Un manifestante contra los cortes ‘indepes’ de la Meridiana denuncia una agresión de los Mossos

José Vargas, asiduo de las concentraciones que quieren acabar con la manifestación independentista diaria, denuncia que fue atendido en un CUAP con dolor en la rodilla y en la espalda tras ser tumbado por tres agentes de la policía autonómica

Concentración para que terminen los cortes independentistas de la avenida Meridiana de Barcelona / Meridiana sin Cortes (@noaloscortes)

Nuevo capítulo en los cortes de la Meridiana, la arteria de entrada a Barcelona por la zona norte. La plataforma Meridiana sin Cortes ha denunciado una actuación desproporcionada por parte de los Mossos d’Esquadra, que han calificado de «intimidación», tras encapsular a los manifestantes contrarios a ocupar la vía pública y haber agredido a uno de sus portavoces.

El portavoz de Meridiana sin Cortes, José Vargas –también representante de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas– ha denunciado a Economía Digital que tres agentes de la policía catalana le empujaron, le tiraron al suelo y, como consecuencia de eso, requirió de atención médica primaria.

Según la versión de Vargas, él y sus compañeros se manifestaron como cada martes frente a los cortes de la Meridiana perpetrados por los independentistas, que llevan años obstaculizando esta vía pública en la zona. «La policía la tomó con nosotros, y nos encapsuló, y los intolerantes son ellos: que aplauden a ETA y Terra Lliure», ha defendido.

El portavoz de la plataforma asegura que no se hizo nada fuera de lo normal: «Nos ponemos delante de ellos, nada más que eso, para que se termine esto ya de una vez». Y fue ahí cuando, según cuenta el afectado, empezó a subir la tensión contra ellos: «No sé qué motivación tenía, sospecho que deberían haber sido órdenes de arriba, para intimidarnos».

Es ahí cuando Vargas fue recibió un empujón entre tres agentes de los Mossos d’Esquadra, que le tiraron al suelo y le produjeron una lesión en la rodilla. «Me miraron todo y al final solo fue el golpe, no hay rotura ni nada», lamenta el activista contrario a la manifestación independentista de su calle.

«Es la sensación de indignación que se te queda»

«Ya no es la agresión, que al final eso se cura, es la sensación de indignación que se te queda», lamenta Vargas. El afectado explica a este medio que fue atendido en una comisaría cercana y que, después del suceso, decidió interponer una denuncia contra la policía autonómica.

Según la denuncia, a la que ha tenido acceso Economía Digital, el motivo por el que fue empujado por los agentes fue cuando intentó que le dejaran dirigirse a una cafetería cercana. Además, el documento también recoge que dos de los policías no disponían de número de identificación cercana.

«Que de golpe, la respuesta del agente, del cual no se dispone número del Número de Identificación Personal le da un golpe al señor Vargas para apartarlo de su lado». La denuncia relata que fue en ese preciso instante cuando los otros dos policías aparecieron, le empujaron y le hicieron caer al suelo.

El hombre asistió entonces al CUAP Casernes Sant Andreu donde, según recoge el informe médico, aquejó dolor en la rodilla y en la espalda. Tras la realización de una radiografía, se descartó cualquier rotura. El documento recoge que la agresión se ha notificado a instancias judiciales.

Una denuncia que también hizo la consellera distrito de Cs en Les Corts, Sonia Reina, que denunciaba en un video que la policía les negaba el derecho a desplegar su cartel: «Los Mossos nos encapsulan y no nos dejan poner nuestra pancarta en Meridiana, y nos trae todas las furgonetas. Aquí estamos tranquilos, en cambio ellos están ahí haciendo lo que les dan la gana».

Los Mossos: «Se tuvo que hacer una línea de separación»

Desde los Mossos d’Esquadra explican a este medio que se «tuvo que hacer una línea de separación, como pasa muchas veces en concentraciones»: «Es una maniobra de separación de dos grupos, no podemos hablar de encapsular a los unos u a los otros, y lo que se busca es que no coincidan».

La policía autonómica niega que se tratara de encapsular a Meridiana sin Cortes, sino que era un dispositivo de seguridad para evitar que las dos manifestaciones coincidieran, y no tienen constancia de ninguna agresión grave: «No hay nada remarcable o relevante en el sentido de notoriedad en una incidencia destacada».

Una calle dominada por los independentistas

Los cortes en esta arteria de Barcelona llevan sucediéndose desde el 14 de octubre de 2019, coincidiendo con la sentencia del procés y las penas de prisión para la mayoría de líderes independentistas. Unas concentraciones cada día a las 20h que solo se interrumpieron durante la cuarentena por la pandemia, y que siguen pese a los indultos 1.199 días después.

Destacados líderes independentistas se han desplazado a dar apoyo a los manifestantes. Una de las más famosas es la presidenta del Parlament, Laura Borràs, aunque también han ido a dar apoyo varios diputados de Junts per Catalunya. Lejos de desalentar estas concentraciones, que suponen un perjuicio económico para los vecinos, han alentado a sus masas para que participen.

Aunque también se han desplazado dirigentes de partidos constitucionalistas para apoyar las contramanifestaciones. Diputados de Cs, PP y Vox en el Parlament y concejales en Barcelona, como Anna Grau –columnista de ED– o Nacho Martín Blanco, de Cs; Josep Bou, del PP; o Joan Garriga, de Vox; han asistido en varias ocasiones para protestar por esta concentración diaria.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre política en Cataluña