PNV y Bildu alejan el acuerdo de la reforma laboral a una semana de que finalice el plazo parlamentario

El descontento por la demora en el traspaso del Ingreso Mínimo Vital al País Vasco enturbia las negociaciones de la reforma laboral en su tramo final

Los portavoces del PNV, EH Bildu y ERC en el Congreso. / EFE

La negociación del Gobierno de Pedro Sánchez con sus socios prioritarios para sacar adelante la reforma laboral se han enquistado cuando queda apenas una semana de margen para que el decreto se convalide en el Congreso de los Diputados. Tanto el Partido Nacionalista Vasco (PNV) como EH Bildu mantienen su negativa a apoyar la nueva normativa.

Las dos formaciones vascas, que han dado soporte a la coalición en asuntos clave de la legislatura como los Presupuestos Generales del Estado (PGE), se han instalado en el ‘no’ ante las dificultades para incorporar cambios al texto que ha sido negociado antes tanto con la patronal como con los sindicatos, lo que complica los números en el Parlamento. Incluso un hipotético apoyo de Ciudadanos debería estar acompañado por la abstención de algunos grupos más.

El parlamentario del PNV, Aitor Urrutia, ha advertido de nuevo que si no se realizan cambios como la prevalencia de los convenios autonómicos sobre los estatales su grupo se opondrá a la reforma liderada por Yolanda Díaz. «Los canales siguen abiertos pero no hay ningún matiz», ha explicado en una tertulia en Radio Euskadi.

Urrutia ha justificado que el cambio que ha propuesto su formación responde a la «coyuntura socioeconómica diferente» que considera que tiene el País Vasco. «La no prevalencia de los convenios nos haría ir hacia atrás», ha lamentado.

Más crítico incluso se ha mostrado EH Bildu. La diputada Nerea Kortajarena ha tildado el decreto del Gobierno de Pedro Sánchez como «descafeinado» porque considera que ha evitado tocar algunos de los puntos más polémicos para poder satisfacer los intereses de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

«Si la reforma se mantiene como está votaremos que no, aunque nuestro empeño es que se pueda aprovechar la coyuntura histórica que ofrece el momento para que se pudieran recuperar los derechos que han perdido las personas trabajadoras en la última década con la reforma de Rajoy«, ha afirmado.

La demora del traspaso del Ingreso Mínimo enturbia las negociaciones

Si las negociaciones para lograr sumar los apoyos de las dos formaciones nacionalistas ya se antojan complicadas, ahora se ha sumado un nuevo problema a la ecuación. La demora en el traspaso del Ingreso Mínimo Vital (IMV) al Gobierno del País Vasco ha provocado un fuerte descontento entre los dos socios.

Urrutia ha lamentado que todavía no se haya podido materializar este acuerdo que ya se dejó sellado a finales del 2021 para sacar adelante el Presupuesto General del Estado (PGE). «No se responde a lo pactado y la manera en la que se ha propuesto transferir esta competencia no es asumible«, ha subrayado.

Desde el Partido Socialista han intentado desligar una negociación de la otra y han ratificado su voluntad para llevar esta competencia a la comunidad autónoma. «Va a llegar, se va a transferir. Lo vamos a conseguir integrar en nuestro sistema de garantía de ingresos. Lo único que pido es un poco de responsabilidad a quienes están sentados en la mesa negociando», se ha comprometido Alberto Alonso.