Clientes de Gedescoche plantean una demanda colectiva ante la desaparición de la empresa de Aynat

Los mensajes de los clientes de Gedescoche se suceden con las palabras "estafadores", "denunciar" o "desesperación" entre las más repetidas

Edificio de Gedesco, especializada en descuento de pagarés y otros servicios de financiación de circulante. Foto.

Edificio de Gedesco.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Numerosos clientes de Gedescoche, filial de Gedesco Finance declarada en concurso de acreedores que dirigía Antonio Aynat, comienzan a alzar la voz ante la desaparición de la estructura de una empresa dedicada a la concesión de créditos a cambio de la titularidad de vehículos cuya propiedad se encuentra en un limbo legal.

Ante esta situación y la ausencia de respuestas, los afectados están comenzando a plantear unirse para presentar una demanda colectiva para recuperar sus coches y cancelar sus préstamos.

Tras la destitución del consejo de administración de la matriz de Gedesco por orden del titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Valencia, formado hasta esta decisión judicial por los fundadores de Gedesco, el ex consejero delegado y ex administrador único, Antonio Aynat, y su socio, Javier García Escrivá, además de José Luis Vilafranca, así como Miguel Rueda y Ole Groth, antiguos representantes del fondo norteamericano JZ International (JZI) y contra quienes también se querelló dicho fondo, la que fuera la mayor financiera no bancaria de España se ha desintegrado.

Cuando los gestores designados por JZI tomaron oficialmente el control de Gedesco, la que era la quinta empresa por facturación de la Comunitat Valenciana, se encontraron una cáscara vacía, un holding con la sede desmontada, los trabajadores en paradero desconocido y hasta una web corporativa que ha dejado de existir y no la compañía que en 2022 pretendía salir a bolsa con un valor de 1.000 millones de euros.

Pero, antes de estos acontecimientos y de que se produjera la intervención de la matriz del grupo, cuatro de sus filiales, administradas por los fundadores de la compañía, se declararon en concurso. Además de Gedescoche, otras tres filiales de Gedesco –Gedesco Factoring, Gedesco Services Spain y Pagaralia– iniciaron el proceso concursal antes de la toma del mando de la matriz, Gedesco Finance, por parte del fondo norteamericano JZ International (JZI), a mediadios de enero.

Sin embargo, pese a estar ya presentado el concurso y nombrado el administrador de este proceso, desde Gedescoche, administrada hasta entonces por Aynat, continuó realizando ofertas a sus clientes para cancelar préstamos con grandes descuentos sobre el capital adeudado a espaldas del administrador concursal, según pudo confirmar en ese momento Economía Digital tras consultar diversa documentación.

No solo eso, sino que continuó realizando ofertas a sus clientes para cancelar préstamos con grandes descuentos sobre el capital adeudado sin el conocimiento del administrador concursal, después de que el abogado de la sociedad dirigida por Javier García Escrivá y con Antonio Aynat como administrador se comprometiera a paralizar estas operaciones hasta contar, en su caso, con la aprobación de la letrada que gestiona el concurso.

Ahora, dos meses después del inicio del concurso de acreedores, los mensajes en el apartado de reseñas de Google de Gedescoche se suceden con las palabras «estafadores» y «denunciar» entre las más repetidas.

Términos más repetidos en las opiniones sobre Gedescoche

«Estamos desesperados»

«Esto es increíble, llevamos mi marido y yo pagando casi 400€ hace dos años por un coche del cual no hemos podido sacar ITV porque no contestan a nuestras llamadas, correos, NI NADA!!! Para colmo llamo al seguro y como ellos no están pagando nada, he ido sin seguro y yo sin enterarme… Vamos, como para haber tenido un accidente o algo!!!! Es alucinante, no, lo siguiente!!!! Somos muchos igual, si alguien se anima a poner denuncia TODOS a la vez que se pongan en contacto conmigo. ¡¡Gracias, estamos desesperados, como muchos otros!!», se puede leer en uno de los comentarios, en los que esta afectada facilita su correo para organizarse conjuntamente.

Otro comentario, publicado hace solo unos días, dice: Buenas tardes!! En febrero me llaman para pagar 500 euros proponiendo que me entregan las llaves y los documentos, vamos que el coche sería mío otra vez, me dan un plazo de un mes, lo cual al momento de pagar llamo para ver qué pasó y a partir de allí desaparecieron. Gestores ni contestar en la central (sic), solo la locución pidiendo los datos y que me llamarían, así que llevo sin pagar las cuotas desde febrero pero me dice el abogado que pague pero no me fío de seguir pagando una cuota cuando la empresa no te da respuesta, es todo muy raro».

Este afectado añade: «Yo llevo pagados casi 18.000 euros, por eso no sé qué va a pasar, ya que ello tienen los documentos. No sé si tengo seguro la ITV (…). No me da buena señal, ya que igual veo comentarios con algunos problemas».

«Estoy en la misma situación. Hice un alquiler con opción a compra, estoy sin seguro, no sé cómo renovarlo, el coche no está a mi nombre, sigo pagando y llamando, pero no hay manera. Hoy fui a denunciar y abogados (sic), pero voy a llegar hasta donde tenga que llegar. Tenemos que unirnos porque esto no es juego… Hago mis pagos mensuales. El coche está en el depósito, ya que no tiene el seguro que según ellos me habían cambiado a FIATC, pero es mentira … Me ha denunciado la local y estoy desesperado. Si alguien sabe cómo ayudarme le estaría eternamente agradecido», escribe otro de los clientes.

Otro mensaje en la misma línea señala: «Señores, a esperar a ver qué pasa porque esto no pinta bien. Yo ya llevo pagados más de 20.000 y me quedan unos 10.000 para terminar. En mi caso, le he quitado el localizador y, si se pone la cosa fea, burofax».

Un afectado dice tener su coche «en un garaje sin moverlo y con una alarma de custodia» por si -continúa- «estos sinvergüenzas vinieran a por él, que lo dudo, ya que ahora sí sería apropiación indebida, ya que está en manos del juzgado».

Las quejas se suceden también por distintos lugares del país. «Creo que necesitamos un abogado. Hacer un grupo de whatsapp y denunciar. Estoy en la puerta de la oficina y no hay nadie. Ya os contaré toda la historia por whatsapp», dice un usuario desde Valencia.

Mientras que en Madrid, otro afectado comenta: «Buenas tardes… Alguien de aquí de Madrid, que desee hacer un grupo para saber de esta ‘empresa’. Llevo tres semanas intentando comunicarme para confirmar el pago mensual. Ni Gedescoche, ni correo de atención al cliente, ni nadie. Alguien que sepa o vaya a denunciar que por favor me lo haga saber».

«Esto es una locura. Estamos como en un limbo«, define otro de los comentarios, a lo que sigue otro de los numerosos mensajes en esta línea: «Si alguien se quiere poner en contacto conmigo para que creemos alguna denuncia colectiva o a ver qué podemos hacer mi correo es xxx»».

«Nunca me ha pasado algo así y no sé cómo actuar», concluye este escrito de una sucesión de mensajes en los que la desesperación es uno de los vocablos más repetidos para definir la situación.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp