Nueva noche de protestas en Barcelona: los radicales lanzan botellas contra los Mossos

Varios manifestantes lanzan botellas y objetos como botes de pintura contra los agentes del Àrea de Brigada Mòbil

Centenares de personas se manifiestan este sábado en la plaza Tetuán de Barcelona. EFE/ Marta Pérez

Centenares de personas se manifiestan este sábado en la plaza Tetuán de Barcelona. EFE/ Marta Pérez

Barcelona volvió a protagonizar una nueva noche de protestas. Los CDR habían convocado a las 18.00 horas una marcha para exigir la libertad de los detenidos en las últimas semanas durante las protestas a favor del rapero Pablo Hasél, condenado a prisión por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona. Lo que comenzó como una manifestación pacífica -incluso algunos participantes se sentaron en la plaza Tetuán con juegos de mesa- se vio mancillada por un grupo de radicales que quiso enfrentarse contra los agentes de la BRIMO, a los que arrojaron objetos como cubos de pintura y botellas.

Sin embargo, la gran mayoría de los manifestantes -de un total de 750 que se conglomeraron, según cifró la Guardia Urbana- pidió poner fin a estos lanzamientos y avanzó con las manos en alto. Eso sí, al grito de “la policía, tortura y asesina”, según informó la Agencia Catalana de Noticias (ACN). Tan solo un corro reducido intentó traspasar la línea policial, buscando el enfrentamiento con los policías, pero no lo consiguió.

“Grupos de violentos lanzan botellas, pintura y piedras en la línea policial en la calle Roger de Flor con Gran Vía”, informaron los Mossos a través de su cuenta de Twitter en torno a las 7.30 horas, cuando aparecieron los primeros encapuchados por las calles de la capital catalana.” Hacemos avisos por megafonía para que cesen su actitud”, añadieron.

Un grupo de anarquistas luce este sábado una pancarta con el lema: "Os queremos libres ya"./ EFE/ Marta Pérez
Un grupo de anarquistas luce este sábado una pancarta con el lema: “Os queremos libres ya”./ EFE/ Marta Pérez

Con la excepción de estos incidentes, que no fueron a más, la manifestación se desarrolló de forma pacífica. Alrededor de las 20.30 horas, algunos de los participantes decidieron poner fin a la protesta. Sin embargo, justo en ese momento un grupo de anarquistas sacó una nueva pancarta que situaron a la cabeza de la marcha. “Os queremos libres ya”, decía.

Más tarde, cerca de las 21.00 horas, alrededor 20 jóvenes intentaron dar vida a los disturbios retomando los lanzamientos, intentando robar en tiendas de la zona y tirando contenedores. Pero esta actitud generó el rechazo del resto de manifestantes que, según comunicó la ACN, pidieron a la prensa que no les prestara atención y continuaron la protesta, echando de ella a los alborotadores.

El lema de la protesta: “Hasta que caigan”

La manifestación, impulsada también por organizaciones como Arran, vinculada a la CUP o el Sindicat de Llogateres i Llogaters, llevó como lema Fins que caiguin (Hasta que caigan). Lo que empezó siendo un movimiento por el ingreso en prisión del rapero se ha transformado en un altavoz de numerosas críticas sociales.

Los asistentes reclamaron contra la violencia policial, exigieron la amnistía de los presos independentistas y la disolución de los antidisturbios de los Mossos (la principal condición que exige la formación anticapitalista para formar en nuevo Govern junto a ERC y Junts). Pero también se sumaron otras proclamas como el fin de la monarquía, la derogación de la reforma laboral, la abolición la ley de extranjería, poner fin a los desahucios o regular los alquileres.

Al igual que en otras ocasiones, se retiraron contenedores y otro materiales para evitar que puedan usarse como barricadas, según aseguraron a Efe fuentes municipales. Para prevenir incidentes, negocios situados en las inmediaciones de la plaza Tetuán, entre ellos entidades bancarias o tiendas de ropa, también colocaron planchas de madera o de metal para proteger las cristaleras.

Además, los Mossos han desplegado un extenso trenzado de vallas frente a la sede del departamento de Interior y han apostado allí varias furgonetas policiales con el fin de blindar la sede de la Conselleria de Interior.

Alrededor de 50 personas se concentran en Girona

Girona también se ha convertido este sábado en escenario de protestas. Según ha informado la ACN, alrededor de 50 personas se han concentrado ante el Mercado del León de Girona. Allí, una de las portavoces de las entidades organizadoras ha recordado que hay “siete personas secuestradas por el estado español”.

A través de un manifiesto, los participantes han exigido “la depuración completa” de la BRIMO y la ARRO y también la dimisión del consejero de Interior en funciones, Miquel Sàmper.

Y también hubo movilizaciones en Tarragona, donde alrededor de 20 personas cortaron la plaza Imperial Tarraco con juegos de mesa y música, según informó la televisión pública del Camp de Tarragona.