El administrador concursal de Gedesco acusa a Aynat de actuar con «mala fe» y «total recochineo»

El gestor del concurso concluye que "la documentación requerida está en manos del señor Aynat (salvo que él mismo la haya destruido de manera deliberada)" y "no la facilita para no evidenciar la realidad en torno al patrimonio de las concursadas y las causas que lo expliquen"

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

El administrador concursal de tres de las principales filiales de Gedesco, la que fuera la mayor financiera no bancaria de España, acusa al fundador de la compañía, Antonio Aynat, de actuar de forma previa y durante todo este proceso con «mala fe» y de «impedir y dificultar la clarificación de las causas de la insolvencia» de estas empresas, así como «la identificación de la persona o personas responsables de la misma«. «Esta actitud, si se nos permite el exabrupto, es de total ‘recochineo’ ante esta Administración concursal», dice al juez.

Así lo expone la administración concursal de estas tres filiales –Gedesco ServicesGedesco Factoring y Pagaralia– en un escrito remitido al Juzgado de lo Mercantil número 2 y al número 3 de Valencia, al que ha tenido acceso Economía Digital, para la solicitud de suspensión del plazo para la presentación del informe del citado proceso concursal.

Hasta el momento de la entrada en concurso de estas tres mercantiles, el administrador único era en todos los casos Antonio Aynat. En el mismo escrito, el gestor del concurso acusa a Aynat de hacer desaparecer al menos 336,6 millones de euros de estas tres empresas.

Además, en el escrito el administrador concursal solicita la emisión de distintos requerimientos a aquellos depositarios de información y documentación «esencial» para la elaboración del informe y para la correcta gestión de este procedimiento y de la defensa de los intereses de los acreedores.

Leer más: La primera financiera no bancaria de España, la mayor fianza nunca vista… Arranca la gran batalla de Gedesco

En un duro escrito, la Administración concursal (AC) advierte de que estos concursos «quedan fuera de lo convencional» por hechos que describe y que «vendrían a dar una explicación plausible a la falta total de colaboración real» de Aynat y la administración de estas filiales en estos concursos.

Lo primero que el administrador quiere dejar claro en su escrito es su «rechazo» ante «la retahíla de falsedades, inexactitudes relevantes y omisiones que se contienen en la demanda de solicitud de concurso de acreedores presentada por las deudoras», cuya única intención, añade, «es (no puede ser otra) la de ocultar, bajo una aparente imagen de legalidad formal y adecuación a las exigencias normativas, una realidad totalmente diferente a la relatada».

Recuerda, por ejemplo, que las empresas, que tenían a Aynat como administrador único, no incorporaron a la demanda de concurso las cuentas anuales de los ejercicios 2022 y 2023 (aunque de este último ejercicio fueran provisionales).

«Y ello lo trata de justificar indicando que no pueden aportarse porque, ‘como consecuencia del referido conflicto societario existente desde hace años en el Grupo Gedesco’, no ha sido posible aprobar las mismas. Este mismo motivo es el que aluden para justificar la no incorporación de las cuentas anuales consolidadas de los ejercicios 2022 y 2023 (nuevamente, aunque de este último ejercicio fueran provisionales)», apunta el escrito.

Sin embargo, se refiere el administrador a la memoria económica referente a estas empresas, sobre la que señala que «la falta de información contable que se incorpora en la propia memoria (información que tampoco ha sido facilitada a esta Administración Concursal tras la declaración del concurso pese a los múltiples requerimientos efectuados), complica sobremanera que esta AC pueda valorar críticamente cuáles han sido las verdaderas causas de insolvencia de las concursadas».

«En otras palabras, las concursadas intentan mantener a esta Administración Concursal ‘ciega’ respecto de su situación patrimonial y los motivos de la insolvencia», sentencia.

Este punto es «esencial» a juicio del administrador concursal, pues «la desaparición del negocio de las (empresas) deudoras se ha producido precisamente en los últimos años y, especialmente, desde el ejercicio 2023, año del que nada se aporta pese a ser el ejercicio inmediatamente anterior al de la solicitud de concurso formulada».

Los nuevos administradores de Gedesco lo sufren «en sus propias carnes»

Explica también el administrador concursal que Aynat justifica su «falta de colaboración» en la destitución del consejo de administración de Gedesco del que él formaba parte y el nombramiento de nuevos gestores propuestos por el máximo accionista, el fondo norteamericano JZI, por orden judicial.

Por el contrario, el administrador concursal explica que el nuevo administrador de la matriz de Gedesco no ha podido aportar documentación «por la imposibilidad de obtenerla de los anteriores administradores sociales y la consiguiente indisponibilidad de la información que le ha sido requerida».

El citado nuevo órgano de administración de la compañía financiera «evidencia que está sufriendo en sus propias carnes la misma problemática» que la Administración concursal describe en este escrito.

Por ello, especifica: «Cuando a lo largo del presente escrito se efectúa algún tipo de reproche respecto de la falta de colaboración o incumplimiento de los requerimientos de información, hay que tener en cuenta que dichas manifestaciones no se dirigen contra los nuevos administradores, sino que van dirigidos a quien era el administrador único de las concursadas, Antonio Aynat Eknes, así como frente a quienes han sido parte de la alta dirección de las deudoras o han participado en la preparación de la demanda».

En otro momento del escrito, el administrador también recoge que Aynat, en su condición de administrador único de las concursadas en los dos años anteriores a la declaración del concurso de manera ininterrumpida- «ha venido siendo requerido en diversas ocasiones para que hiciera entrega de la información necesaria para la elaboración del Informe de la AC, sin que a día de la presentación de este escrito los citados requerimientos hayan sido atendido de manera efectiva, pese a que se haya querido dar una apariencia de cumplimiento del deber de colaboración«.

Carpetas vacías e intención de «amilanar» al administrador concursal

Relata el administrador concursal uno de los episodios de la «mala fe» a la que apunta. Muestra su «total estupefacción» al recordar cuando, al bucear en las carpetas de un archivo comprimido enviado el 12 de marzo de 2024, pudo verificar «que solo en unas pocas existía en realidad contenido, habiendo tenido que emplear parte de su tiempo en abrir carpeta por carpeta para comprobar que la mayoría estaban literalmente vacías«.

«Dicho de otro modo, el señor Aynat ha mandado de forma claramente deliberada unos archivos inútiles para el concurso que él mismo promueve, pero suficientes para, llegado el momento, tratar al menos de crear la apariencia de que él habría colaborado con esta AC, con el fin, como siempre de, aparentemente, respetar la legalidad», denuncia el escrito.

«La realidad, sin embargo, no guarda ninguna relación con esa buscada apariencia», dice el administrador, para asegurar que «la información remitida no es que sea insuficiente, es que es desinformación«. Así, acusa al fundador de Gedesco de ejercer un control de la contabilidad de las concursadas y utilizarlo para «amilanar» al administrador concursal en la consecución de sus labores, «aunque no lo esté consiguiendo«.

«En todo caso, la información que podríamos catalogar de crítica para poder evaluar la situación patrimonial actual de las deudoras, que sería toda la concerniente al ejercicio 2023, ha sido deliberadamente omitida. Esta omisión no puede tener más que el objetivo de impedir y dificultar la clarificación de las causas de la insolvencia de las deudoras y de la identificación de la persona o personas responsables de la misma, así como de la situación patrimonial en la que se encuentran en realidad la concursadas», lanza en este duro escrito el administrador concursal.

Para el gestor del concurso, «todos estos indicios» le llevan a a «concluir, sin ningún género de dudas, que la documentación requerida está en manos del señor Aynat (salvo que él mismo la haya destruido de manera deliberada), quien no la facilita para no evidenciar la realidad en torno al patrimonio de las concursadas y las causas que lo expliquen».

En este sentido, añade: «Estas falsas excusas del señor Aynat, que podrían llegar a resultar creíbles leídas desde una óptica plana y superficial del procedimiento concursal, enmascaran una realidad material que nada tiene que ver con la relatada».

«Esta actitud, si se nos permite el exabrupto, de total ‘recochineo’ ante esta Administración concursal y ante los acreedores afectados en el concurso, en la que se ha agazapado el señor Aynat para no cumplir con las obligaciones de colaboración y de entrega de información que le impone la Ley, está dificultando gravemente la labor de esta AC», agrega.

«Solo Aynat sabe qué ha hecho con la documentación, a quién se la ha entregado o por qué la ha destruido»

Administrador concursal de tres filiales de Gedesco

Insiste el administrador concursal en que Aynat está «obstruyendo deliberadamente» su labor de esta AC y del propio Juzgado de lo Mercantil número 2 de Valencia, «bajo el disfraz de una ilusoria colaboración» y «al grito de que su cese como administrador único le impide o limita el acceso a una información empresarial de las deudoras que, a la sazón, sólo él sabe dónde la ha ocultado«.

Por ello, se pregunta, en caso de que Aynat siga alegando que no tiene en su poder la documentación y registros relativos a los aspectos patrimoniales de la actividad empresarial de las concursadas, «al menos habrá que preguntarle ¿Qué ha hecho con la misma? ¿A dónde la
ha llevado? ¿A quién se la ha entregado? O, en su caso, ¿Por qué la ha destruido?»
.

Por todo ello, y «pese a las trabas que se pretenden imponer» por parte de Aynat a la Administración concursal, esta dice mantener «la esperanza de poder llegar a obtener, sino toda, una parte muy relevante de la información necesaria para construir debidamente las partes del informe de la AC gracias a la colaboración de terceros con acceso a la misma».

Para ello, solicita al juez «cursar los debidos requerimientos a dichos terceros, así como reiterar al señor Aynat y conminar otros directivos y apoderados de las deudoras (los cuales podrían ser asimismo custodios de la información necesaria)» y pide auxilio al juzgado para enviar dichos requerimientos al propio Aynat y a otras nueve personas físicas y jurídicas unidas por una relación laboral o profesional con las empresas concursadas».

El escrito del administrador concursal concluye con un aviso en este sentido: «En cualquier caso, esta AC advierte de que, si los requerimientos efectuados no fueran atendidos o se contestaran solo de forma parcial, estas circunstancias serán tenidas en cuenta en la pieza de calificación, entendiendo que aquellas personas que no presten su colaboración han participado en una u otra medida en el agravamiento de la insolvencia de las deudoras».

Cuatro filiales de Gedesco, en concurso ante la llegada de JZI a la matriz

En el marco del conflicto societario que envuelve al caso Gedesco, cuatro filiales de la matriz del grupo financiero -Gedesco Factoring, Gedesco Services Spain, Pagaralia y Gedescoche- presentaron la solicitud de concurso de acreedores voluntario justo antes del nombramiento, por orden judicial, de los cuatro consejeros designados por JZI en sustitución de los hasta ahora gestores de la matriz de la financiera.

El fondo de inversión norteamericano tomó oficialmente el control de Gedesco, la quinta empresa por facturación de la Comunitat Valenciana hasta 2020 cuya actividad se centra en la financiación no bancaria, tras la destitución del consejo de administración, que formaban los fundadores de la compañía, el consejero delegado de la compañía, Antonio Aynat, su socio, Javier García Escrivá, así como de los antiguos representantes del fondo en la financiera, Miguel Rueda y Ole Groth.

Leer más: Moody’s destapa 139 millones de impagos en Gedesco, quinta empresa de la Comunidad Valenciana

JZI consiguió así, tras casi dos años de litigios y múltiples intentos infructuosos en la junta de accionistas de la compañía por la oposición de los ahora destituidos, hacerse con el mando de la quinta empresa de la Comunitat Valenciana según el ranking de facturación de 2020.

Sobre Rueda y Groth, el fondo fundado por David W. Zalaznick pidió también su cese al juzgado que se encarga del caso al considerar que habían trabajado en connivencia con Aynat y García Escrivá para realizar inversiones con fondos de Gedesco a espaldas de su máximo accionista, JZI. De hecho, JZI procedió a su despido hace año y medio, al tiempo que presentó la primera demanda contra los fundadores de la compañía y los dos miembros del Consejo que inicialmente representaban al fondo americano.

Leer más: La filial de Gedesco sigue intentando cancelar créditos e ignora los avisos del administrador concursal

En el último año en el que el grupo presentó sus cuentas ante el Registro Mercantil (2020), Gedesco se situaba en el quinto puesto de las empresas con mayor facturación de la Comunidad Valenciana, sólo por detrás de Mercadona, Consum, Anecoop y Pamesa, con más de 610 millones de euros en ventas provenientes las dos principales ‘patas’ del holding, Gedesco Factoring y Gedesco Services.

El titular del juzgado de lo Mercantil número 1 de Valencia decidió, en un auto del pasado 14 de noviembre, el cese de los principales directivos de Gedesco, Aynat y García Escrivá, así como de Rueda y Groth, tras tomar acciones legales JZ International, actual máximo accionista con el 67,5% de la compañía, así como sustituirlos por nuevos gestores propuestos por el fondo.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp