Sánchez desliza que el salario mínimo no subirá en 2021

El presidente del Gobierno se escuda en la "dramática situación" que viven las empresas españolas como consecuencia de la crisis epidemiológica

Pedro Sánchez hace balance del año tras la última reunión del Consejo de Ministros de 2020.

La subida del salario mínimo interprofesional (SMI) para el próximo año está en duda. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dado a entender que este deseo, cuya reivindicación ha corrido a cargo de Unidas Podemos, está lejos de cumplirse, dada la «dramática situación» de las empresas españolas.

Tras ser preguntado por los periodistas durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el presidente ha sido tajante al explicar por qué el SMI no se sube un 0,9%, como las pensiones y el sueldo de los empleados públicos.

«Cuando me pregunta por qué sí a los funcionarios y a los pensionistas y por qué no en el sector privado, es porque en el sector privado quien hace ese desembolso y ese esfuerzo es precisamente ese empresario al que le estamos aliviando porque necesita ese alivio (…) para poder sobrevivir», ha zanjado.

Choque con Trabajo

Las interpretaciones sobre el SMI son distintas en función de qué parte del Gobierno se pronuncie. El Ministerio de Trabajo, de Yolanda Díaz (Unidas Podemos), ha informado de que el Consejo de Ministros no ha congelado el salario mínimo.

La versión de Trabajo es que se ha aprobado una prórroga temporal de la vigencia del SMI de 2020 hasta que se apruebe una nueva cuantía para 2021 con acuerdo entre patronal y sindicatos.

Sin embargo, Sánchez se ha plegado a las tesis de los empresarios, contrarios a volver a subir el salario mínimo en un momento en que muchas empresas no solo se están jugando su propia viabilidad, sino que ahora mismo están asistidas por el Ejecutivo, que está destinando recursos públicos a sostenerlas y mantenerlas con vida.

Sánchez intenta mediar

Ante dos posturas enfrentadas y ha menudo tirantes, Sánchez ha complementado su declaración con muchos matices. Ha afirmado que su compromiso es acabar la legislatura con un salario mínimo que suponga el 60 % del salario medio, tal y como establece la Carta Social Europea.

En este sentido, ha reivindicado y presumido de que el SMI en España se ha incrementado un 29 %, pasando de 735,9 euros brutos mensuales a 950 euros, desde 2018. La subida,no obstante, ha sido posible también al esfuerzo de los empresarios, ha dicho el presidente.

Sánchez ha querido cerrar su intervención afirmando que el SMI ya supone el 42 % del salario medio de España, una proporción que en Alemania solo es punto mayor (43 %) y en Portugal, dos (44 %). «Ningún país ha abordado una subida tan intensa en dos años, además en un escenario de baja inflación», ha sentenciado.

Avatar