El Consell se suma a las protestas contra Pedro Sánchez por la financiación autonómica

El equipo de Ximo Puig participará en las concentraciones para exigir al Gobierno de España un cambio en el modelo de financiación, pese al avance en las negociaciones con Hacienda

8013883517001

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, informa en Les Corts del contenido de los Presupuestos de la Generalitat para 2022. EFE/Ana Escobar

La crisis interna que ha provocado la financiación autonómica en el Partido Socialista se hará visible este sábado en la Comunidad Valenciana. El Gobierno de Ximo Puig ha acordado sumarse en bloque a las manifestaciones que recorrerán la región para exigir un cambio en el modelo de reparto. Una protesta orquestada contra los dirigentes de su propia formación en Moncloa.

El consejero de Hacienda, Vicent Soler, ha confirmado este sábado el apoyo del Consell a las reivindicaciones que ha expuesto la Plataforma pel Finançament Justo. Se trata de la segunda gran movilización de estas características de los últimos cuatro años. Aunque en la anterior todavía estaba en el poder Mariano Rajoy.

Soler ha explicado que el Gobierno del Botánic apoyará «cualquier reivindicación unánime» para lograr un modelo de financiación que garantice los fondos para mantener los servicios públicos en la región. «Tenemos que hacernos oír en todos los rincones de España», ha subrayado.

«Para garantizar una reducción de las ratios escolares, la mejora de las listas de espera o un incremento de la dependencia hacen falta unos recursos de los que hasta ahora el Consell no ha dispuesto», ha expuesto.

La Generalitat ha decidido no ausentarse en esta cita clave, apoyada por la mayor parte de los partidos del arco parlamentario y por los sindicatos, aunque ha querido dejar claro que las negociaciones con el Ministerio de Hacienda que dirige María Jesús Montero van por buen camino. El objetivo es llegar a un acuerdo en el tramo final del año.

La revindicación de la Comunidad Valenciana no solo pasa por lograr un modelo de reparto en el que el volumen de habitantes sea el principal factor para determinar el dinero, sino también por compensar la elevada deuda provocada por la falta de fondos en los últimos años. Soler ha estimado esta cifra en 50.000 millones de euros.

«Seguirá siendo insostenible a largo plazo si el nuevo modelo nos sitúa en igualdad de condiciones que al resto de autonomías, pero obvia que hemos estado infrafinanciados durante décadas», ha recalcado.

La financiación autonómica enfrenta a los barones socialistas

Los socialistas valencianos presionarán con la manifestación al Gobierno de Pedro Sánchez, que ha tratado de mantenerse equidistante, ante la pugna que se ha abierto en entre los barones socialistas por la financiación. Algo que también ha ocurrido en el seno del Partido Popular.

La Comunidad Valenciana lidera el proyecto de las regiones que exigen que se compense su sobrepoblación. Puig ya ha logrado sumar a su causa a Baleares y Andalucía, a pesar de sus desavenencias políticas. Y cuenta con el beneplácito de Madrid.

En frente, se encuentra el grupo de regiones más marcadas por la despoblación que reclaman un sistema de reparto en el que se tenga en cuenta el coste de los servicios por habitante. Castilla-La Mancha, Castilla y León, Aragón o Galicia son algunos de sus principales defensores.

«El consenso y el diálogo deben ser las características fundamentales del nuevo modelo, porque las diferencias no son tan grandes entre autonomías», ha matizado ahora Soler.