Una ola de frío extremo mantiene a Madrid aislada tras la salida de Filomena

La capital española alcanzará temperaturas de hasta -8 grados centígrados mientras trata de reestablecer el tráfico aéreo y ferroviario

Vista de la calle Génova desde el Paseo de la Castellana de Madrid, este sábado, cubierto de nieve tras el paso de la borrasca Filomena. EFE/Ballesteros

Vista de la calle Génova desde el Paseo de la Castellana de Madrid, este sábado, cubierto de nieve tras el paso de la borrasca Filomena. EFE/Ballesteros

El temporal que ha dejado a su paso la borrasca Filomena ha bloqueado durante todo el fin de semana la Comunidad de Madrid, que todavía tendrá que enfrentar un segundo golpe meteorológico: una oleada de frío extremo.

La Agencia Estatal de Meteorología prevé una bajada drástica de las temperaturas que alcanzarán los 10 grados bajo cero en varios puntos de la región durante los próximos días.

El descenso de los termómetros se prolongará durante toda la semana e incidirá con especial fuerza en la capital española, una de las ciudades más afectadas por las consecuencias del temporal de nieve que ha tomado la mayor parte de España. El municipio llegará a sufrir temperaturas de hasta -8 grados centígrados. Un fenómeno que dificulta que la nieve se deshiele y que convertirá calles y carreteras en lugares de riesgo.

La amenaza del hielo ha forzado la intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME), que ya trabaja este domingo para liberar de nieve los principales accesos a los hospitales de la capital española, los almacenes de farmacia en los que se almacenan los medicamentos o las instalaciones de Mercamadrid para garantizar el suministro de alimentos.

Operarios trabajan para retirar nieve y mejorar la circulación en la Puerta del Sol en Madrid, este sábado. EFE/Ballesteros
Operarios trabajan para retirar nieve y mejorar la circulación en la Puerta del Sol en Madrid, este sábado. EFE/Ballesteros

Los servicios de emergencia ya han logrado desbloquear un carril en cada sentido en todas las vías de acceso a Madrid, sin embargo la aparición de grandes placas de hielo como consecuencia de la bajada de las temperaturas representa la principal amenaza. Solo en la jornada del sábado se esparció por la comunidad el 30% de la sal que se utiliza a lo largo de todo un año para reducir la nieve.

El aeropuerto de Barajas permanece cerrado

A pesar de los avances para despejar las carreteras y rescatar a los cerca de 1.500 vehículos que se habían quedado varados en la capital española como consecuencia de la nieve, la ciudad todavía sigue bloqueada tanto a nivel aéreo como ferroviario.

El Aeropuerto de Barajas permanecerá cerrado por lo menos hasta la tarde de este domingo, cuando se evaluará de nuevo si las labores de adecuación de las pistas han permitido crear un entorno seguro para que puedan volar los aviones. Todas las operaciones están suspendidas.

“La situación en Barajas sigue siendo complicada, ya que la seguridad aeronáutica exige unas condiciones que no se dan en la carretera, por lo que no se pueden reanudar las operaciones si hay nieve en los márgenes o el nivel de rozamiento no es el óptimo”, explicó el ministro de Transporte, José Luis Ábalos.

Los militares de emergencias ya están desplazados también en el aeropuerto madrileño para pasar máquinas con cuñas quitanieves por las principales pistas y para retiras la nieve que se ha acumulado bajo los aviones que permanecen todavía aparcados en las instalaciones.  

Renfe suspende todos los trayectos en tren

La misma situación se ha repetido en las entradas a la Comunidad de Madrid por tren. Renfe ha suspendido todos los servicios previstos con origen y destino a la capital española tanto del AVE como de sus trenes de media y larga distancia. Permanecerán bloqueados al menos hasta el mediodía del domingo.

La compañía pública se ha visto obligada a contactar con hasta 28.000 personas a través de mensaje para notificarles que no podrán tomar un tren debido al paso de la borrasca Filomena que ha dejado llenas de nieve las vías y bloqueados los accesos a estaciones como la de Atocha.

La suspensión de las comunicaciones se suma a otra batería de medidas de prevención que el Gobierno de España y la Comunidad de Madrid han puesto en marcha para tratar de reducir al máximo la movilidad de la gente. La principal es el cierre de institutos y universidades al menos hasta el próximo miércoles, cuando se decidirá de nuevo si los accesos son seguros para los más jóvenes.

Esta drástica restricción contrasta con la fotografía que protagonizaron decenas de personas en el centro de la capital española a lo largo del sábado con concentraciones masivas para festejar la llegada de la nieve e incluso una multitudinaria batalla de bolas.

Cuatro provincias siguen en alerta por Filomena

La borrasca Filomena ha abandonado la Comunidad de Madrid para dejar paso a una oleada de frío, pero ha continuado su paso hacia el norte del país, que se mantiene en alerta por los avisos de nieve. Las provincias de Teruel, Zaragoza, Tarragona y Castellón han pasado la noche en nivel rojo por el temporal que viaja en dirección al noreste.

La zona que más preocupa ahora mismo es la de Teruel, donde se espera que las nevadas se sigan prolongando a lo largo del domingo elevando un poco más el volumen de nieve acumulada. Con temperaturas de hasta -4 grados centígrados es la región con mayor nivel de alerta en la última jornada de impacto de Filomena.