Un bus eléctrico de TMB en Barcelona
stop

Más que el coche eléctrico, el autobús de propulsión eléctrica arrincona la demanda del petróleo: cada bus desplaza medio barril diario

Barcelona, 25 de marzo de 2019 (04:55 CET)

Los coches eléctricos han desplazado en torno a un 3% del consumo total de petróleo desde 2011, más de lo esperado entonces y el mayor aparcamiento del tradicional carburante en la historia. Más del 75% de ese descenso en la venta de hidrocarburos lo causa el autobús eléctrico, según un nuevo informe.

Los vehículos de propulsión eléctrica arrinconarán 96.000 barriles diarios de petróleo más este año, que sumados a los desplazados desde 2011 darán un total de 352.000 barriles diarios. El mismo informe –elaborado por Bloomberg New Energy Finance (NEF)– afirma que, por cada 1.000 buses eléctricos en las calles, se desplazan 500 barriles diarios.

En cambio, una misma cantidad de coches eléctricos apenas alcanza para relegar 15 barriles al día, llevando a la conclusión de que –más allá de los vehículos– los autobuses eléctricos son los que están teniendo mayor impacto en la demanda de gasolina y diésel. Y China, otra vez, lleva la delantera.

China tiene el 99% de los buses eléctricos del mundo

El 99% de los 385.000 buses eléctricos del planeta están en China (datos de 2017), y el crecimiento en este sentido no parece pronto a acabar. Otro informe de Bloomberg NEF publicado en septiembre de 2018 avisaba que China seguirá liderando las ventas de coches eléctricos y representará el 50% del mercado en 2025.

A principios de marzo, los analistas de Morgan Stanley vaticinaron que la demanda de petróleo de China alcanzaría su pico en 2025 cuando los conductores den la espalda definitivamente al motor de combustión y den el salto a los vehículos propulsados por baterías y trenes de alta velocidad.

De igual manera, la mayoría de los 95.000 autobses eléctricos que se vendieron en 2018 se entregaron a ciudades chinas. Se prevé que hasta el 84% de los autobuses serán eléctricos en 2030 y que en 2040 habrá un total de 2,3 millones en el mundo. Pero, por ahora, casi todos están en China.

El Partido Comunista de China da incentivos a los fabricantes y consumidores del coche eléctrico, y la importancia del país en el sector es tan grande que Tesla decidió este año que empezará a fabricar allí.

Pero China es la excepción del impacto del coche eléctrico

Si bien los coches eléctricos ya aparcan miles de barriles de petróleo al día, la demanda de la gasolina y el diésel sigue creciendo. Si entre 2011 y finales de 2019 se habrán desplazado 352.000 barriles diarios de petróleo, la demanda de los hidrocarburos ha crecido a ritmo de 12 millones de barriles más al día, hasta los más de 100 millones en total.

No obstante, el volumen de petróleo desplazado este año es 14 veces más alto que el de 2014. Se estima que en 2019 se venderán unos 2,7 millones de coches eléctricos, lo que incrementará la flotilla mundial más del 50%, por lo que se puede decir que "el impacto de los coches y autobuses eléctricos en el consumo de petróleo está creciendo rápidamente", según los analistas de Bloomberg.

En 2040, los vehículos eléctricos desplazarán hasta 6,4 millones de barriles de petróleo por día, y las mejoras en la eficiencia del combustible borrarán otros 7,5 millones de barriles diarios.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad