Retiradas de saldo irregulares o «secuestro» de activos: hallazgos en el concurso de las filiales de Gedesco

El administrador concursal también apunta a la omisión de una deuda de 11 millones de euros o a los honorarios de los abogados

Edificio de Gedesco, especializada en descuento de pagarés y otros servicios de financiación de circulante. Foto.

Edificio de Gedesco.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

El administrador concursal de tres de las principales filiales de Gedesco, la que fuera la mayor financiera no bancaria de España, ha alertado sobre multitud de circunstancias acaecidas en las empresas que administraba el fundador de la compañía, Antonio Aynat, que han llevado a que el patrimonio de estas haya «desaparecido». Entre otras irregularidades apuntadas por la administración concursal, denuncia retiradas de saldo de las cuentas de estas mercantiles una vez declarado el concurso y sin autorización o que sus activos se encuentran «secuestrados».

Estos movimientos se suman a que el administrador concursal acusa a Aynat, de hacer desaparecer al menos 336,6 millones de euros de estas tres empresas «de forma súbita y completa». Con ello, estas mercantiles han quedado «vacías de contenido» y sus acreedores han quedado «totalmente desprotegidos».

Así lo expone la administración concursal de estas tres filiales –Gedesco Services, Gedesco Factoring y Pagaralia– en un escrito remitido al Juzgado de lo Mercantil número 2 y al número 3 de Valencia, al que ha tenido acceso Economía Digital, para la solicitud de suspensión del plazo para la presentación del informe del citado proceso concursal. Hasta el momento de la entrada en concurso de estas tres mercantiles, el administrador único era en todos los casos Antonio Aynat.

Además, en el escrito el administrador concursal solicita la emisión de distintos requerimientos a aquellos depositarios de información y documentación «esencial» para la elaboración del informe y para la correcta gestión de este procedimiento y de la defensa de los intereses de los acreedores.

Una de las denuncias de la administración concursal en estos documentos es la falta del inventario detallado de los bienes de la concursada, lo que supone que le resulte «prácticamente imposible tener los datos oportunos para la preservación de dichos activos y, en su caso, su conversión a efectivo para ingresarlo en la cuenta intervenida y dar satisfacción a los acreedores del concurso«.

En este sentido, manifiesta el administrador: «Continuamos sin tener un detalle de dicha información/contabilidad, lo que viene a suponer, de facto, que los activos de la deudora se encuentran ‘secuestrados’, ya que, por la propia naturaleza de esta clase de activos, la falta de información incapacita a esta Administración Concursal (AC) a realizar cualquier tipo de gestión sobre los mismos».

Una «problemática similar», añade el gestor del concurso de acreedores, es a «la que nos estamos enfrentando respecto a la identificación de las cuentas bancarias y, por ende, de la intervención de estas». No han identificado desde las filiales de Gedesco administradas por Aynat «ni tan siquiera, las cuentas bancarias de su titularidad» pese a los reiterados requerimientos realizados, añade.

«Esta situación provocó que la AC tuviera que presentar un escrito de solicitud de averiguación patrimonial a través del Punto Neutro Judicial. Solo gracias a la respuesta dada por el Juzgado se han podido iniciar las gestiones de intervención de las cuentas (aunque en muchos casos las entidades financieras no están siendo suficientemente ágiles para culminar estas actuaciones)», lamenta el administrador.

Uno de los puntos más graves que destaca en este punto la administración concursal es que ha podido verificar, detalla, que, «aun después de la declaración del concurso, la concursada ha hecho disposiciones del saldo que obraba en las cuentas, sin contar, en ningún caso, con el beneplácito» del administrador concursal.

Una deuda de 11,2 millones, desaparecida

También expresa el administrador concursal que no se le ha aportado la sentencia que muestra otro de los agujeros de Gedesco, emitida por el Juzgado de lo Mercantil número 13 de Madrid, en la cual se condena a Gedesco Factoring a pagar a las sociedades concursadas del grupo de seguridad Ombuds la cantidad total de 11,2 millones de euros, ni tampoco la documentación sobre la derivación de la deuda de Ombuds con la Agencia Tributaria.

Otra omisión de información señalada en el escrito de la de los correos electrónicos designados para el grupo Ombuds, uno de los acreedores con una cuantía reseñable, ya que «son genéricos, omitiendo expresamente cualquier información referente al contacto del administrador concursal» de Ombuds.

«Y ello pese a que, a fecha de la demanda, la concursada conocía, obviamente, la existencia del concurso y que las facultades del órgano de administración de Ombuds se encontraban suspendidas», detalla.

También omitió Aynat en la presentación de los concursos la provisión de fondos abonada al abogado y a la procuradora de sus empresas, que preparaton y presentaron las demandas de concurso. Sin embargo, tras acceder a información bancaria, el administrador concursal ha comprobado que el letrado habría cobrado de la concursada, al menos, 121.000 euros, mientras que se desconocen los honorarios percibidos por la procuradora, expone el escrito.

Tampoco se aportaron a la administración concursal en el momento de presentar el procedimiento ninguna copia de la escritura de compraventa de participaciones de Gedesco Finance en favor de Venalta Capital, cuyo administrador único es el propio Antonio Aynat. Documentos, eso sí, que se acabaron aportando posteriormente por correo electrónico.

Cuatro filiales de Gedesco, en concurso ante la llegada de JZI a la matriz

En el marco del conflicto societario que envuelve al caso Gedesco, cuatro filiales de la matriz del grupo financiero -Gedesco Factoring, Gedesco Services Spain, Pagaralia y Gedescoche- presentaron la solicitud de concurso de acreedores voluntario justo antes del nombramiento, por orden judicial, de los cuatro consejeros designados por JZI en sustitución de los hasta ahora gestores de la matriz de la financiera.

El fondo de inversión norteamericano tomó oficialmente el control de Gedesco, la quinta empresa por facturación de la Comunitat Valenciana hasta 2020 cuya actividad se centra en la financiación no bancaria, tras la destitución del consejo de administración, que formaban los fundadores de la compañía, el consejero delegado de la compañía, Antonio Aynat, su socio, Javier García Escrivá, así como de los antiguos representantes del fondo en la financiera, Miguel Rueda y Ole Groth.

Leer más: Moody’s destapa 139 millones de impagos en Gedesco, quinta empresa de la Comunidad Valenciana

JZI consiguió así, tras casi dos años de litigios y múltiples intentos infructuosos en la junta de accionistas de la compañía por la oposición de los ahora destituidos, hacerse con el mando de la quinta empresa de la Comunitat Valenciana según el ranking de facturación de 2020.

Sobre Rueda y Groth, el fondo fundado por David W. Zalaznick pidió también su cese al juzgado que se encarga del caso al considerar que habían trabajado en connivencia con Aynat y García Escrivá para realizar inversiones con fondos de Gedesco a espaldas de su máximo accionista, JZI. De hecho, JZI procedió a su despido hace año y medio, al tiempo que presentó la primera demanda contra los fundadores de la compañía y los dos miembros del Consejo que inicialmente representaban al fondo americano.

En el último año en el que el grupo presentó sus cuentas ante el Registro Mercantil (2020), Gedesco se situaba en el quinto puesto de las empresas con mayor facturación de la Comunidad Valenciana, sólo por detrás de Mercadona, Consum, Anecoop y Pamesa, con más de 610 millones de euros en ventas provenientes las dos principales ‘patas’ del holding, Gedesco Factoring y Gedesco Services.

El titular del juzgado de lo Mercantil número 1 de Valencia decidió, en un auto del pasado 14 de noviembre, el cese de los principales directivos de Gedesco, Aynat y García Escrivá, así como de Rueda y Groth, tras tomar acciones legales el JZ International, actual máximo accionista con el 67,5% de la compañía, así como sustituirlos por nuevos gestores propuestos por el fondo.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp