El ex primer ministro francés y candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls. EFE/Marta Pérez
stop

El candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Barcelona pide a los "tres grandes partidos constitucionalistas" que pacten entre ellos y rechacen los extremos

Barcelona, 20 de marzo de 2019 (14:22 CET)

El candidato avalado por Ciudadanos a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, ha empezado a presionar a la formación de Albert Rivera para que no pacte con Vox, un partido cuyos candidatos considera “nostálgicos del franquismo o revisionistas, y homófobos”. Valls pide tanto a su partido como al PP y al PSOE que se comprometan de forma “clara” a no pactar ni con Vox ni con los independentistas.

En sus redes sociales, Valls expresó su decepción por el auge de Vox, un partido que se “quita la careta” y cuya última petición, de que los españoles puedan poseer armas, no ha gustado al ex primer ministro francés. En una de sus visitas por la ciudad de Barcelona, el candidato a la alcaldía de Barcelona ha defendido la seguridad de las calles como una de las prioridades de su programa electoral.

Valls advierte, además, sobre las listas para las elecciones del 28-A de los partidos catalanes, que “están encabezadas por presos”, y la de Podemos por Barcelona, “por un independentista”. El alcaldable respaldado por la formación naranja cree que “el sentido de Estado” debe prevalecer a los populismos y los separatismos, y considera que PP, PSOE y C's “no pueden pactar” con los independentistas ni con Vox.

PP, PSOE y Ciudadanos no responden a la petición de Valls

El pasado 9 de marzo, Valls envió una carta dirigida a los “líderes de los tres grandes partidos constitucionalistas”, Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Casado (PP), y Albert Rivera (Ciudadanos). En la misiva, publicada posteriormente, el candidato de Ciudadanos pidió la formación de un gran pacto entre los tres partidos. Valls se ha quejado que esta carta todavía está sin respuesta.

Según Valls, sería “peligroso para la democracia española” que esos partidos “cedieran capacidad de decisión en las políticas legislativas a quienes se cuestionan la propia norma fundamental” de la que deriva el orden jurídico del país.

Esta petición de pacto llega en un momento en el que PSOE ya se ha consolidado prácticamente como el aliado de Podemos, trazando una línea que desplaza a Ciudadanos hacia el PP y Vox como alternativa hacia la derecha.El propio partido de Rivera no parece muy dispuesto a dialogar con Sánchez, que podría pactar, a su vez, con los partidos nacionalistas. 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad