MSC, Maersk y Hapag acusan la congestión de los puertos europeos: subida de precios y cambio de rutas

MSC, Maersk o Hapag-Lloyd aplican diversas medidas con la afección del Mar Rojo como telón de fondo, mientras la compañía italo-suiza espera la construcción de su nueva terminal en Valencia

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Las principales navieras del mundo, como MSC, Maersk y Hapag-Lloyd, ya están sufriendo los problemas de «congestión» que están sufriendo los puertos europeos en general y los del Mediterráneo y españoles en particular.

La primera y la segunda compañía de comercio marítimo a nivel mundial, MSC y Maersk, han comunicado a sus clientes modificaciones de rutas entre Asia y Europa, mientras que la quinta naviera del mundo por tráfico, Hapag-Lloyd, ha comenzado a aplicar un recargo por temporada alta en estos mismos trayectos.

Tal y como contó este diario, la danesa Maersk ha alertado sobre la saturación de los puertos de Barcelona y Algeciras y la situación de «congestión» y «elevada utilización de los muelles» en estos enclaves. Sin embargo, obvian en este aviso al Puerto de Valencia, desde donde se están produciendo movimientos para atraer a esta compañía.

Maersk, que cuenta con terminales gestionadas a través de su brazo para este fin, APM Terminals, en estos tres puertos españoles, destaca en un mensaje a sus clientes que los tiempos de tránsito se están incrementando y hace un repaso a los puertos europeos en los que opera.

Es en este punto en el que resulta llamativo que subraya el «rendimiento general saludable» de los muelles del norte de Europa, pero alerta sobre la situación en el Mediterráneo europeo, donde destaca, por su complicado momento, la situación de Algeciras y Barcelona y no menciona, sin embargo, a Valencia.

En este contexto, según han confirmado a Economía Digital fuentes portuarias, la cuarta compañía del mundo en el sector marítimo, la china Cosco Shipping Company, que cuenta con la terminal más grande de la dársena valenciana, tiene como objetivo atraer a Maersk hacia este puerto y ya se está moviendo para ello.

La naviera danesa ya cuenta con una terminal en el Puerto de Valencia, pero considerablemente inferior en capacidad, a lo que se suma la situación de congestión que ellos mismos señalan en los otros dos grandes puertos españoles del Mediterráneo. Es aquí donde la terminal operada por Cosco quiere jugar su papel.

En este contexto es en el que se va a empezar a levantar la nueva terminal norte del puerto valenciano, que operará precisamente una de las navieras que está sufriendo estos problemas logísticos, MSC. De hecho, tal y como adelantó este diario, será la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Acciona Construcción, Jan de Nul y el Grupo Bertolín la escogida para llevar a cabo esta obra de 600 millones de euros.

Modificaciones en las rutas Asia-Europa con el Mar Rojo de fondo

A la espera de la construcción y posterior puesta en marcha de la nueva terminal del Puerto de Valencia, compañías como MSC se van amoldando a las actuales circunstancias, marcadas en gran parte por el conflicto en Oriente Medio y el bloqueo del Mar Rojo.

A partir de enero de 2024, alrededor del 25% de la capacidad mundial de transporte marítimo se desvió del Mar Rojo, lo que añade miles de millas y de una a dos semanas a los tiempos de tránsito, destaca Maersk como el principal problema en las conexiones entre el continente asiático y el europeo.

En el caso de la naviera italo-suiza, que ya es uno de los actores principales del Puerto de Valencia pese a no contar todavía con su nueva gran terminal, la última decisión es la aplicación de cambios en dos servicios intercontinentales, con afección sobre Valencia y Barcelona: el Tiger, con el buque MSC Mirjam, y el Jade, con el MSC Amelia.

«Debido a la difícil situación actual que genera congestiones en las terminales y mayores tiempos de espera en los puertos de Asia y el Mediterráneo, MSC tiene previsto ajustar el programa de salidas de su red de Asia al Mediterráneo para que coincida con las fechas reales de salida de Asia», indican desde esta compañía a sus clientes.

Por su parte, Maersk asegura que las «congestiones en los puertos» han contribuido a la «acumulación de retrasos» en sus servicios entre Asia y Europa, por lo que anuncia, de momento, una modificación en su servicio AE55, con el MSC Istambul como primer carguero afectado.

Las decisiones en Hapag-Lloyd no van tanto en la línea de cambios de operativa como de precios. En concreto, anunciaron en primer lugar un recargo por temporada alta desde el 1 de enero de 500 dólares por TEU en sus conexiones entre Asia y Europa, mientras que ahora va a doblar esta cifra. Desde el 15 de junio, este recargo será de 1.000 dólares por TEU transportado en estas conexiones con el lejano Oriente.

Mientras tanto, sí está operando en la zona de Mar Rojo evitando la zona conflictiva, alrededor del Golfo de Adén y, de hecho, ha anunciado una nueva ruta express entre Turquía, Jordania y Arabia Saudí.

MSC, por su parte, también continúa incrementando los precios del transporte de la conexión de Asia y el Mediterráneo. En concreto, ha anunciado nuevas subidas -las enésimas- en las líneas que unen India y Pakistán con los puertos de Antwerp y Valencia, con un incremento medio de 500 dólares por contenedor.

Comenta el artículo
Fernando Arufe

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Deja una respuesta