En la imagen, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso de los Diputados, en una imagen de archivo. Foto: EFE/EN

Podemos precipita su consejo estatal para abordar su descomposición

stop

Podemos adelanta su Consejo Ciudadano Estatal después de la dimisión de su líder en Madrid, Ramón Espinar

Alessandro Solís

Economía Digital

En la imagen, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso de los Diputados, en una imagen de archivo. Foto: EFE/EN

Barcelona, 27 de enero de 2019 (19:05 CET)

El nerviosismo apremia en Podemos. Tras el alud de bajas las últimas semanas −primero con la decisión de Íñigo Errejón de prescindir de la marca Podemos y después con la dimisión de su líder en Madrid, Ramón Espinar−, la formación precipita su consejo estatal para abordar su descomposición.

Inicialmente anunciado para el sábado 2 de febrero, el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos se celebrará ahora el miércoles 30 de enero. La cita se anunció el pasado viernes 25 de enero, tras conocerse la decisión de Espinar.

Muchas cosas influyeron para incrementar la urgencia de la reunión, pero la dimisión de Espinar, uno de los incondicionales de Pablo Iglesias, y la rebelión de los barones territoriales de Podemos, que reclaman un acuerdo con Errejón, han precipitado los acontecimientos.

El máximo órgano de dirección de la formación morada analizará en este cónclave la situación después de un estrepitoso inicio de año.

Las grietas abiertas de Podemos

El partido de Iglesias tiene una crisis enorme por resolver, mientras el reloj corre camino a las elecciones de mayo. Debe tomar decisiones importantes pronto, y la más importante tiene que ver con el epicentro del terremoto: la Comunidad de Madrid. ¿Se unirá Podemos a la plataforma de Manuela Carmena con la que concurrirá Errejón a las elecciones, o eligirá su propio candidato?

Los líderes autonómicos, reunidos el viernes en Toledo, exigieron a Iglesias sellar de una vez por todas la paz con Más Madrid (la plataforma de Carmena y Errejón) y evitar que el partido se desplome. "Es la hora de cooperar, y no de competir", dijeron en una carta conjunta, suscribiéndose a la misma propuesta que ha hecho Errejón.

Pero la izquierda se cobija con sus viejas tradiciones: era inevitable que una noticia de este calado no abriera grietas. En el partido se ha izado un frente, el del propio Pablo Iglesias, que reclama competir contra Errejón con un candidato propio después de la "traición" de Errejón.

Y Errejón insiste en la unidad: "Queremos una candidatura en la que tiene que caber Podemos, IU, Equo y mucha gente más", dijo el candidato de Ahora Madrid (que también renunció a su escaño en el Congreso) en una entrevista de El País publicada este domingo. "Tenemos que ser factor de reunión", añadió.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad