Casado advierte de que no permitirá una «tutela moral» sobre el PP

El presidente popular sostiene ante el Comité Ejecutivo Nacional del PP que si Vox quiere pactar en Castilla y León "tendrá que aceptar nuestros principios"

El presidente del PP, Pablo Casado. EFE

El presidente del PP, Pablo Casado, ha advertido durante su intervención en el Comité Ejecutivo Nacional de los populares que no permitirá una «tutela moral» sobre la formación. Casado, ha hecho estas declaraciones tras valorar los resultados electorales del pasado domingo en Castilla y León, que presumiblemente obligan al PP a pactar con Vox para reeditar la presidencia regional, y después de que el presidente Pedro Sánchez, haya instado al PP a desmarcarse del partido de Santiago Abascal para conseguir la abstención del PSOE en la región.

«Tenemos límites para pactar y acordar. Nuestros principios son nuestras condiciones. Quien quiera pactar con nosotros tendrá que aceptarlos«, ha expuesto Casado ante los barones regionales, después de que Vox haya advertido que exigirá en las negociaciones una vicepresidencia y la derogación de las leyes de género para el acuerdo en Castilla y León que permita al candidato popular, Alfonso Fernández Mañueco, ser investido de nuevo como presidente autonómico.

Pablo Casado ha señalado además que «el populismo y la radicalidad nunca traen progreso» para el país, subrayando el perfil de centro de su partido ante el auge de Vox, y ha querido subrayar que el PP es «hegemónico en la derecha», y no solo una parte del espectro. «Nuestro espacio (el PP) no es una parte de 3 en la derecha; no, nuestro espacio es la hegemonía en el centro derecha español», ha afinado Casado.

El dirigente del PP ha vuelto a dar todo su apoyo a Mañueco, presidente del Partido Popular en Castilla y León, y ha asegurado que los que pretenden desestabilizar al partido “luchan en hueso”. En este sentido, ha señalado que “no admitimos presiones de ningún tipo, solo nos debemos a los españoles y seguiremos cabalgando mientras ladran los de siempre”.

Casado insiste en un gobierno en solitario del PP

Tras la petición de Mañueco para gobernar Castilla y León con «un gobierno fuerte y en solitario del PP», el presidente popular sostiene ante el Comité Ejecutivo Nacional del PP que si Vox quiere pactar en Castilla y León «tendrá que aceptar nuestros principios».

En este sentido, el dirigente ha asegurado que «lo cómodo sería dejarse llevar por la deriva popularizadora por un puñado de votos, pero no podemos». Asimismo, ha defendido que «somos un partido que dialoga y alcanza acuerdos. Pero tenemos límites para pactar y para acordar. Nuestros principios son nuestras condiciones y no vamos a renunciar a ellos nunca. Quien quiera pactar con nosotros tendrá que aceptarlos y respetarlos”. 

Pablo defiende que la actitud de Sánchez ha sido «democráticamente inadmisible»

El dirigente del PP ha asegurado que nunca se había vivido una “degradación institucional” como la que han sufrido en esta campaña desde el Gobierno de Sánchez, señalando que “ha traspasado el más mínimo umbral democrático».

En este sentido, Casado ha criticado la actitud de Sánchez durante la campaña: “Sánchez ha usado el CIS para cambiar la tendencia electoral, ha usado el Congreso de los Diputados para hacer oposición a un presidente autonómico, ha usado la Mesa del parlamento nacional para retorcer la voluntad de un diputado, ha usado el Boletín Oficial del Estado para comprar votos, ha usado el Consejo de ministros para patrocinar alianza, y hasta los fondos europeos para hacer propaganda. Y el colmo es que hasta la Fiscalía General del Estado se ha pasado varias semanas señalando a sus adversarios«.

Casado ha acabado su intervención asegurando que el objetivo del PP es “volver a abrir espacios de libertad para la sociedad española y rechazar los proyectos de radicalización” para poder «recuperar la libertad que nos unió hace 40 años” y mejorar el futuro del país.