Un grupo de personas saquea un camión varado en la M-30 por la nevada

Los asaltantes desbalijaron el contenido del vehículo que transportaba 20.000 toneladas de alimentos en el barrio de Moratalaz

Un grupo de personas saquea un camión en la M-30 tras el paso del la borrasca Filomena

Un nutrido grupo de personas ha aprovechado el caos que ha provocado el paso de la borrasca Filomena para saquear uno de los camiones de mercancías que se quedaron atrapados en la circunvalación M-30 de Madrid. El vehículo transportaba cerca de 20.000 kilos de comida cuando se vio obligado a detenerse por las condiciones meteorológicas adversas.

Los asaltantes han forzado la parte trasera del portón del vehículo, aprovechando que el conductor no se encontraba en el lugar, para hacerse con la carga. Varias decenas de personas han ido subiendo al camión y se han llevado su contenido a la carrera.

Un vecino de la zona de Moratalaz ha inmortalizado el momento en un vídeo que ya corre por las redes sociales. En las imágenes, se aprecia un goteo constante de personas que acuden a la llamada de los ladrones para ir llevándose los alimentos del vehículo, propiedad de la empresa de transportes por carretera Indufisa.

El camión se dirigía a un centro comercial ubicado en las proximidades cuando le sorprendió el viernes la fuerte nevada que le impidió continuar con su ruta. El conductor había salido del vehículo para solicitar ayuda, un momento que los asaltantes aprovecharon para llevarse todas las cajas que podían portar con sus propias manos.

Los responsables del comercio todavía no han presentado ninguna denuncia formal contra el robo del contenido del vehículo ante la Policía Nacional, según ha publicado la Agencia Efe.

Más de 1.500 vehículos se quedaron bloqueados en la M-30

El paso de la tormenta Filomena, que se prolongó durante más de 30 horas el fin de semana, provocó el colapso de todas las vías de acceso a la ciudad de Madrid, tanto las carreteras como las vías de tren o el aeropuerto de Barajas, que tardaron más de un día en volver a estar operativas tras las labores de trabajo de los operarios y de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

La M-30 fue una de las zonas más afectadas por el bloqueo de las comunicaciones. Cerca de 1.500 coches se quedaron atrapados cuando la nevada se intensificó y dejó el asfalta completamente impracticable. Tanto las personas que regresaban a sus hogares como los transportistas se vieron obligados a abandonar los vehículos para regresar a un lugar seguro.

El Gobierno madrileño hizo un llamamiento horas después para impedir que los ciudadanos regresasen por su propio pie hasta la circunvalación para recoger sus vehículos y les pidió que esperaran a que el servicio del depósito municipal los sacara de ahí.

El Ayuntamiento de Madrid cifra los desperfectos de la nevada en más de 70 millones de euros, por lo que ya está estudiando solicitar la declaración de la zona de emergencia para tratar de obtener una compensación económica por parte del Estado. Hasta la fecha, el Gobierno de Pedro Sánchez solo ha mostrado reticencias.