La Generalitat promete a Ford 10,5 millones en formación y modernización

Las ayudas se extenderán al sector de la automoción afincado en la Comunidad, a lo que se suma la creación de un grupo de trabajo para analizar la transición al vehículo eléctrico

Fábrica de Ford en Almussafes. EFE/ Kai Forsterling

Fábrica de Ford en Almussafes. EFE/ Kai Forsterling

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

El apoyo de la Generalitat a la planta de Ford en Almussafes y a todo el sector valenciano del automóvil se materializará este año en medidas de formación y recualificación de los trabajadores y en ayudas directas de 10,5 millones de euros para formación y modernización industrial.

Además, la próxima semana se constituirá un grupo de trabajo que estudiará las medidas más adecuadas para fortalecer el proceso de transición al vehículo eléctrico.

Ante el anuncio del cuarto expediente de regulación de empleo (ERE) de Ford en la planta de Almussafes en los últimos cuatro años, inicialmente propuesto para 1.622 personas (626 bajas incentivadas con carácter definitivo y 996 despidos objetivos con preferencia de recontratación en 2027) y pendiente de negociación con los sindicatos, se debe «mantener la tranquilidad y tener responsabilidad» por parte de todos los grupos políticos para «sumar y no restar» en estos momentos.

Así lo ha señalado a EFE el secretario autonómico de Industria, Felipe Carrasco, quien considera que la adopción de medidas de apoyo para la transición al coche eléctrico es un asunto de Estado para toda la industria automovilística española. Carrasco subraya que comunidades como la valenciana, donde el clúster de la automoción emplea a 30.000 personas, «están o estarán en la misma situación».

En los tres anteriores ERE en Ford Almussafes, la plantilla se ha reducido en 1.900 personas, pasando de cerca de 7.000 trabajadores en marzo de 2020 a aproximadamente 4.800 en la actualidad.

El apoyo económico de la Generalitat

El Consell mantiene las líneas de apoyo a la modernización industrial y, ya en 2023, aumentó el presupuesto en un 10 % para favorecer a las pymes. Además, sigue vigente el convenio de colaboración con Ford para impulsar la descarbonización, la eficiencia y la innovación, así como el apoyo a la Fundación para el Desarrollo y la Innovación (FDI), creada por la Generalitat en colaboración con Ford España.

Estas líneas de apoyo se mantendrán y se revisarán para mejorar la competitividad en la transformación, reevaluando conjuntamente «el mejor diseño de las ayudas a Ford» con un enfoque hacia la transición al vehículo eléctrico, según explicó Carrasco.

El Consell está dispuesto a escuchar las sugerencias de la compañía y a incorporarlas en el marco de ayudas.

Para 2024, se han presupuestado 8,5 millones de euros en ayudas públicas de la Conselleria de Industria, dentro de los convenios que se mantienen con la compañía desde 2012 para fortalecer el sistema de innovación y el clúster de la automoción.

Estas ayudas, aunque dirigidas directamente a Ford, benefician a todo el sector, ya que contribuyen a los proyectos de I+D de todas las empresas del ecosistema, según aclaró el secretario autonómico.

Por su parte, la Conselleria de Hacienda ha presupuestado 2 millones de euros para apoyo a la formación, sumando un total de 10,5 millones de euros, una cantidad similar a la de años anteriores.

A estas cifras se pueden añadir más de 3 millones de euros destinados a la inversión en maquinaria de apoyo a las pymes, otorgados por la Conselleria de Industria.

El secretario autonómico ha señalado que, en situaciones especiales durante legislaturas anteriores, se han elaborado planes específicos de formación desde la Conselleria competente basados en la parrilla de formación establecida para atender circunstancias concretas. Por lo tanto, no se descarta esta posibilidad en la situación actual.

El grupo de trabajo

El grupo de trabajo del sector del automóvil, que se constituirá la próxima semana, según avanzó este viernes el president de la Generalitat, Carlos Mazón, hará un análisis en profundidad de los riesgos que puede tener el sector, diseñará un plan de formación y recualificación de empleados que puedan verse afectados por los procesos de transición y, por último, elevará la solicitud de petición unánime al Gobierno central, si así se acuerda, para que active de forma urgente el Mecanismo Red a nivel nacional.

Como Gobierno «nos sumaremos a esa petición» que tienen que hacer los agentes sociales y que ya han manifestado la patronal CEV y el sindicato UGT, mayoritario en la planta de Almussafes, entre otros agentes.

A juicio de Carrasco, el sector del automóvil representa una aportación al PIB industrial que «merece un tratamiento especial» del Gobierno de España. «Existen fondos para dotar el mecanismo, es el segundo sector industrial y es una medida que aprobó el actual Gobierno», recuerda para señalar que si no activa este instrumento de flexibilización del empleo «parecerá que no está siendo realista» con la situación del sector.

«Si otros deciden hacer política con un asunto tan importante la sociedad valenciana no lo entendería», ha opinado.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Deja una respuesta