Fotografía: John Salvino en Unsplash

Google blinda Gmail para evitar otro caso como el de Google+

stop

Tras el incidente de seguridad sufrido en Google+ los desarrolladores tendrán más limitaciones para acceder a los datos de Gmail

Madrid, 09 de octubre de 2018 (17:00 CET)

El miedo en Google a otra brecha de seguridad como la que se acaba de conocer que sufrió Google+ ha llevado al buscador a tomar medidas para proteger uno de sus servicios más importantes: Gmail.

Con el anuncio del cierre de la red social de Google también llegan cambios para blindar Gmail, que cuenta con 1.400 millones de usuarios registrados. Google ha anunciado la adopción de nuevas medidas de privacidad y un mayor control de la información asociada a las cuentas de correo.

Los cambios en la política de datos de los usuarios hará que los desarrolladores tengan más difícil el acceso a cierta información personal o que las aplicaciones de terceros con acceso a Gmail se utilicen para otra tarea que no sea la gestión del correo electrónico.

Más limitaciones para las aplicaciones de terceras partes

Google empezará a limitar la cantidad de datos que los desarrolladores reciben desde los móviles Android en los que se utiliza Gmail. Por ejemplo, ya no podrán conocer información de las llamadas telefónicas o de los SMS que se envían y reciben en el móvil. Tampoco podrán acceder a información de contactos como por ejemplo a quién se envió un SMS por última vez.

Estas nuevas reglas afectan directamente a las aplicaciones de terceros que se conectan con cuentas de Google. Cualquier desarrollador o empresa que quiera acceder a datos alojados en Gmail tendrá que aceptar unas reglas de protección de datos más restrictivas, que incluye una limitación a recopilar y vender datos a terceros.

Solo las aplicaciones nativas de correo electrónico (como por ejemplo Microsoft Outlook), servicios de copias de seguridad o de productividad (como sistemas CRM) podrán conectarse a cuentas de Gmail.

El proyecto 'Strobe' de Google para la protección de datos personales

En un cuarto punto de sus nuevas reglas Google indica sin embargo que permitirá “aplicaciones que usen información de correos electrónicos para proporcionar servicios de informes o monitoreo en beneficio del usuarios”, una descripción un tanto ambigua que tal vez consienta ciertas aplicaciones de las que acaban vendiendo información a terceros.

Estos cambios se engloban dentro del nuevo proyecto de Google bautizado como “Strobe”. Su aplicación supondrá cambios en la relación con desarrolladores y las empresas que usan Gmail, aunque la mayoría de las aplicaciones que se utilizan únicamente para enviar y recibir correo no correrán peligro.

Expertos en seguridad y de los derechos digitales ven este proyecto como un movimiento a la defensiva de Google, sobre todo teniendo en cuenta que la empresa supo del problema de seguridad de Google+ el pasado mes marzo y sin embargo decidió no comunicarlos hasta octubre, cuando fue revelado por el diario Wall Street Journal.

Hemeroteca

Google Ciberseguridad
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad