Madrid amplía las restricciones de movilidad a 41 zonas básicas

Las nuevas restricciones de movilidad de la Comunidad de Madrid afectarán 1,2 millones de personas

La pandemia se complica en la Comunidad de Madrid y no le ha dejado más remedio al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso que ampliar las restricciones para frenar la expansión del coronavirus. El aumento de casos positivos ha aumentado hasta superar las 400 infecciones por cada 100.000 habitantes en distintos puntos de la región, lo que ha llevado al Ejecutivo regional a endurecer las medidas.

A partir del próximo lunes habrá limitaciones de movilidad en un total de 41 zonas básicas de salud y 14 localidades que concentran el 25% de los contagios de la comunidad. De esta forma, el 18,3% de la población madrileña -más de 1,2 millones de personas- se verán afectadas por estas nuevas medidas.

Así lo ha anunciado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en la rueda de prensa semanal sobre la evolución epidemiológica de la Covid-19. Se trata de una ampliación a 23 nuevas zonas básicas de salud y nueve localidades, que se suman a las 18 áreas y 5 municipios que ya tenían restricciones desde este lunes.

Las nuevas normas se aplican en los municipios de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes, que quedan confinados al completo y suman nuevas áreas con limitaciones Fuenlabrada, Móstoles, Rivas y Arroyomolinos.

En Madrid capital, se incluyen el distrito de Barajas al completo; las zonas Benita Ávila y Silvano en Hortaleza; en Mirasierra y Las Tablas en el distrito de Fuencarral-El Pardo; en Jazmín en Ciudad Lineal; en Montesa y General Orá en Salamanca; y en Alpes y Rejas en Canillejas.

Madrid comienza la vacunación del personal sanitario

Vacunación contra el coronavirus al personal sanitario del Hospital de Sant Pau (Barcelona), el 4 de enero de 2021 | EFE/QG/Archivo
Vacunación contra el coronavirus al personal sanitario del Hospital de Sant Pau (Barcelona), el 4 de enero de 2021 | EFE/QG/Archivo

Escudero ha informado que la Comunidad de Madrid empezará a vacunar contra la Covid-19 a los profesionales sanitarios a partir de este sábado. El Ejecutivo espera terminar la semana “más de 20.000 dosis administradas” entre las residencias y el personal de la sanidad pública.

“Madrid va a poner cada vacuna de la que disponga, siempre con seguridad y garantizando la reserva para la siguiente dosis”


“Madrid va a poner cada vacuna de la que disponga, siempre con seguridad y garantizando la reserva para la siguiente dosis”, que empezará a administrarse el 17 de enero. En este sentido, el consejero ha indicado que espera superar las 60.000 dosis inoculadas la semana que viene.

Según los datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad, hasta este jueves, Madrid ha recibido 98.790 dosis de la vacuna de Pfizer, de las que ya ha administrado un 11,4% -11.337 sueros-. La comunidad de Ayuso continúa a la cola de las regiones con el porcentaje más bajo de vacunas inoculadas, muy lejos de la media nacional, que se sitúa en el 27,9%.

Salvador Illa reconoce que la pandemia va a peor

Y mientras avanza el plan de vacunación también lo hace la covid. “La pandemia va a peor y vienen semanas duras”. Así de contundente se ha mostrado este viernes el por ahora ministro de Sanidad, Salvador Illa, tras la reunión de seguimiento del coronavirus de la primera tras las vacaciones de Navidad.

Según los datos que maneja Sanidad, la Incidencia Acumulada en España es de 321 casos por 100.000 habitantes, una cifra que durante las últimas semanas va en aumento.

“Los casos van a seguir creciendo, vienen semanas duras, con crecimiento de la presión, de la positividad. Es importante reducir movilidad y contactos, así como aplicar y seguir de forma estricta las medidas de las comunidades autónomas. Si hacemos esto, volveremos a estabilizar en un horizonte de tiempo”, ha asegurado Illa. Y ha insistido en que “hay que estar concienciados”. 

El ministro sigue descartando, por el momento, un confinamiento más duro y defiende las restricciones impuestas hasta ahora por las comunidades: “Las medidas van en la línea de nuestros socios europeos. Es un periodo muy delicado. La ciudadanía ha hecho un esfuerzo importante, pero efectivamente, estamos viendo un incremento. Ahora hay que reducir al máximo movilidad y contactos, como hicimos en la segunda ola”, ha concluido.