Los hackers publican miles de mensajes privados de Facebook. Foto: EFE/MA
stop

Los anunciantes acusan a Facebook de esconder irregularidades en sus métricas de vídeo e incurrir en prácticas desleales para aupar su negocio publicitario

Barcelona, 18 de octubre de 2018 (20:59 CET)

Un grupo de anunciantes ha presentado una demanda por fraude contra Facebook por, presuntamente, inflar sus cifras de publicidad entre un 150% y un 900% durante más de un año para atraer clientes. Los denunciantes afirman que la red social escondió "irregularidades" en sus métricas de vídeo para engañar a los publicistas para que creyeran que los usuarios pasaban mucho más tiempo del verdadero viendo contenidos en la página.

La querella se basa en una demanda que el mismo grupo presentó en la corte federal de California, EEUU, en 2016. En aquel texto alegaban que Facebook incurría en prácticas comerciales desleales por publicar cifras falsas que sobreestiman la cantidad de tiempo que los usuarios pasaban viendo anuncios de vídeo, en algunos casos inflando el tiempo de visualización en un 900%.

Un informe de septiembre de 2016 reveló esta información, después de que Facebook admitiera el problema y disparara las sospechas sobre la integridad de los datos de anuncios internos de la plataforma. Los demandantes –entre los que está la agencia de marketing Crowd Siren– retoman esos datos ahora para acusar a la empresa de Mark Zuckerberg de exagerar el compromiso de los espectadores durante más de un año.

Facebook bajo fuego

Un ejecutivo de publicidad comparó la situación con que un alumno escolar se asigne su propia calificación al evaluar su tarea. En el gremio, ya muchos ejecutivos sospechaban de las prácticas desleales de Facebook, y con la publicación del informe creció la presión contra la red social para que permitiera las auditorías independientes de sus datos (algo a lo que eventualmente accedió).

Una portavoz de Facebook dijo a The Wall Street Journal que "las sugerencias de que, de alguna manera, intentamos ocultar este problema a nuestros socios son falsas. Informamos a nuestros clientes sobre el error cuando lo descubrimos y actualizamos nuestro centro de ayuda para explicar el problema". Facebook dijo que la demanda no tiene mérito y desestimó las acusaciones de fraude.

La demanda afirma que "los esfuerzos internos de Facebook detrás de escena reflejan una mentalidad de indiferencia temeraria hacia la precisión de sus métricas". Y señala que, durante más de un año, la red social solo contó las vistas de vídeo que duraban más de tres segundos para calcular sus métricas de "duración promedio de vídeo visto", sin tomar en cuenta las visualizaciones de menos de tres segundos, inflando así la duración promedio de los vídeos.

Las acusaciones surgen en un año en el que se espera que Facebook se haga con casi el 25% del gasto publicitario en vídeo en EEUU, un sector que se espera que crezca un 30% en 2018 para llegar hasta los 27.800 millones de dólares (24.200 millones de euros). Además, la demanda llega en medio de la profunda crisis de credibilidad de la red social, que incluso tiene a cuatro accionistas pidiendo la dimisión de Zuckerberg como consejero delegado.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad