Tensión en Podemos con Justicia: “No tenemos ni el teléfono de la ministra”

Yolanda Díaz reunirá a Unidas Podemos para fijar una postura sobre el Poder Judicial y coordinarse así con el PSOE. Los morados están fuera de los contactos de Justicia

Yolanda Díaz, ministra de Trabajo. EFE

La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, en una rueda de prensa. Foto: EFE

Unidas Podemos se ha quedado fuera de las negociaciones para renovar los órganos constitucionales. El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, llamó el pasado jueves al PP para volver a la mesa de negociación en septiembre. Según ha podido saber Economía Digital, los morados no tenían ni idea. Desde Unidas Podemos critican que todavía no se hayan reunido con la ministra de Justicia, Pilar Llop: “No tenemos ni su número de teléfono”, desvelan.

La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, se reunirá con su grupo de Unidas Podemos para fijar una postura común sobre el Poder Judicial y coordinarse con su socio de Gobierno, el PSOE.

Los socialistas descartan sistemáticamente sus propuestas en este área. Además, la oposición pedirá esta semana cuentas al Ejecutivo por las declaraciones de la ministra Ione Belarra contra la Justicia tras la sentencia del Tribunal Constitucional por el estado de alarma.

La ministra de ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, durante una intervención en el Congreso de los Diputados. Foto: EFE/ Kiko Huesca

Nada más conocer el fallo del Alto Tribunal, Belarra aseguró que había un problema “muy serio” con la Justicia en España, donde la oposición la ejercen los jueces”, y apuntó la urgencia de renovar ya el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), con mayoría conservadora. “Es una cuestión de higiene democrática”, dijo.

La oposición registró el viernes una batería de medidas para que el Gobierno conteste esta semana sobre si cree que puede considerarse una “injerencia” destinada a interferir en la labor del Poder Judicial y si piensa que son compatibles con el Estado de Derecho que defiende la Comisión Europea para la Democracia y el Derecho, conocida como Comisión de Venecia.

Las palabras de la ministra de Derechos Sociales tampoco gustaron a los socialistas, quienes recomiendan “medir muy bien las palabras, sobre todo si eres ministra”, señalan fuentes del partido.

El PSOE depende del PP

Sin embargo, el verdadero enfado de los morados viene por la “dependencia” del PSOE con los populares. La semana pasada, el portavoz parlamentario de Podemos, Pablo Echenique, volvió a tender la mano a sus socios de Gobierno para renovar el Poder Judicial con mayoría de grupos parlamentarios y diputados.

Echenique propone una reforma de la ley para que se pueda renovar con mayoría absoluta de las Cámaras. Echenique señala que los tres quintos de la Cámara previstos en la ley para cambiar a los consejeros del Poder Judicial “estaban pensados para un mundo que ya no existe, en el que había un bipartidismo casi perfecto y como una garantía de que un único partido no pudiera elegir a todos los vocales”.

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique. Foto: EFE/JJG/Archivo

Los morados buscan sacar al PP de la ecuación para renovar los órganos constitucionales con su apoyo, el del PSOE y de sus socios de investidura. Los morados defienden que ahora el tablero es “multipartidista” y “una mayoría absoluta representa exactamente la misma garantía que entonces representaban los tres quintos”.

Asimismo, Podemos expone que “podrían sumarse a la votación la mitad de los grupos parlamentarios, como ocurre para elegir el consejo de Radiotelevisión Española (RTVE), de forma que sea imposible que un único partido, aunque tenga mayoría absoluta, pueda elegir a todos los vocales y así la pluralidad política del órgano esté completamente garantizada”.

Sin embargo, los socialistas no dan su brazo a torcer y se esperarán a septiembre para volver a la mesa de negociación con los de Pablo Casado. Los morados ya advierten que su postura viene reflejada en el acuerdo de gobierno y, por tanto, debe ser cumplida.

Fuentes gubernamentales explican que sin el PP no se pueden renovar los órganos constitucionales y cada día que pasa son más instituciones las que mantienen el mandato caducado, al TC, Defensor del Pueblo y CGPJ se añade desde este viernes el Tribunal de Cuentas.

La vicepresidenta Yolanda Díaz quiso poner estos días pie en pared y anunció una reunión interna con los socios de Gobierno para que ambos partidos discutan una estrategia a seguir sobre la renovación del CGPJ. Los morados se sienten que se les ha apartado y para ello, tienen que reunirse primeramente entre ellos para tener una propuesta que defender ante sus socios del PSOE.

Las fuentes socialistas consultadas insisten en quedarse a la espera del PP, aunque insisten en que se sentarán con sus socios de Gobierno para ver si registrando otra reforma como la de cambiar las mayorías del CGPJ despierta a los populares y se avienen a negociar. Una receta que no signifique soliviantar a Bruselas, que ya tiene puestos los ojos sobre la independencia del Poder Judicial en España.