Garamendi: “Hablar del SMI con la que está cayendo es perverso”

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, rechaza la subida del SMI. "Parece que hay alguno que prefiere que haya más subsidios que empleo", lamenta

El Ministerio de Trabajo no quiere oír hablar de la congelación del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Yolanda Díaz seguirá adelante con la subida a pesar de las advertencias de Nadia Calviño. Y es que, para la vicepresidenta económica, este aumento no es adecuado en tiempos de crisis y con un entorno de inflación negativa. Una opinión que comparten más agentes del Gobierno y a la que se ha sumado el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.

“Estar hablando de esto con la que está cayendo en España nos sorprende, es un debate perverso”, ha asegurado el líder de la patronal este miércoles en una entrevista en Onda Cero. “Hay 350.000 locales cerrados en España. Decirles ahora que se sube el salario es sorprendente”, ha insistido. No obstante, ha dejado claro que no conoce la postura del Gobierno respecto a este asunto.

“Hay 350.000 locales cerrados en España. Decirles ahora que se sube el salario es sorprendente”

Un incremento del salario mínimo en el contexto actual de coronavirus, en opinión de Garamendi, sería un error. “Los subsidios están bien, pero lo que rompe la desigualdad es el empleo. Parece que hay alguno que prefiere que haya más subsidios que empleo”, ha lamentado. “Los contratos del estado no suben. Lo único que provocan son pérdidas”, ha agregado.

En su defensa, el presidente de la CEOE ha asegurado que cuando ha tocado debatir de este tema, la entidad que dirige no ha tenido inconveniente en hacerlo. “En los últimos años el salario mínimo ha subido un 30% – ha recordado- otros años hemos firmado esa subida, pero pensamos que algunos juegan partidos que poco tienen que ver con la realidad”.

Garamendi insiste: “Con una inflación del -0,9% no toca subir el salario mínimo”

Sin embargo, en esta ocasión ha criticado que se planteen temas que “poco tienen que ver con esta dura realidad”, por lo que su postura es clara: “No toca esta subida, y si toca, el gobierno debería revisar los contratos del estado que están paralizados desde hace año”. “Con una inflación del -0,8 y -0,9, no toca subir el salario mínimo”, ha aseverado.

Para la confederación de empresarios, tomar este tipo de decisiones es competencia del Ejecutivo.“Se quiere dar la vuelta diciendo que es una mesa de diálogo”, ha criticado Garamendi. “Igual con los sindicatos han hablado algo, pero esto tiene que ir a la comisión delegada y esto lo aprueba el consejo de ministros”, ha concluido.

La ministra de Trabajo,Yolanda Díaz, durante el pleno del pasado martes en el Congreso de los Diputados / EFE

UGT exige que el SMI suba hasta los 1.000 euros

UGT, por el contrario, se ha plantado ante el Gobierno para negociar esta subida hasta un mínimo de 1.000 euros para 2021, cifra que, como mucho, el Ejecutivo de Pedro Sánchez se plantea igualar, como adelantó Economía Digitalcon una subida simbólica.

La organización que lidera Pepe Álvarez recordó la semana pasada  que en el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva que ha finalizado este año se pactó un salario mínimo de convenio que no fuera inferior a esta cifra, por lo tanto, exigió una mesa de diálogo social.

El SMI español, de los más altos en el ránking

El salario mínimo español se ha incrementado un 50% en los últimos 10 años, pasando de 633,3 euros al mes en 14 pagas en 2010 a los actuales 950 euros. Así, España ocupa la 13ª posición en la lista de los 25 países con mayor sueldo mínimo en 2020, pero establece grandes diferencias con Alemania o Francia

Sin embargo, el salario mínimo interprofesional español está lejos de situarse en el 60% del salario medio que recomienda la Carta Social Europea.  PSOE y Podemos prometieron alcanzar esta cota de cara a 2023, lo que supondría situarlo en 1.200 euros, aunque seguiría por debajo de los umbrales mínimos de Francia, Israel, Bélgica o Corea del Sur, entre otros, según datos recogidos por Business Insider.