Carolina Darias: una abogada contra la peor pandemia en un siglo

La primera prueba de fuego de la nueva ministra de Sanidad será responder a la presión de las comunidades para modificar el estado de alarma

“Mujer fuerte y profesional”, así califican varios compañeros del Consejo de Ministros a Carolina Darias, la nueva ministra de Sanidad en sustitución de Salvador Illa. El presidente del Gobierno anunció este martes su nombre tras varios días apareciendo en las quinielas de los periodistas y también de los socialistas. Por lo tanto, no fue coincidencia que Darias estuviera junto a Illa y Sánchez en el último acto público de su antecesor en la Agencia Española del Medicamento este lunes para recoger el testigo.

La sombra de Illa en la coordinación de las comunidades autónomas, no se ha saltado ningún Consejo Interterritorial de Salud desde noviembre. Carolina Darias (Las Palmas de Gran Canaria, 1965) es licenciada en Derecho por la Universidad de La Laguna y cumple 20 años de militancia socialista con una carrera muy alejada del ámbito sanitario.

Para ella la Administración no es ningún secreto y así ha ocupado cargos en todos los niveles en su tierra, como consejera de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias, durante un año y una legislatura entera fue presidenta del Parlamento de Canarias (fue la primera mujer y la primera socialista en presidir el ejecutivo autonómico).

Anteriormente, Darías ejerció como consejera del Cabildo de Gran Canaria (2011-2015), también fue delegada del Gobierno en Canarias (2008-2011), diputada en el Parlamento de Canarias (2007-2008), subdelegada del Gobierno en la provincia de Las Palmas (2004-2007) y concejal del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria (1999-2004).

Buscar el consenso con las autonomías

El presidente del Gobierno escuchó al secretario general del PSOE canario, Ángel Víctor Torres, quien recomendó a Carolina Darias para ministra de Política Territorial y Función Pública.

Darias le ha demostrado a Sánchez que es una persona “discreta y trabajadora”, señalan fuentes del Gobierno. Recuerdan que no salido de su Ministerio ningún chisme ni polémica con la que se haya podido alimentar la prensa, a diferencia de algún Ministerio de Podemos que sigue en el punto de mira.

La canaria ya tiene una nueva misión encomendada que, junto a su nuevo compañero ocupando su anterior puesto, Miquel Iceta, podrán realizar: buscar el consenso de las autonomías.

Con el mayor aumento de contagios y en la tercera ola de coronavirus, los dos ministros tendrán que sofocar el incendio de los presidentes autonómicos encargados de la gestión del virus en los distintos territorios.

La prueba de fuego llegará este mismo miércoles cuando se celebre el Consejo Interterritorial de Salud y la mayoría de dirigentes territoriales insistan en la necesidad y urgencia de modificar el decreto del estado de alarma.

Fuentes consultadas de Moncloa siguen en sus trece y aseguran que las comunidades “ya disponen de herramientas necesarias con el actual decreto para adelantar horarios y cierres del comercio”.

Así que el encuentro se prevé interesante con una ministra ya conocida, aunque ahora llevará las riendas y no será un mero personaje secundario al frente de Sanidad.

Los próximos desafíos

También entre los próximos retos que le esperan a Darias al frente de la cartera de Sanidad se encuentra la ley de cuidados paliativos, máxima reivindicación del Partido Popular para complementar la aprobada ley de la eutanasia. Además, deberá ratificarse también la ley de ratios de enfermeros, que el resto de grupos en el Congreso lleva tiempo demandando.

También tendrá que lidiar con la necesidad de regular la publicidad sanitaria y una consigna de Unidas Podemos: la inclusión de la salud bucodental en la cartera básica de servicios.

El Ministerio, con Illa al frente, ya envió una encuesta a las CCAA para recabar el máximo de información sobre este asunto y con estos datos, Sanidad junto a los distintos territorios elaborarán un documento en el que se determinen las nuevas prestaciones que se propongan. 

El colectivo de dentistas viene reclamando una ampliación de la cartera de servicios, con una muy especial prioridad para determinados colectivos como son la población infantil, las personas con discapacidad y los adultos mayores con escasos recursos.

Unidas Podemos viene presionando a los socialistas para que el proyecto tome forma de ley. Veremos si con Darias al frente, la “buena sintonía” que predicaba Illa hacia Podemos se mantiene.