Qué hará Apple para recuperar terreno con el iPhone 8

stop

El producto estrella de la compañía de Cupertino tendrá carga inalámbrica, y en el modelo más exclusivo la pantalla ocupará toda la cara frontal

El modelo premium consistiría en una pantalla que ocupa toda la cara frontal.

Barcelona, 08 de diciembre de 2016 (17:39 CET)

El iPhone 7, aunque tenía un procesador más rápido y una cámara que superaba a sus antecesores, decepcionó en cuanto a grandes novedades. Es posible que Apple se haya quedado corto de ideas para ese producto, o quizá todo sea una estrategia para apostar fuerte el año que viene y presentar al iPhone 8 como un producto que rompe los moldes, y que su impacto coincida con el décimo aniversario del producto estrella.

Aún falta casi un año para que Tim Cook suba al escenario y presente oficialmente al nuevo móvil, pero la usina de los rumores en el sector de la tecnología comenzó a deslizar las primeras características que tendría este modelo (que tampoco se sabe a ciencia cierta si se llamará 'iPhone 8' o si tendrá otra denominación). El terminal tendrá un rediseño radical.

Y una posibilidad muy fuerte es que el modelo premium se presente con una pantalla de vidrio que vaya de lado a lado, tal como lo hizo el Samsung Galaxy S7 Edge; pero la apuesta de Apple quiere ser más alta, y la pantalla también iría desde la base hasta la parte superior del teléfono. O sea, no habría ni botón de inicio ni cámara: todo sería una gran pantalla OLED, con una curvatura a los costados, por lo que el iPhone8 tendría una mejor definición y colores más realistas que las actuales pantallas de LCD. Además, el OLED cuenta con un menor consumo de energía comparado con el otro cristal.

Sin boton de inicio y con carga inalámbrica

El botón de inicio sería reemplazado por un dispositivo para identificar la huella digital, lo que también será un importante progreso para evitar los robos de los terminales. Y la cámara delantera se tendría que construir 'dentro' de la pantalla, un desafío para los ingenieros de Apple que no será nada fácil de desarrollar.

En cuanto a las cámaras, es casi seguro que el futuro móvil repetirá el modelo de cámara dual que ya viene con el iPhone 7, dotado de estabilizador de imagen, y es probable que estos accesorios contarán con sensores 3D para el uso de la realidad aumentada. Los iPhone 8 se presentarían en tres modelos: de 4,7, 5 y 5,5 pulgadas, con una carcaza de aluminio u otra aleación de metal liviana.

Con un procesador A11, el futuro iPhone será más rápido que el 7; y otra novedad es que se cargará en forma inalámbrica, una innovación que ya aplican varios modelos de Android; pero desde la empresa de Cupertino aseguran que la batería quedará llena en mucho menos tiempo que los modelos de la competencia.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad