Millones de firmas piden un nuevo referéndum en una Gran Bretaña dividida

stop

Cerca de tres millones de personas solicitan que se repita la votación. El resultado ha marcado una profunda división en las regiones y entre generaciones de británicos.

Una joven londinense protesta por el resultado del referéndum. / EFE

Barcelona, 26 de junio de 2016 (01:00 CET)

Gran Bretaña quedó partida al medio. O en varios fragmentos, depende con qué objetivo se enfoque. Por ejemplo, hay una clara división territorial, donde el descontento por el resultado ha levantado las pasiones nacionalistas y en Escocia, y de los irlandeses separatistas en el Ulster.

Incluso, con el clásico humor de ironía inglés, muchos londinenses pedían la independencia de la capital británica para seguir en el seno de la Unión Europea. Entre la ciudad y el área metropolitana el "remain" llegó a rozar el 60%.

Otra división es generacional: el 64% de los jóvenes menores de 24 años votaron por la permanencia, índice que se reduce al 45% en la franja de 25 a 49. En los siguientes tramos, la tendencia se revierte: el 49% de los votantes de 50 a 64 querían el "brexit", y entre los mayores de 65 la separación era imparable: el 58% ha votado por la ruptura.

La sensación entre los perdedores es que los mayores, que tendrán una esperanza de vida de 30 a 15 años, han fastidiado el futuro de la juventud al cerrarle las puertas a una libre circulación y trabajo en territorio europeo.

Iniciativa por una segunda vuelta

A poco más de 24 horas de conocerse los resultados comenzó una iniciativa para solicitar un nuevo referéndum, y que al día siguiente ya estaba cerca de las tres millones de firmas.

El argumento es que la opción ganadora debería superar el 60 por ciento de los votos, y tener un índice de participación mayor al 75%. En concreto, el resultado final fue del 51,9% por el "brexit" frente al 48,1% por el "remain", y la asistencia a las urnas fue del 72,2%.

La mayoría de los firmantes son residentes de Londres, Brighton, Oxford y Cambridge, localidades donde el voto por la permanencia ha sido mayoritario.

Por ley, el Parlamento británico tiene que considerar todas las solicitudes que tenga más de 100.000 firmas. Y los británicos cabreados con el resultado siguen estampando su firma.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad