Solbes y el consenso académico del 2006

stop

El gobierno español sólo ha publicado una vez las balanzas fiscales, tras un acuerdo entre los investigadores

Manel Manchón

El conseller de Economía y Finanzas de Catalunya, Andreu Mas-Colell (i); junto al exvicepresidente segundo del Gobierno y exministro de Economía, Pedro Solbes (d)
El conseller de Economía y Finanzas de Catalunya, Andreu Mas-Colell (i); junto al exvicepresidente segundo del Gobierno y exministro de Economía, Pedro Solbes (d)

05 de febrero de 2014 (02:00 CET)

El gobierno español sólo ha presentado las balanzas fiscales en una ocasión. Fue en 2008, con los saldos de 2005. Las elaboró el Instituto de Estudios Fiscales (IEF) a partir de una metodología que se acordó por un total de 19 expertos en 2006. El consenso fue que se debía presentar las balanzas con los dos métodos, el de carga-beneficio, y el del flujo monetario.

En 2008, el de carga-beneficio, el que se quiere primar ahora, arrojó un déficit fiscal para Catalunya del 6,5% del PIB. En el segundo, el déficit fue del 8,7%.

En el primero, se imputa, por ejemplo, el gasto en una estación del AVE en Barcelona en todo el Estado. En el segundo, en el territorio de Catalunya. En cualquier caso, los dos métodos explican dos cosas diferentes, en función de la pregunta que se quiere hacer. Y los dos son válidos.

Un único estudio, financiado por el BBVA

Hubo otro gran estudio para todas las comunidades, presentado en 2007 por dos de los investigadores que ahora realizarán, junto con Ángel de la Fuente, el nuevo cálculo de las balanzas. Se trata de Ramón Barberán, y de Ezequiel Uriel, de las universidades de Zaragoza y de Valencia, respectivamente, que formaron parte del consenso de 2006, junto con otros expertos, como Guillem López Casasnovas.

El estudio, bajo el amparo de la Fundación BBVA, recogió la serie histórica entre 1991 y 2005, a partir de los datos del Instituto de Estudios Económicos, y en el marco de una investigación relacionada con la metodología de cálculo.

La balanza fiscal que se presentó, no obstante, se basó en el método de carga-beneficio, y arrojó un déficit fiscal, en 2005, de 11.000 millones de euros para Catalunya.

Posteriormente, los investigadores interesados en las balanzas, no obtuvieron más datos de Hacienda. Sólo la Generalitat los conoció, para calcular las balanzas fiscales entre Catalunya y la administración central del Estado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad