Fotografía: Waymo
stop

La compañía revela que en 2013 descartó el desarrollo de un piloto automático similar al de Tesla al descubrir que añadía nuevos riesgos a la seguridad vial

Madrid, 17 de septiembre de 2019 (12:28 CET)

Waymo es la compañía de Alphabet, la matriz de Google, que trabaja en el desarrollo de vehículos de conducción totalmente autónoma, aunque en sus inicios Google comenzó desarrollando un asistente al a conducción denominado internamente Autopilot. Sin embargo pronto descartó el proyecto

  • Según John Krafcik, CEO de Waymo, la idea inicial, en 2009, era desarrollar un sistema que condujera por sí mismo en autopista. Según Krafcik la conducción sin intervención manual funcionaba bien, pero requería de la atención del conductor.
  • Para probar el sistema el equipo de desarrollo montó en sus prototipos a un grupo de voluntarios que recorrían cada días varios kilómetros de autopista para ir a trabajar.
  • Los voluntarios debían cumplir tres condiciones: prestar atención y mantener los ojos en la carretera en todo momento; podían quitar las manos del volante, pero mantenerse alerta; y tenían que aceptar que serían observados en todo momento y que si no seguían las reglas perderían el coche.

A través de esta prueba Google descubrió que el conductor era principal obstáculo para implementar un sistema de piloto semiautomático en un vehículo: "vimos a un participar enviando mensajes de texto, a otro usando un ordenador para cargar el móvil, otro maquillándose y rizándose las pestañas...", cuenta Krafcik.

  • La gota de que colmó el vaso fue cuando un voluntario se quedó dormido al volante "mientras circulaba a 90 km/h por la autopista."
  • Como resultado el equipo canceló el proyecto Autopilot apenas unas semanas después de iniciar las pruebas con voluntarios.

Según su asistente a la conducción Autopilot era tan bueno, ya en 2013, que resultaba un problema porque lograba que los conductores confiaran "demasiado" en él.

  • "Así es como nos dimos cuenta que la única manera de resolver el problema de la seguridad vial, y la única manera de ofrecer la oportunidad de movilidad para todos, era sacar a los seres humanos de la ecuación."
  • Desde entonces Waymo (como se denomina la compañía desde su independencia en 2016) se dedica solo al desarrollo de vehículos totalmente autónomos que no requieran supervisión del conductor, ni siquiera un conductor con carnet a bordo.

Relacionado: Ford admite que ha "sobrevalorado" la llegada del coche autónomo

En los últimos meses se han dado numerosos casos de conductores dormidos al volante de su Tesla. El piloto automático de Tesla utiliza sistemas de asistencia semiatomático similar al que empezó desarrollando Google, y descartó.

  • Estudios recientes han alertado del riesgo que suponen los sistemas de asistencia a la conducción actualmente disponibles.
  • El motivo: muchos conductores desconocen las limitaciones y sobrevaloran la capacidad de esos sistemas.
  • Aunque el manual de usuario de Tesla indica claramente que la función Piloto automático requiere mantener la atención en la conducción y las manos en el volante, muchos conductores creen que es seguro hablar por el móvil, enviar mensajes e incluso "echar una siesta" con el piloto automático de su Tesla activado, según un estudio reciente.
  • Desde el IIHS (Insurance Institute for Highway Safety) avisan de que, aunque los asistentes a la conducción tienen el potencial de mejorar la seguridad, también tienen el potencial de añadir nuevos riesgos a la seguridad vial.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad