Miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME) desinfectan la residencia Marvin Park, el pasado viernes en Barcelona. /EFE/ Enric Fontcuberta
stop

El Gobierno publica en el BOE los datos de impacto del coronavirus, más detallados, que pide a partir de ahora a las comunidades autónomas

Xavier Alegret

Economía Digital

Miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME) desinfectan la residencia Marvin Park, el pasado viernes en Barcelona. /EFE/ Enric Fontcuberta

Barcelona, 17 de abril de 2020 (10:08 CET)

La última polémica que ha envuelto al Ministerio de Sanidad y algunas comunidades autónomas ha sumido a España en una gran oscuridad respecto al número de fallecidos por coronavirus. Para intentar arrojar algo más de luz, el departamento de Salvador Illa ha reaccionado y desde ahora también pedirá a las CCAA datos de muertos positivos fuera de los hospitales.

El Gobierno ha publicado en el BOE este viernes las nuevas peticiones de información que reclama a las comunidades. Sanidad será más exigente con respecto al detalle de los datos tanto de contagiados como de víctimas y de pruebas realizadas y sus resultados. Pero el cambio en cuanto a la información de fallecidos es una clara reacción al movimiento de Cataluña, secundado por Madrid.

La Generalitat publicó el miércoles por la noche datos de fallecidos en residencias de la tercera edad, más de 1.700, que pese a haber sido diagnosticados mediante un test, no aparecían en las estadísticas porque hasta ese día no habían recibido los datos de las funerarias. El jueves, cuando Sanidad publicó las cifras diarias, no incluyó a estas personas pese a que habían dado positivo. Poco antes, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, aseguró que Madrid no reportaba los datos de muertos fuera de los hospitales por orden del Ministerio.

Sanidad pide ahora los casos confirmados de muertos “independientemente del lugar de fallecimiento”

Estas cifras y declaraciones desataron una tormenta en Sanidad. Tanto el ministro Illa como el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, tuvieron que responder a ello y ni confirmaron ni desmintieron esa información. No obstante, implícitamente le dieron validez pues la justificaron, escudándose en los protocolos europeos e internacionales y en la presunta poca fiabilidad de los datos de las funerarias.

La confirmación definitiva, por si hiciera falta, es la publicación en el BOE del cambio en la notificación por parte de las CCAA. En los anexos de la información que se les reclama, se incluye el “total acumulado de casos confirmados fallecidos” y se concreta que deben reportarse los casos “independientemente del lugar de fallecimiento”. Esta petición no estaba en la orden del 15 de marzo que modifica esta nueva publicada este viernes.

Este cambio busca contabilizar especialmente las víctimas en las residencias para la tercera edad, el auténtico agujero negro del Gobierno por la alta mortalidad y porque se desconoce realmente cuántos de los más de 11.000 fallecidos en las mismas aparecen en las estadísticas de Sanidad. Lo que no modifica la nueva orden, sin embargo, es la necesidad de haber sido diagnosticados mediante un test para contar como víctimas de Covid-19.

Reporte de más información sobre los enfermos y hospitales

En la nueva instrucción publicada en el BOE, Sanidad también pretende modificar la notificación de otro tipo de información referente a la disponibilidad en hospitales, así como la contratación de personal asistencial con el objetivo de mejorar la gestión de la crisis del coronavirus.

Las CCAA deberán notificar el número de personas ingresadas en centros hospitalarios u otros centros habilitados para la atención de pacientes, incluyendo en las UCI. También se informará de las altas tanto hospitalarias como domiciliarias, cuya categoría incluye también las infecciones ya resueltas en el momento de la notificación.

Además, los hospitales públicos y privados deberán comunicar el número total de camas que tienen en unidades críticas con y sin respirador y
las camas ocupadas por pacientes, tanto infectados como no infectados. También los ingresos y las altas por coronavirus en las últimas 24 horas y el número de altas previstas en las próximas 24 horas. La hora establecida para remitir esta información por parte de los hospitales es entre las 13 y las 14 horas.

En ese mismo intervalo horario y cada viernes, las comunidades autónomas, el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria y todos los centros hospitalarios han de comunicar las existencias que tienen de mascarillas, equipos de PCT, hisopos, guantes, gafas de protección, bastas y solución hidroalcohólica. También de otro tipo de existencias, como el número de equipos de ventilación mecánica invasiva o las ambulancias medicalizadas y no medicalizadas. Respecto a los recursos humanos, las comunidades autónomas y el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria enviarán cada viernes el número de contrataciones realizadas.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad