Querella criminal contra el director del Catsalut por amañar el concurso de las ambulancias

stop

Ambulàncies Reus ultima una denuncia contra siete cargos públicos catalanes por acordar previamente la adjudicación de un lote del transporte sanitario urgente

Una ambulancia en el Parc Taulí de Sabadell

Barcelona / Madrid / Galicia, 13 de enero de 2016 (16:58 CET)

El concurso del servicio de transporte sanitario urgente en Cataluña es otro de los dolores de cabeza judiciales que deberá asumir el nuevo ejecutivo de Carles Puigdemont. El concurso, que fue rectificado por la propia Generalitat, no gustó a muchas de las empresas del sector, que recurrieron. Una de ellas ha pasado a mayores y presentará una querella criminal contra varios cargos públicos por amañar el concurso.

Ambulancias Reus, una de las empresas que concurrió al concurso, ha anunciado que presentará este jueves una querella criminal contra Josep Maria Padrosa, director del Servei Català de la Salut (Catsalut), así como contra el director del Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM), Francesc Bonet, y cinco responsables más de este organismo.

La compañía imputa a los querellados los presuntos delitos de prevaricación administrativa, fraude y malversación de caudales públicos en la adjudicación de uno de los 13 lotes en los que se dividió el concurso. Concretamente, el lote C, de la zona de Camp de Tarragona, que se adjudicó a la UTE Egara-Lafuente, valorado en 17,8 millones de euros.

Acuerdo previo

La empresa querellante argumenta que la adjudicación del lote C se amañó y existía un acuerdo previo para que el concurso se lo llevara la UTE liderada por Ivemon Ambulàncies Egara, "a sabiendas de que no reunía los requisitos de adjudicación y no cumplía con los criterios que fueron valorados en los informes técnicos para incrementar caprichosamente la oferta presentada".

Según la denuncia, los informes que avalaron la adjudicación a la UTE Egara-Lafuente se habrían realizado "en connivencia con el director general del Catsalut y los representantes" de la UTE ganadora del concurso, "considerando la concurrencia de requisitos inexistentes que habrían sido aparentados por la adjudicataria".

Pagos a Convergència

Algunas de las competidoras de Egara-Lafuente denunciaron ante la Generalitat que la oferta ganadora no cumplía los requisitos y que presentó vehículos que no estaban adaptados para realizar el servicio de ambulancia. Pero el Govern desestimó los recursos y esta semana ha anunciado al sector que este miércoles se estrena el nuevo servicio.

Ambulàncies Reus ha recordado que Ivemon Ambulàncies Egara, principal socio de la UTE con Lafuente con el 90% de la sociedad, es la única empresa que no forma parte de la patronal catalana. Además, su nombre ha aparecido entre las empresas que han hecho donaciones a la fundación de Convergència, Catdem.

El concurso de las ambulancias era el más importante de la pasada legislatura en Cataluña, con un valor total de 2.143 millones de euros si se llega al máximo de diez años de vigencia. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad