Pedro Sánchez y Quim Torra se saludan antes de su renión en el Palacio de La Moncloa en Madrid. EFE/Ballesteros

Torra busca ya sin remilgos la confrontación con Sánchez

stop

Torra exigirá "responsabilidades" al Ministerio del Interior por las actuaciones de miembros de la Guardia Civil y la Policía Nacional en Cataluña

Barcelona, 19 de agosto de 2018 (21:18 CET)

Las declaraciones del vicepresidente de la GeneralitatPere Aragonès, instando a Pedro Sánchez a que "vigile a sus uniformados" se han quedado cortas ante las últimas palabras pronunciadas por Quim Torra.

El presidente de la Generalitat ha afirmado que exigirá "responsabilidades" al Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por las "acciones intolerables" y los "comportamientos inaceptables" que a su juicio han tenido miembros de la Guardia Civil y la Policía Nacional contra independentistas.

Torra tacha las actuaciones de miembros de la policía como "intolerables" e "inaceptables" 

En una visita al barrio de Gràcia junto a los diputados Josep Costa y Eduard Pujol, Torra ha señalado que a su gobierno le preocupa "muchísimo" que "haya habido policías que hayan agredido a ciudadanos, como por ejemplo al fotógrafo Jordi Borràs, o que hayan insultado y escupido a diputados catalanes".

Asimismo, ha resaltado el hecho de que los Mossos identificaron ayer sábado a un miembro de la Guardia Civil como uno de los integrantes de un grupo que había planificado retirar lazos amarillos y otros símbolos independentistas de varios municipios.

El presidente catalán ha insistido en que "no podemos permitir que se insulte, ataque, ni agreda a diputados catalanes ni a ciudadanos y, por tanto, le pediremos explicaciones".

Escalada de tensión en 24 horas

Las declaraciones de Torra suponen una escalada de tensión en menos de 24 horas entre el Gobierno de España y el de la Generalitat. El president abrió la veda al mencionar la necesidad de "atacar al Estado" y él se ha encargado de cerrarla esta misma tarde.

Mientras, ha provocado un aluvión de reacciones, empezando por los principales partido de la oposición, que han visto en sus palabras una muestra más de desafío por parte del independentismo.

La última en salir al paso había sido la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que ha calificado las palabras de Torra de "inaceptables". Calvo, sin embargo, ha querido rebajar la tensión y ha matizado que "con frases no se ataca al Estado”, en referencia a si volvería a aplicar el artículo 155 en Cataluña.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad