Mas se quedará en 2014 sin los 800 millones por el canon del agua

stop

CUENTAS DE LA GENERALITAT

Artur Mas y Andreu Mas-Colell en el Parlament.

23 de octubre de 2014 (21:35 CET)

La presión es enorme, porque el Govern que preside Artur Mas lo daba por descontado. Necesita que la operación ideada, para ceder el cobro del canon del agua, que se incluye en las facturas, al Área Metropolitana de Barcelona, por 30 años y por 800 millones de euros, se cierre lo antes posible. Se necesitan para intentar cuadrar la cuentas de 2014.

El conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, no disimula: “Si no culmina ese acuerdo sería un golpe tanto desde el punto de vista presupuestario como de tesorería, porque son unos recursos que necesitamos para realizar los pagos normales”, advirtió este jueves. Pero los socialistas, que dominan el organismo supramunicipal, han decidido, precisamente, que no es el momento.

En las negociaciones hay aspectos importantes, de carácter técnico, sobre el porcentaje del canon que se ingresaría en los 36 municipios del AMB, que pasaría a controlar una sociedad mixta creada por el propio organismo local y Agbar. Pero la cuestión ahora es política.

Socialistas en la estacada por el proceso

El PSC no quiere permitir que el Govern de Artur Mas ingrese esos 800 millones de euros, después de todo un proceso soberanista, iniciado tras las elecciones de 2012, que han dejado a los socialistas en la estacada y vejados.

Mas, que optó por el apoyo de Esquerra Republicana, necesita ahora ese acuerdo con el PSC si no quiere que la Generalitat incumpla todos los requerimientos de déficit público, y si no quiere, en realidad, caer en el impago, como recordó este jueves el propio conseller.

Fuentes socialistas aseguran que ese acuerdo no se producirá, y que el próximo Govern, si hay elecciones y son en febrero, “ya se encargará de ello”. Aunque el AMB está presidida por el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, el vicepresidente es Antonio Balmón, el alcalde socialista de Cornellà, que ha liderado las negociaciones por parte del PSC y de los alcaldes metropolitanos.

La operación exige celeridad


Mientras el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se muestra dispuesto a un acuerdo con CiU que pudiera pasar por la aprobación conjunta de los presupuestos de 2015, la posición de los socialistas es firme respecto al asunto del canon del agua. ¿Por qué? El argumento es que el Govern de CiU sigue su hoja de ruta soberanista, como si nada hubiera ocurrido, y dispuesto a seguir adelante, de la mano de Esquerra Republicana.

A menos que se produzca un cambio en el último minuto, en función de lo que ocurra en la consulta del 9 de noviembre, el PSC no tiene intención de salvar la cara al President Mas.

La operación precisa decisiones urgentes, porque la sociedad mixta entre el AMB y Agbar necesita un cierto tiempo para la operación de titulización del canon del agua, con la que obtendrá esos 800 millones. El mercado oscila cada día, y los tipos de interés podrían ser más altos, que los inicialmente previstos.

O acabar la legislatura con nuevos socios o elecciones

Para la Generalitat es vital. Esos 800 millones formaban parte de un capítulo de concesiones o privatizaciones con las que se pretendía alcanzar 2.300 millones, los que se fijaron para poder cuadrar los presupuestos de 2014. Y la cifra quedará muy lejos.

El conseller Mas-Colell reclamó dejar de lado las diferencias políticas. “Es una lástima que no sepamos diferenciar aspectos políticos de los intereses económicos que son positivos para las partes implicadas”, aseguró.

Mas tiene algunas opciones. O intenta agotar la legislatura, con otros socios, como el PSC, buscando acuerdos como el del canon del agua, y pactando unos nuevos presupuestos para 2015, o seguir adelante, convocar elecciones y prorrogar las cuentas de 2014, con una situación financiera ya desesperada.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad