conde aseguró que no entendía como buena parte de los empresarios permanecen en silencio.

Según Malet la razón es clara: “El grado de clientelismo de las élites respecto al poder político es tan grande que se prefiere actuar con prudencia”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad