Alerta roja en el PP: no saben cómo justificar su pacto con el Gobierno de coalición para renovar el CGPJ

Preocupación en el PP porque, de cara a la opinión pública, vuelven a estar sin discurso a la hora de anunciar un posible pacto con el Gobierno.

En el Partido Popular no saben cómo justificar su ‘sí’ decidido al Gobierno de coalición para renovar los órganos constitucionales. El primer escollo fueron las elecciones en Cataluña. Tras el batacazo electoral, los populares buscan hacer valer sus tres condiciones y, por ello, este lunes anunciaron la disposición del PSOE de soltar la mano de Podemos y no incluirlos en las negociaciones.

Nada más lejos de la realidad. El desmentido llegó enseguida desde La Moncloa, los socialistas e, incluso, en Unidas Podemos. “Siempre hemos negociado como Gobierno y eso incluye a Podemos”, señalaron este lunes.

Según ha podido saber Economía Digital, horas después del desmentido en el PP hubo malestar entre algunos dirigentes. No saben cómo sostener su pacto con el Gobierno sin dejar caer las tres condiciones que impusieron a los socialistas: no incluir a Podemos, dejar fuera a los políticos de los órganos judiciales y que los socialistas no aprueben la ley para modificar la mayoría, que les dejaría fuera del sistema de elección.

Algunos populares achacan estos fallos de discurso a “cosas de Teodoro”, haciendo ver que el anuncio de excluir a Podemos fue cosa suya, y se muestran preocupados porque de cara a la opinión pública vuelven a estar sin discurso.

El mensaje que quieren enviar es claro: alejarse de Vox y defender el constitucionalismo como la única opción del centro-derecha. Ahora, les falla el discurso y la manera de articularlo para defender sus intereses.

Problemas con las condiciones impuestas al PSOE

El líder del PP, Pablo Casado, impuso a Pedro Sánchez tres condiciones para pactar juntos la renovación de los órganos constitucionales, entre los que se encuentran el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el Consejo de Administración de RTVE, el Defensor del Pueblo y el Tribunal Constitucional.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, en el Congreso. Foto: EFE

En primer lugar, sacar a Unidas Podemos de las negociaciones. Los populares no quieren que parte de la cuota de vocales del CGPJ y del resto de órganos tengan presencia los de Pablo Iglesias. De ahí que este lunes y para afianzar su vuelta a las negociaciones con el PSOE, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, diera por hecho que habían cedido y excluido a los morados.

“Podemos está al margen de cualquier conversación para renovar el CGPJ. Este es el camino adecuado”, señaló el ‘número dos’ de Casado en una entrevista en COPE. El mensaje no tardó ni dos horas en ser desmentido.

“Siempre hemos negociado como Gobierno y eso incluye a Unidas Podemos”, puntualizó el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. “No sé por qué ha mentido. Pero ha mentido”, sentenció el portavoz parlamentario de Podemos, Pablo Echenique.

Los de Pablo Iglesias insisten en privado en que tendrán cuota en el CGPJ. Tal y como publicó ED, el propio el vicepresidente segundo encargó a su diputado y líder del PCE, Enrique Santiago, que buscase nombres de magistrados afines para proponérselos a Sánchez como ‘cuota morada’.

Fuentes de Podemos reconocen que así lo hicieron el pasado verano. Es por tanto, un acuerdo soterrado entre las dos formaciones que conforman el Gobierno que seguía estando a la espera de los populares, sin variar nada.

Polémica con Dolores Delgado

La segunda condición del PP es la de no incluir a ningún político como miembro del Poder Judicial. Es el caso de la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, que desempeñó el cargo de ex ministra de Justicia del PSOE. García Egea pidió este lunes su cese para seguir con las negociaciones.

El ministro de Transportes y secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, en un acto del PSOE. Foto: EFE/JCC/Archivo

Sin embargo y horas después, Ábalos señaló que Delgado ya era fiscal de profesión, como es Enrique López, magistrado y consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid por parte del PP. “Si pedimos cumplir estas cosas, que sean sinceras y no de parte, cuando les venga bien”, respondió Ábalos.

En tercer lugar, el PP también dejó claro que para anunciar un pacto que renueve los órganos constitucionales, los socialistas deberán rechazar la propuesta registrada junto a Podemos para modificar las mayorías de elección del CGPJ, que dejan fuera a los populares.

Una petición que ya fue contestada tímidamente por la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, en una entrevista en RNE. La socialista sentenció que la actual mayoría reforzada es “necesaria”.

Calvo enterró así la reforma que buscaba aprobar el Gobierno de coalición. Sin embargo, el anteproyecto sigue su curso y desde Podemos advierten que si no hay acuerdo, la reforma seguirá su curso.

Cabe recordar que esta propuesta tiene la desaprobación de la oposición, de los jueces, incluso en distintos órganos de la Unión Europea y la Comisión de Venecia, dependiente del Consejo de Europa.

Un “acuerdo global” que urge anunciar

Tanto en el Gobierno como en el PP venden el pacto como un “acuerdo global”, donde la parte que respecta a RTVE se verá despejada como muy tarde este jueves.

El 25 de febrero llegará al Congreso de los Diputados la elección de los miembros del Consejo de Administración de la Corporación RTVE y ,para entonces, Sánchez ya quiere tener despejado y anunciado el ‘pack’ con todas las instituciones renovadas.

En el PP son conscientes de la urgencia, tras más de dos años de bloqueo, y aseguran que “institucionalmente es nuestra obligación desbloquear estos órganos constitucionales”.

Lo que solicitan es un poco de ‘ayuda’ por parte de Pedro Sánchez a la hora de vender el acuerdo en el que, de momento, sigue incluido Unidas Podemos. Es ahí donde vienen todos los males de los populares y la falta de un discurso que sostenga la cuota de Iglesias.