Los condenados del juicio del ‘procés’ en una intervención en el parlamento catalán, acompañados por el presidente de esta institución, Roger Torrent. /EFE

Los secretos del indulto a los presos del 1-O contados por su promotor

stop

Francesc Jufresa, abogado que presentó el indulto para los presos del ‘procés’, cree que las posibilidades de que prosperen sus solicitudes son "altísimas"

Josep Maria Casas

Economía Digital

Los condenados del juicio del ‘procés’ en una intervención en el parlamento catalán, acompañados por el presidente de esta institución, Roger Torrent. /EFE

Barcelona, 29 de septiembre de 2020 (04:55 CET)

El Gobierno de Pedro Sánchez tiene sobre la mesa las peticiones de indulto para cada uno de los condenados en el juicio del ‘procés’. Los presentó en diciembre pasado el abogado penalista Francesc Jufresa, a título personal, por “razones de conciencia profesional y política”, sin que se lo pidiera ninguno de los presos. Ni siquiera le han dado las gracias por ello.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, anunció que empezará a tramitar los indultos esta misma semana. El abogado Jufresa insiste en que este proceso, combinado con la reforma del delito de sedición, tiene “altísimas” posibilidades de éxito por mucho que se oponga el Tribunal Supremo y la Fiscalía.

Presentó la solicitud de indulto para los condenados del juicio del ‘procés’ a título personal. ¿Se lo han agradecido?

Ni me lo han agradecido ni tenían porque hacerlo. No presenté la petición de indulto para que nadie me lo agradeciera. Lo he hecho por razones de conciencia profesional y política. En un momento determinado, viendo lo que sucedía en el juicio y con la sentencia, que seguí con mucha intensidad, creí que por mi experiencia –he tenido la suerte en mi vida profesional de intervenir en múltiples asuntos de Estado– podía aportar una solución.

¿JxCat y ERC tampoco le han dado las gracias?

No me encomendé a los condenados, ni a Dios ni al Diablo. Es una decisión mía, que creo que puede ser útil y que lo será. Lo hice puramente por una razón de conciencia.

¿Tampoco tiene relación con la Assemblea Nacional Catalana ni con Òmnium?

No. Históricamente he estado en la órbita del PSC. He sido abogado de Pasqual Maragall, de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona cuando mandaban los socialistas. No soy independentista, aunque sí profundamente catalanista, que no es lo mismo.

¿Qué posibilidades hay de que prospere su petición de indulto?

Altísimas, especialmente después de lo que dijo el ministro de Justicia [anunció que esta semana empezaba su tramitación]. Está claro que el Gobierno PSOE-Podemos está por la vía de la negociación política con Cataluña. La sentencia es un palo en las ruedas. Por lo tanto, tienen que estar a favor del indulto. Quizás lo complementarán por la vía de la modificación del delito de sedición, que también debe hacerse. Son dos herramientas que se apuntalan una con la otra. Quizás den antes un indulto parcial y, después, modifican la ley en lo relativo a sedición par acabar de rematar el efecto del indulto.

Dos vías en paralelo para conseguir que salgan de la cárcel…

Lo están haciendo en paralelo. De hecho, las dos vías ya se están tramitando.

¿Qué influencia tendrán los informes del Tribunal Supremo y de la Fiscalía, que se supone que se pronunciarán en contra de los indultos?

No influirán, de ninguna manera. No son informes vinculantes. Es un trámite del indulto escuchar la opinión del acusador, del órgano judicial que dictó la sentencia y del Ministerio de Justicia.

Pero si son negativos, ¿supondrá una presión para el Gobierno?

No. Los indultos no se conceden porque el tribunal informe favorablemente sino porque hay razones de base de justicia material. Y creo que están. Hay muchas razones para dar el indulto.

Usted ha intervenido en otros indultos. ¿Hay casos políticos similares?

He intervenido en más de uno de índole política. Por ejemplo, los que se concedieron después de la sentencia del caso Filesa. Creo que hay una similitud con el indulto concedido al exmagistrado Javier Gómez de Liaño. Es un antecedente interesante. Hay una similitud.

¿Cómo ve la actitud de la fiscalía y su oposición a la concesión del tercer grado?

La Fiscalía ha actuado bajo sus propios criterios. No con los del Gobierno. La Fiscalía es una institución incardinada dentro del poder judicial. Por lo tanto, no podía aceptar abiertamente una situación de hecho que se estaba produciendo con a aplicación con las medidas del tercer grado. Ha actuado con coherencia al principio de legalidad. Entra dentro de la lógica del ministerio fiscal que se opongan a estas medidas.

Por cierto, se pronunció en contra de que Quim Torra asumiera la presidencia. ¿Y eso?

Me pronuncié en un manifiesto que firmamos diversas personas. Me opuse por un artículo de Torra en el que se refería a “bestias humanas”. Estas manifestaciones no son propias de un presidente de la Generalitat. No tengo nada personal contra este señor, pero no me gusta que diga tal barbaridad

¿Ha tenido relación con Carles Puigdemont?. ¿Qué salida le queda?

No he tenido ninguna relación, ni buena ni mala. Se debería arbitrar un sistema para que hiciera política desde aquí y no desde Bélgica. Después de la decisión de la justicia alemana, del tribunal de Schleswig-Holstein, no lo pueden juzgar en España por ningún otro delito que no sea malversación, con lo que podría volver inmediatamente. El Gobierno lo podría solucionar de una forma relativamente sencilla.

Francesc Jufresa presentó las peticiones de indulto para Oriol Junqueras y el resto de condenados del juicio del ‘procés’ el 23 de diciembre pasado ante el Ministerio de Justicia. Posteriormente, se presentaron otras peticiones. UGT lo solicitó para Dolors Bassa, afiliada a este sindicato; y los expresidentes del parlamento catalán para Carme Forcadell, que también ocupó este cargo institucional.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad