El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el alcaldable del PSC en Barcelona, Jaume Collboni, en el inicio de precampaña socialista en Barcelona, el 12 de enero de 2019. Foto: EFE/AE

Sánchez mantiene en la indefinición la lluvia de millones catalana

stop

Sánchez abre un nuevo pulso con el separatismo catalán y recomienda a PP y Cs que "esperen sentados" porque gobernará hasta 2020

Alessandro Solís

Economía Digital

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el alcaldable del PSC en Barcelona, Jaume Collboni, en el inicio de precampaña socialista en Barcelona, el 12 de enero de 2019. Foto: EFE/AE

Barcelona, 12 de enero de 2019 (14:30 CET)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, inauguró este sábado la precampaña socialista para las elecciones municipales, autonómicas y europeas del próximo 26 de mayo. El líder del PSOE arropó al candidato para tumbar a Ada Colau en la Alcaldía de la ciudad condal, Jaume Collboni, y proyectó sus planes para ganar a "las tres derechas".

Pero el mandatario mantiene en la indefinición la lluvia de millones catalana que prometió esta semana el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, cuando dijo que, "por primera vez después de mucho tiempo, Cataluña será tratada con justicia en lo referente a nivel de inversión pública del Estado". No hubo grandes anuncios en el discurso de Sánchez de este sábado, ni se ahondó en el asunto de las inversiones.

Salvo la demanda de aprobar los presupuestos lanzada a sus socios en el Congreso y la promesa de acabar con "ese 28% de niños y niñas que sufre pobreza infantil", la intervención de Sánchez evitó de plano los temas económicos. Su discurso incluyó consigas generalistas como "modernizar la economía" y "apostar por un crecimiento económico estable".

Iceta, por su parte, se refirió otra vez a los presuntos y dijo que "el 'no' es imposible". "Les pido a los partidos independentistas que no caigan en la contradicción de por un lado pedir más recursos y por otro votar 'no' a este proyecto. Será imposible para alguien que quiera decir que gobierna para los intereses del país, de los catalanes, haber patrocinado un voto negativo a este Presupuesto", dijo.

El plan de Sánchez contra "las tres derechas"

Sánchez se enfocó en la política y en unos planes que pasan, en primera instancia, por asegurar a sus rivales que agotará la legislatura y que pretende gobernar hasta 2020. Ante las continuas peticiones de adelanto electoral del PP y Ciudadanos, Sánchez recomendó que "esperen sentados", porque a su juicio este no será el año de unas nuevas elecciones generales.

"Hoy en España hay tres derechas con el objetivo de la involución. Frente a ellos, el Gobierno de España representa la tolerancia, el respeto y la convivencia", defendió el mandatario. A estas "tres derechas" (Cs, PP y Vox) las calificó de "los Bolsonaros de la política española", en referencia al nuevo presidente brasileño.

Sánchez se felicitó por hacer en siete meses "más por las libertades e igualdades de todos que el Gobierno anterior en siete años". Estas propuestas son su respuesta a las críticas por darle toda prioridad a temas meramente sociales y por lo que la oposición considera "cesiones" al separatismo catalán.

Sánchez abre un nuevo pulso con el independentismo

Sánchez hizo alarde de un discurso tajante contra el independentismo en el acto del PSC en Barcelona, llegando a recordar: "Lo siento, señores independentistas, ustedes no tienen mayoría social en Cataluña". El presidente afirmó que el Gobierno continuará luchando por "la convivencia y acuerdos que trasciendan la dinámica de bloques".

"La política del Gobierno está decididamente orientada a abolir antagonismos y superar la mentalidad de bloques", agregó, y apostó por el diálogo, el sentido común, el sentido de Estado y el sosiego. "Que el independentismo pase del monólogo al diálogo", insistió Sánchez durante su intervención.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad