Podemos calla ante los ataques a Marlaska por el cese de Pérez de los Cobos

El ministro del Interior no está bien visto en Podemos y dirigentes del PSOE admiten su "desgaste" al frente del Ministerio del Interior.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, está en boca esta semana del Gobierno y la oposición después de que la Justicia anulase el relevo del coronel Diego Pérez de los Cobos como director de la Guardia Civil. El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, respalda plenamente al ex magistrado y fuentes gubernamentales aseguran que no se le va a dejar caer.

Sin embargo, su socio de Gobierno, Unidas Podemos, permanece callado ante la presión de la oposición que pide al Consejo de Ministros que apruebe su cese este mismo martes. La semana comienza y el ministro, según apuntan varios diputados, ocupará el foco mediático.

La formación de Pablo Iglesias ha optado por el silencio como respuesta ante los numerosos ataques que recibe estos días de la oposición. Desde el Partido Popular advirtieron este lunes que como Sánchez no cese a su ministro del Interior este martes, desplegarán una ofensiva parlamentaria. La misma que ya han efectuado Cs y Vox. Los primeros han registrado una proposición no de ley en el Congreso en la que insta al Gobierno a cesar a Marlaska.

Así, los naranjas solicitan la “dimisión inmediata” del ministro y, en caso de que no se produzca, “proceder a su cese”, así como que exija a Marlaska a que cumpla con la sentencia, reincorpore al coronel y pida perdón a todos los servidores públicos. Asimismo, Cs solicita al Ejecutivo que se pronuncie a favor de la independencia y profesionalidad de los funcionarios y servidores públicos y censure cualquier intromisión del poder político.

Según Cs, la sentencia concluye de manera “clara” que el coronel “fue destituido por negarse a utilizar su puesto de responsabilidad para favorecer los intereses partidistas y particulares de los mandos políticos, a saber, del Gobierno de España”. Vox, por su parte, presentó el jueves pasado una querella ante el Tribunal Supremo acusando a Marlaska de presuntos delitos de obstrucción a la Justicia, represalias y prevaricación por la destitución del militar.

“El peor ministro de toda la historia”

El Partido Popular se unió este lunes a las presiones hablando de “ofensiva parlamentaria” como Sánchez no cese a su ministro. Los de Pablo Casado anunciaron que solicitarán la comparecencia urgente del ministro tanto en el Pleno como en la Comisión de Interior del Congreso y también la de la directora general de la Guardia Civil, María Gámez.

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, (i) en la toma de posesión de la nueva Jefa de la Comandancia de la Guardia Civil de Teruel. EFE
El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, en la toma de posesión de la nueva Jefa de la Comandancia de la Guardia Civil de Teruel. Foto: EFE

El PP exige al presidente Sánchez la destitución del que considera “el peor ministro del Interior de toda la historia”. La Audiencia Nacional entiende que Marlaska destituyó al coronel porque quería conocer la investigación que se llevaba a cabo en torno al 8 de marzo y que afectaba al Gobierno, una cuestión que el principal partido de la oposición quiere que el ministro explique ante el Congreso en el caso de que no dimita.

El PP denuncia que Pérez de los Cobos fue destituido por “negarse a cumplir una orden ilegal” y que ahora la Justicia ha dejado en evidencia al ministro Grande-Marlaska, que, a juicio de Beltrán “no puede permanecer ni un día más en el Gobierno”. “Lo contrario sería una humillación”, inciden desde la dirección del partido.

Podemos mira hacia otro lado

El socio de Gobierno de Marlaska, Unidas Podemos, mira hacia otro lado. Dos dirigentes de la formación se niegan a hacer declaraciones a Economía Digital sobre este tema, asegurando que su partido no se ha pronunciado todavía sobre los hechos.

El ministro no es bien visto desde la formación morada tras cuestionar su gestión sobre la crisis migratoria en Canarias e incluso la federación de Podemos en Canarias realizó un comunicado pidiendo la dimisión del ministro. Una misiva que fue frenada horas más tarde por la dirección nacional del partido.

Sin embargo, el propio Iglesias echó en cara a Marlaska no haber “limpiado” bien las llamadas ‘cloacas del Estado’, tras conocer la reunión de la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, con dos periodistas que investigan el ‘caso Villarejo’ el mismo día que éste salió de la cárcel.

Sólo Jaume Asens, diputado de En Comú Podem, escribió un tuit el pasado miércoles criticando que la Justicia anulara la destitución del coronel. En Moncloa hay preocupación por las consecuencias de la sentencia de la Audiencia Nacional, a falta de que sea avalada por la Sala ante la que recurre.

Un sector del PSOE reconoce su “desgaste”

Fuentes gubernamentales de toda solvencia descartan que Marlaska vaya a dimitir y aseguran que el ministro tiene “todo el respaldo y el apoyo del presidente” y de su círculo más cercano. Estas fuentes esgrimen que se trata de “una resolución que no es firme y que ha sido recurrida”, además de que debe preservarse la capacidad de destituir a un cargo del que se ha perdido la confianza.

Sin embargo, varias voces socialistas apuntan que Marlaska ha sufrido ya un “desgaste importante” en el Gobierno y mantiene un constante enfrentamiento con sectores de la Guardia Civil. Un dirigente socialista que prefiere guardar el anonimato sentencia que lo único que hizo mal fue “el cálculo de los tiempos”, asegurando que Marlaska no calculó las consecuencias de la medida ni los tiempos a la hora de cesar a De los Cobos.

Desde el entorno del ministro consideran que Marlaska “respondió con contundencia” y se muestran convencidos de que la Justicia admitirá el recurso y confirmará el cese ahora declarado “ilegal”. El propio Marlaska aseguró este lunes que no tiene “voluntad de dimitir. Sigo trabajando”, señaló el acto de toma de posesión de la jefa de la Comandancia de la Guardia Civil en Teruel, al que fue acompañado por la vicepresidenta Carmen Calvo.

En el PP reconocen que no lo van a “dejar escapar” porque tras el fallo de la Audiencia Nacional se abre una vía para acusarle de presunta prevaricación y acoso que complica aún más la continuidad de su puesto al frente del Ministerio del Interior. Así pues, escucharán el nombre de Fernando Grande-Marlaska toda la semana.