La Fiscalía se opone al toque de queda en Cataluña

El organismo solicita a la justicia catalana que no avale las medidas de la Generalitat al considerar que son "severas, extensas, muy restrictivas, intensas y generalizadas"

La Rambla de Barcelona la noche del 25 de octubre de 2020, cuando entró en vigor el «toque de queda» a partir de las 22.00 horas. El Govern estudia ahora imponer también un confinamiento de fin de semana | EFE/EF

La Fiscalía Superior de Cataluña está en contra de que la Generalitat imponga de nuevo el toque de queda en Cataluña para frenar la sexta ola de coronavirus. El Ministerio Público ha solicitado al Tribunal Superior de Justicia de la región (TSJC) que no avale ni esta medida ni ninguna de las que se incluyen en el decreto que el Govern anunció este lunes al considerar que son «severas, extensas, muy restrictivas, intensas y generalizadas» y que no son ni «idóneas» ni «necesarias».

Entre ellas, destaca también la limitación de diez personas en las reuniones sociales, el cierre de discotecas y la reducción de aforos en la hostelería, comercio, gimnasio y actividades culturales y deportivas. La intención del Govern era que esta batería de restricciones entraran en vigor este viernes a las doce de la noche. Se trata de un plan que tendrá una vigencia de un mínimo de 15 días. No obstante, si la incidencia acumulada a siete días supera los 500 casos, el Ejecutivo de Pere Aragonès anunció que intentaría prorrogar este nuevo paquete de medidas.

Una patrulla de la Guardia Urbana recorre la calle Ferran de Barcelona para hacer cumplir el toque de queda. EFE/Enric Fontcuberta.

Pero, según el escrito que ha remitido la Fiscalía al TSCJ, estas restricciones afectan a derechos fundamentales como la libertad de circulación, la intimidad familiar y el derecho de reunión, el derecho a la igualdad y el derecho a la protección de datos de las personas. Para limitar estos derechos, el organismo recuerda que es obligatorio observar «adecuadamente» el principio de proporcionalidad, por lo que deben ser adecuadas a la situación y lo menos restrictivas posibles.

La Fiscalía ve «incongruencia» en las medidas

En cuanto a las limitaciones de movilidad nocturnas y de aforos, señala que «no basta» con justificar una alta incidencia acumulada y «meras consideraciones de prudencia o protección». Además, la Generalitat apuntó que el toque de queda se aplicaría a municipios de más de 10.000 habitantes con una incidencia acumulada a 7 días de más de 250 casos por cada 100.000 habitantes, lo que afectaría a 126 localidades, entre ellas Barcelona. Sin embargo, no especificó el tamaño de las ciudades que se verían afectadas.

«Hay ciudades de más de 10.000 habitantes, como Barcelona o L’Hospitalet de Llobregat, cuya incidencia acumulada no llega a los 500 casos por cada 100.000 habitantes. Eso quiere decir que las previsiones y recomendaciones sanitarias eran no aplicar el toque de queda el lunes (cuando lo anunció el Govern), pero hoy sí, porque los informes así lo recomiendan», señala la Fiscalía en su escrito. El Ministerio Público ve, en este sentido, «incongruencia» y requiere una «mayor motivación y justificación reforzada».