PP y Podemos coinciden en apoyar a un mismo candidato a presidente para RTVE

El actual administrador de Radio Televisión Canaria, Francisco Moreno, suena como el candidato de consenso entre PSOE, PP y Podemos para RTVE

Los líderes de Podemos, Pablo Iglesias, y el PP, Pablo Casado, en una imagen de archivo. EFE/Paco Campos

Los líderes de Podemos, Pablo Iglesias, y el PP, Pablo Casado, en una imagen de archivo. EFE/Paco Campos

Las negociaciones entre el PP y el PSOE para renovar los órganos constitucionales avanzan a buen ritmo; sobre todo, para renovar el consejo de administración de RTVE y sustituir a Rosa María Mateo como administradora única provisional.

PSOE y PP negocian el sistema del reparto de las cuotas de los consejeros y también la elección del futuro presidente por consenso. La sorpresa ha venido cuando Podemos, fuera de la mesa de negociación pero con cuota propia según los socialistas, apuesta por el mismo candidato que el Partido Popular de Pablo Casado para presidir la corporación.

Según ha podido saber Economía Digital, Francisco Moreno sería el candidato de consenso que buscan los populares y el Gobierno de coalición para cerrar el “pacto global” que renueve los órganos constitucionales. El administrador único de Radio Televisión Canaria (RTVC) ya fue apoyado por PSOE, PP y Podemos en el nombramiento de su actual cargo en 2019.

Es decir, los de Casado y los de Pablo Iglesias ya antes han coincidido con respecto a Moreno y todo apunta a que podrían repetir, según las fuentes consultadas. Su puntuación en el concurso (quedó de número 11 en el baremo del comité de expertos, al que el Congreso no dará preponderancia) también le da puntos con populares, socialistas y morados.

Las fuentes consultadas dan por hecho que “si no figura como presidente, será miembro del consejo”. La única pega que se observa es que los socialistas querían a una mujer al frente de este órgano y, por ello, han propuesto a Isabel Raventós, según fuentes conocedoras. Pero los populares rechazan la candidatura de Raventós, lo que complica esos planes.

Al igual que Moreno, Raventós también ha sido una de las mejor evaluadas en el concurso público que el Congreso convocó y tres años después descartó, de forma que el consejo de administración de RTVE será nuevamente elegido por méritos políticos más que profesionales. Tanto Moreno y Raventós son miembros de la Academia de Televisión.

Votación clave este jueves

A pesar de que los populares niegan que Podemos vaya a tener cuota en las negociaciones para renovar órganos constitucionales como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) o RTVE, lo cierto es que Iglesias ya tendría dos puestos asignados por parte de los socialistas para no quedarse fuera del consejo de la televisión pública.

Según ha podido saber este periódico, aunque Podemos no esté presente en la negociación entre populares y socialistas, el reparto se estaría negociando de la siguiente manera: los socialistas designarán a cuatro vocales, tres serán para el PP, dos para Unidas Podemos y uno todavía indeterminado para nacionalistas o Ciudadanos. (ERC quería tener un vocal).

Ahora bien, para llegar al posible nombramiento de Moreno como relevo de Rosa María Mateo al frente de RTVE todavía habrá que esperar algunas semanas. La primera votación será este jueves y al Congreso le corresponde elegir a seis de los diez consejeros del ente (los otros cuatro debe nombrarlos el Senado). Es necesaria una mayoría de tres quintos.

Coinciden todas las fuentes en que el resultado de esa votación será determinante para saber si hay pacto entre Sánchez y Casado con respecto a los demás órganos constitucionales. Si en la primera votación se logran los tres quintos es posible que haya acuerdo para todo lo demás; de lo contrario, bastará con una mayoría absoluta en una segunda votación.

En vista de que PSOE y Podemos no necesitan al PP para lograr mayoría absoluta, si la votación de este jueves no sale adelante igualmente podrían salvarla en dos semanas sin el concurso de Casado. Pero si, como todo indica, el Congreso elige este jueves a los primeros seis vocales de RTVE, el camino estaría allanado para Sánchez, Casado e incluso Iglesias.

De momento se desconoce cómo procederá el Senado para nombrar los otro cuatro consejeros y si está en sus planes convocar a comparecer al casi centenar de aspirantes que se apuntaron al desavenido concurso público. En todo caso, esa segunda votación es imprescindible para designar la presidencia de RTVE, que se hará en la última votación en el Congreso.

Esto quiere decir que si tres quintas partes del hemiciclo avalan a los primeros seis consejeros este jueves, lo más probable es que los cuatro del Senado ya estén pactados y que, desde luego, también estén ya repartidas por fin las sillas del CGPJ o del Tribunal Constitucional. Es decir, se pondría fin al bloqueo institucional que se arrastra desde hace un par de años.

Francisco Moreno, ‘presidenciable’ de RTVE

Considerado próximo al PSOE, este veterano periodista entró en TVE muy temprano en su carrera, en 1987, y dirigió los servicios informativos de la cadena pública en Canarias entre 1990 y 1999. En 2001 fue elegido presidente de RTVC, cargo al que regresó tras contar con un apoyo prácticamente unánime del Parlamento de Canarias en octubre de 2019.

Moreno es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid en 1987. La mayor parte de su carrera profesional se ha desarrollado en los medios audiovisuales. Entre sus labores más destacadas fue asumir la dirección de Antena 3 en Las Palmas o haber sido enviado especial a Liberia, Mauritania o Marruecos.

En 2001, Moreno recibe el encargo del Gobierno de Canarias de reflotar la Radio Televisión Pública de Canarias, con el apoyo de los socialistas. Y, como ya se ha dicho, en 2019 regresó al cargo, ahora como administrador único, misma figura que ostenta actualmente Rosa María Mateo de forma “provisional” desde julio de 2018, hace casi tres años.

Durante su comparecencia del 13 de enero ante la comisión de nombramientos del Congreso, el candidato a presidir RTVE se comprometió a “elevar el prestigio y utilidad pública de nuestra radiotelevisión pública estatal y dejar atrás un modelo y determinadas prácticas” en aras de que la corporación no quede en la irrelevancia.

También se refirió a las externalizaciones que tanta controversia han causado en la plantilla: “nada es blanco y nada es negro; todo tiene que ser de acuerdo con las necesidades que se planteen”, dijo. Y añadió que RTVE necesita “un marco estable de financiación que despeje actividades a corto, medio y largo plaza” y que aseguren su “independencia financiera”.