El Gobierno calma a ERC: “Serán unos buenos presupuestos para Cataluña”

La ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, ha opinado que ERC busca mayor financiación para Cataluña y que los presupuestos "generarán inversión privada y reactivarán la economía"

La portavoz del Gobierno y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez y el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, este viernes en Moncloa. EFE/Chema Moya

A falta de poco más de una semana para que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) lleguen al Congreso de los Diputados, el Gobierno sigue intentando captar apoyos entre las distintas formaciones de la Cámara Baja y es que, pese haberse ganado el apoyo de Unidas Podemos con la inclusión de la ley de Vivienda, todavía quedan escollos que salvar si no quieren que triunfe una enmienda a la totalidad.

La propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha citado este jueves tanto al PNV como a ERC como dos de los “interlocutores prioritarios” con los que el Gobierno debe negociar para lograr su apoyo y, en esta línea, han apelado a los independentistas catalanes, que por el momento niegan su apoyo debido a la desconfianza generada por, según la portavoz de ERC, Marta Vilalta, no haber cumplido con lo prometido en los anteriores presupuestos.

La portavoz del Ejecutivo y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, por su parte, ha analizado que lo que ERC reclama en realidad es una mayor inversión en Cataluña y ha asegurado que estos son los presupuestos “con mayor capacidad inversora de los últimos años”. “Por tanto, serán unos buenos presupuestos en materia de inversión para todos los territorios y por supuesto también para Catalunya”, ha sentenciado la ministra.

Por otra parte, Rodríguez no ha querido descartar que consigan no solo los mismos apoyos que consiguieron en el pasado ejercicio (189 escaños que se correspondían a hasta 11 formaciones políticas) sino que estos podrían aumentar. Con este mensaje acerca de Cataluña, desde el PSOE esperan no solo volver a sumar a ERC, sino también a los cuatro escaños de Junts.

No obstante, ERC, que ya viene de una negativa total por parte del Ejecutivo de trasladar la comisaría de la Policía Nacional de la Via Laietana de Barcelona, un enclave en el que, durante el franquismo, tuvieron lugar torturas por parte de la policía hacia los barceloneses, no ha dejado de mostrar su escepticismo a apoyar unos PGE cuando su principal demanda tampoco ha sido todavía satifecha: el traspaso de competencias del servicio ferroviario de Rodalies (Cercanías) a la Generalitat.

Reunión de la mesa de diálogo del 15 de septiembre, presidida por Pedro Sánchez y Pere Aragonès. Foto: Jordi Bedmar (Generalitat)

Con respecto a Rodalies, Rodríguez ha recordado que ya se abordó esta petición en la pasada comisión bilateral de agosto y se acordó la constitución de un grupo de trabajo “para abordar los detalles de las acciones concretas que se pretenden desplegar por las distintas administraciones”, es decir, Generalitat y Govern.

“Que no le quepa ninguna duda a ERC y a todos los grupos que estos son unos presupuestos inversores. Y es una inversión que genera inversión privada y por tanto es reactivador de economía y generador de puestos de trabajo”, ha subrayado.

La portavoz socialista incluso no ha querido descartar un posible apoyo de Ciudadanos o el PP, pese a que fuera el mismo Pablo casado quien anunciara que su partido llevaría a cabo una enmienda a la totalidad. “En un momento como este de expansión económica, y con unos presupuestos que vienen a dar respuesta al proceso de recuperación y modernización en nuestro país, en el Gobierno nos gustaría contar con el apoyo del principal partido de la oposición y también con Ciudadanos. ¿Por qué no? No hemos descartado siquiera ese escenario”, ha explicado.

No todos en el PSOE mantienen una actitud igual de optimista, ya que ha sido la propia María Jesús Montero la que ha asegurado esta mañana que Partido Popular, Vox y Ciudadanos se “autodescartan”, por lo que, contando con que el Gobierno pudiera reunir de nuevo los 189 votos a favor del año pasado, solo podría ampliar su apoyo con los diputados de Junts per Catalunya, el Bloque Nacionalista Galego (BNG), Coalición Canaria y, pese a que parece a priori imposible, la CUP y Navarra Suma.