Alumnos y universidades en pie de guerra contra la “dejación” de Castells

Critican no poder hacer los exámenes vía telemática porque no hay un "protocolo claro" frente al Covid.

Las universidad y el alumnado ‘en pie de guerra’ contra su ministro, Manuel Castells. Los exámenes están a la vuelta de la esquina y la principal queja del colectivo es no tener un protocolo específico que regule la posibilidad de realizar los exámenes vía telemática ante el preocupante aumento de casos de Covid-19. Fuentes del Ministerio de Universidades aclaran que “el ministro se ha venido reuniendo en las últimas semanas con distintos colectivos” para solucionar las quejas.

Hasta el momento y según ha podido saber Economía Digital, la respuesta del ministro más desconocido del Gobierno es dejar en manos de Sanidad y de las Comunidades Autónomas la decisión de celebrar los exámenes vía telemática ante la tercera ola del virus. “No parece que sea necesario intervenir por nuestra parte”, sentenció Castells este viernes.

El sector reclama renovar las pautas del Gobierno ante la ausencia de termómetros, por ejemplo, a la entrada de las aulas o la posibilidad de realizar los exámenes vía telemática y no presenciales, tal y como se les exige, según denuncian desde la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas. Más allá de mantener las ventanas abiertas para airear los espacios, los estudiantes reclaman no acudir masivamente a las aulas ante la ola frío y con una incidencia acumulada que supera los 500 casos por cada 100.000 habitantes.

“No han acondicionado las aulas desde que apareció el virus. Mantenemos las ventanas abiertas y con este frío más que hacer el examen podríamos terminar directamente en el médico con un resfriado”, señalan en un chat representantes de los estudiantes. Tampoco se controla el aforo en las aulas de las universidades públicas y critican la “dejadez” del ministro al que acusan de no haber “actualizado ningún protocolo”.

Famoso, en el ámbito educativo, es el incidente en el que se vieron numerosos estudiantes tras un examen presencial el pasado viernes en la Politécnica de Madrid. “Había aviso de temporal y nos hicieron ir a hacer un examen. Cuando salimos, ya de noche, nos vimos atrapados en los transportes públicos y privados y algunos se quedaron atrapados en sus coches”, explican varios estudiantes a Economía Digital.

Por su parte, alumnado de las universidades Autónoma, Politécnica y Complutense de Madrid hicieron pública una carta, que enviaron a las consejerías de Universidades y de Sanidad, los rectorados de las universidades públicas madrileñas, la Conferencia de Rectores de las Universidades Públicas de Madrid y la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) en la que lamentan la “absoluta desprotección” en la que se sienten.

“La falta de protocolos de medidas sanitarias para la realización de la convocatoria ordinaria o la deficiencia de estos por parte de algunas universidades ocasiona aglomeraciones innecesarias, todo esto, sumado a las movilizaciones de miles de estudiantes que deberán desplazarse para realizar dichas pruebas, generalmente en hora punta, tan solo puede contribuir a incrementar la probabilidad de contagio“, señalan en la misiva.

Las restricciones desaconsejan salir de casa

Las redes sociales y los chats de estudiantes se han convertido en el principal muro de quejas. La Universidad de Oviedo se hice célebre hace unos días al obligar a los alumnos a regresar a las aulas para celebrar las pruebas de evaluación de manera presencial, al mismo tiempo que desde el Gobierno del Principado se pedía a los ciudadanos “no salir si no resulta imprescindible”, debido a las nuevas restricciones aprobadas por el preocupante aumento de contagios.

El rector, Santiago García Granda, tuvo que enviar un comunicado al alumnado asegurando que el “calendario de exámenes no admite una modificación sencilla, ya que ésta requiere de la participación de todos los agentes implicados. No es por tanto posible aplazar este calendario, ni modificar su formato, sin causar graves perjuicios a profesorado y estudiantado; consiguientemente, es una actividad inaplazable y de muy difícil modificación“.

Algunos estudiantes elevaron una queja al rector en forma de comunicado asegurando la imposibilidad de trasladarse seguros en transporte público y el hecho de juntarse mucha gente en las aulas. Además, las bajas temperaturas y el temporal de nieve no han ayudado nada a salir de casa.

El ejemplo de la UNED

La negativa del ministro Castells abre la puerta de nuevo a que cada universidad imponga sus propios planes a la hora de cómo celebrar los exámenes.

Al no haber norma general que lo regule muchas universidades han reaccionado rápido y ya anuncian a sus alumnos el protocolo que deben de seguir para hacer los exámenes en línea. Es el caso de la Universidad de Educación a Distancia (UNED).

La universidad decidió en septiembre realizar los exámenes en línea y colgaron en diciembre las primeras guías para no perderse a la hora de la realización en la fecha marcada para cada asignatura. La UNED está sirviendo de ejemplo entre el alumnado de varias universidades públicas para organizarse y aprobar la vía telemática. También la Universidad CEU San Pablo permitirá las pruebas online, según ha adelantado a ED.

La universidad cuenta con una herramienta de “vigilancia remota” para evitar que los alumnos copien durante el examen, así como otras aplicaciones de seguridad para que todo se desarrolle según lo previsto. “Ante las circunstancias nos tenemos que adaptar lo más rápido posible”, señalan desde el rectorado.