El consejero delegado de Samsung Electronics, Kwon Oh-hyun, en la presentación del Galaxy S10. Foto: Samsung
stop

Grandes tiendas de electrónica cancelan las preórdenes del Galaxy Fold ante el silencio de Samsung, que no anuncia aún una nueva fecha de lanzamiento

Alessandro Solís

Economía Digital

El consejero delegado de Samsung Electronics, Kwon Oh-hyun, en la presentación del Galaxy S10. Foto: Samsung

Barcelona, 24 de mayo de 2019 (16:58 CET)

Después de una semana de locura por el caso Huawei, el escándalo del móvil plegable de Samsung parece cosa del pasado. No lo es. La tecnológica surcoreana prometió que anunciaría una nueva fecha de lanzamiento del controvertido Galaxy Fold, hace más de una semana. Todavía no ha dicho nada, y las tiendas ya empiezan a cancelar las preórdenes del dispositivo.

Una mala señal para quienes pidieron su Samsung Galaxy Gold con antelación, y para quienes pensaban comprarlo cuando llegara a las tiendas, es que Best Buy –una de las principales tiendas de electrónica de América del Norte– está cancelando todos los pedidos del smartphone debido al silencio que ha estilado Samsung durante la última semana.

La cadena de tiendas envió un e-mail a los clientes que depositaron el importe del móvil, valorado en unos 2.000 euros. "Con y la tecnología innovadora surgen muchos obstáculos y la posibilidad de enfrentar una gran cantidad de contratiempos no previstos", dice el mensaje. "Estos obstáculos han llevado a Samsung a posponer el lanzamiento del Galaxy Fold, sin proporcionar una nueva fecha de lanzamiento".

"Debido a que ponemos a nuestros clientes en primer lugar y a que queremos asegurarnos de que sean atendidos de la mejor manera posible, Best Buy ha decidido cancelar todos los pedidos anticipados actuales para el Samsung Galaxy Fold", agregó la compañía, que al ser líder en su sector en EE UU es de suponer que ha mantenido cierta comunicación con Samsung y no ha llegado a buen puerto.

La caótica vida del Samsung Galaxy Fold

Lo último que se sabe de Samsung es que la compañía estaba haciendo hasta lo imposible para solucionar los problemas de diseño de su móvil plegable, el primero de su categoría que debía llegar al mercado. El llamado "foldgate" se destapó hace más de un mes, cuando algunas unidades de prueba tuvieron fallos de funcionamiento y se convirtieron en comidilla de las redes sociales.

Samsung primero intentó transmitir que estas críticas eran infundadas y que el móvil funcionaba a la perfección, y después se retractó al ver que el Galaxy Fold tenía serios problemas y que había cometido el grave error de no comunicar debidamente a los clientes que había partes del dispositivo que se debían tratar con mayor cuidado de lo usual, lo que de todas formas no era buena señal para nadie.

Previa suspensión del lanzamiento en todo el mundo, el operador de telecomunicaciones estadounidense AT&T dijo que el móvil ahora se empezaría a vender el 13 de junio, y después desapareció esa fecha de su web. Mala señal no, lo siguiente. La misma Samsung tuvo que cancelar las preórdenes de los clientes que no confirmaran que aún querían el móvil para salvarse de líos legales.

La tecnológica dijo que estaba solucionando los errores del smartphone y que lo probaría con operadores móviles de Corea del Sur antes de anunciar, presuntamente en breve, una nueva fecha de lanzamiento. El Galaxy Fold debía lanzarse en EE UU el 26 de abril y en Europa el 3 de mayo. A una semana del inicio de junio, todavía no se sabe cuándo se pondrá a la venta, o si finalmente lo hará.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad