“Cada día que pasa, la extrema derecha está más envalentonada”

La Portavoz de Podem en la Comunitat Valenciana, María Teresa Pérez, muestra su preocupación por la actitud de la derecha y el constante acoso al partido

maria teresa perez en el congreso podemos

“Estoy viendo cómo cada día que pasa, la extrema derecha está más envalentonada y esto es precisamente porque lo que hacen lo hacen con total impunidad. Me preocupa que no se tomen medidas”, explica la Portavoz y Secretaria de Relaciones Institucionales del Consejo Ciudadano Valenciano de Podem, María Teresa Pérez.

La también exdiputada y ahora Directora General de Juventud (INJUVE) del Gobierno de España recuerda que “no estamos en el gobierno por estar en el poder” y critica la actitud de una derecha que únicamente practica “política de tierra quemada y hostigamiento al adversario político”.

¿Está en riesgo la estabilidad del Gobierno autonómico o hay Gobierno para rato, como nos han asegurado Compromís y PSPV?

Hay gobierno para rato, en España y en la Comunitat, sin duda. Solo flagrantes incumplimientos del Pacto del Botánico podrían hacer peligrar la estabilidad del Consell porque no estamos en el gobierno por estar en el poder, sino para cambiar las cosas. Hasta la fecha, en el gobierno de coalición en el que participa Unides Podem el entendimiento ha sido la norma, por lo tanto seguiremos siendo  impulsores y estaremos vigilantes para hacer que este Acuerdo se desarrolle en toda su extensión. Sería, sin duda, muy bueno para el pueblo valenciano. En los gobiernos de coalición es lógico que haya debate y discusión entre los diferentes partidos que los componen. Pero la diversidad enriquece y es un indicador de una mejor salud democrática de nuestro país.

¿Entiende la actitud que está teniendo la derecha a nivel nacional y autonómico?

La actitud de la derecha en la oposición es siempre la misma, política de tierra quemada y hostigamiento al adversario político. Es la consecuencia de no tener una propuesta alternativa, un proyecto de país que explicar, y la consecuencia de entender que el gobierno es patrimonio de los de siempre, de los de arriba. Pero llegó Podemos y esto ha cambiado. La crispación, el odio, el hostigamiento que estamos viendo últimamente por parte de la extrema derecha y con la complicidad o el silencio de la derecha, es lo último que este país necesita en plena pandemia. Es una grave irresponsabilidad y falta de respeto a nuestro pueblo que puede tener efectos desastrosos. La extrema derecha quiere provocar un retroceso democrático y no se lo podemos permitir. 

Bonig, la candidata "cañera" a la que el éxito de Feijóo refuerza. EFE/Kai Försterling¿Qué ha supuesto la entrada de Vox en las instituciones?

Además de envenenar el debate político en todos los espacios, incluida la calle, están desarrollando peligrosas y regresivas leyes allí donde gobiernan que afectan en unos casos a colectivos concretos que venían de situaciones de desigualdad previas y, en otros, al conjunto de la sociedad. Además, ha tenido un valor revelador, el de permitir ver sin atisbo de duda la verdadera cara de PP y de Cs, los únicos partidos que gobiernan con la extrema derecha. Pese a que ahora se hable de giro al centro del PP, no tienen ningún problema en gobernar con los ultras. Vox supone claramente la máxima devaluación de la política y del debate democrático. Solo saben odiar, amenazar, hostigar y crispar.

Los resultados en Galicia o País Vasco no fueron los mejores. ¿Está Podemos en sus últimas?

Ya lo dijimos en su momento. Podemos tiene tan solo 6 años y en ese breve tiempo hemos conseguido cosas impensables. Estamos orgullosas del camino andado y queda proyecto para largo. En 6 años hemos tenido que afrontar muchas elecciones y ataques sin cuartel, unas cloacas policiales, judiciales y mediáticas que intentan desprestigiar nuestra imagen a base de rumores y bulos. Pero está bien ser autocríticos y nuestros errores son algo que ya hemos dicho en muchas ocasiones: la falta de implantación territorial y las divisiones internas son las principales causas de los malos resultados. Ese diagnóstico lo teníamos claro y, por eso, en el último congreso estatal celebrado el pasado mayo, hace apenas 3 meses, hemos aprobado un  nuevo modelo organizativo que, como bien explicó nuestro Secretario de Organización, Alberto Rodríguez, va encaminado precisamente a desplegar la implantación territorial, a construir partido y un modelo de militancia que deje atrás la etapa de divisiones internas.

Personalmente, ¿cree que el ciclo de Pablo Iglesias en el partido debe acabar?

Como he dicho, hace apenas 3 meses celebramos nuestra Tercera Asamblea Ciudadana en la que los inscritos e inscritas, que son quienes mandan, reelegimos a Pablo Iglesias para un nuevo mandato al frente de Podemos. Han querido matar a Pablo desde que nació el partido, pero no lo han conseguido porque hay una base que le arropa y porque ha demostrado tener una altura política, capacidad de negociación y de conseguir cambios reales que pocos políticos tienen. 

Parece que tras la aparición de otros líos en el partido se ha olvidado, ¿pero qué opina del ‘Caso Dina’?

Una vez más, se nos ha acusado de cosas que no son ciertas. El caso Dina no es más que una forma de intentar darle la vuelta al caso Villarejo y a la operación contra Podemos que se ha realizado desde las cloacas del Estado, con pata mediática incluida.

¿Qué diferencia hay entre un escrache y un acto de puro fascismo, como tuiteabas tú misma hace unos días?

Creo que cualquier persona sabe que una cosa es la legítima protesta y otra cosa es el acoso fascista. Los escraches eran movilizaciones populares puntuales para defender derechos en nuestro país, como el derecho a la vivienda, y para protestar contra los desahucios. Acciones concretas reivindicativas organizadas por sociedad civil como las PAHs cuando PODEMOS ni existía… Lo que sufren Pablo e Irene ahora es un acoso sistemático de los fascistas, una persecución política en toda regla por motivos ideológicos, más propia de la época del franquismo que de la democracia, llevan 4 meses todos los días haciéndolo contra ministros de UP, y también estamos conociendo más casos de hostigamiento y agresiones a activistas anónimas o a personas inmigrantes, por ejemplo. Solo saben odiar.

iglesias montero chale 630

Es importante tomarnos en serio esto. Estoy viendo cómo cada día que pasa, la extrema derecha está más envalentonada y esto es precisamente porque lo que hacen lo hacen con total impunidad. Me preocupa que no se tomen medidas. Hay periodistas especializados en el funcionamiento de la extrema derecha que están avisando desde hace ya semanas y piden que se actúe desde las autoridades para evitar que ocurra una desgracia. Todo esto forma parte de una estrategia de desestabilización del gobierno.

¿Es lícita la imputación al partido?

Es la enésima operación contra Podemos. La derecha y las élites de este país no querían que entráramos al Gobierno y ya vimos todo lo que nos montaron. Ahora quieren sacarnos, que esta experiencia se acabe cuanto antes, pero mientras podamos mejorar la vida de las mayorías sociales eso no pasará. 

¿Les preocupa que de cara al futuro todos estos temas se reflejen en las elecciones?¿Ve a Podemos de nuevo en los Gobiernos nacional y autonómico dentro de tres años?

Como he dicho, nos hemos puesto manos a la obra para construir partido y desplegar la implantación territorial que tanto nos ha faltado. Nuestro papel en el gobierno está siendo fundamental para afrontar esta crisis sin dejar a nadie atrás. No vamos a hacer hipótesis de futuro sin fundamento ni cálculos electoralistas. Ahora lo importante es seguir en este camino, proteger a los sectores populares de nuestro país para hacer frente a la crisis económica y social y dejar huella por haber conseguido cambios como el Ingreso Mínimo Vital.

[SEGUNDA PARTE DE LA ENTREVISTA]