Podem recurrirá por vía judicial la ampliación del Puerto de Valencia

La formación morada también ha criticado a Ribó por apoyar otros proyectos en el Puerto de Valencia

8013263249001

La semana pasada Puertos del Estado aprobó el proyecto de ampliación. Fuente fotografía: EFE/Kai Försterling.

El Puerto de Valencia recibió el pasado viernes el visto bueno de Puertos del Estado para ampliar sus instalaciones sin la necesidad de una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA). Este lunes, el partido miembro de la coalición de la Generalitat Valenciana, Podem València va a intentar paralizar este proyecto por vía judicial.

El partido solicita la paralización o moratoria del proyecto. Los morados critican que se utilice una DIA aprobada en 2007 basada en una normativa de 1986, sin participación del Ministerio de Transición Ecológica y coincidiendo con la aprobación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética en el Congreso.

La portavoz de Podem València, Chelo Poveda, reprocha a Puertos del Estado que mantenga «unas posiciones tan insensibles hacia el cuidado del medio ambiente». Por ello, reclaman «revertir el Puerto de València a la situación de 2008 con el desmontaje de los diques de abrigo y contradique de tal forma que la afectación a las playas del sur sea la menor posible y se facilite su recuperación».

Desde Podem exigen «revertir el Puerto de València a la situación de 2008» con el desmontaje de diques y contradiques

En el caso de que no se produjese la paralización o moratoria, el partido cree «indispensable la realización de una nueva DIA del proyecto que incluya el acceso norte, junto con la propia ampliación del puerto con las actuales condiciones que redacte la APV (Autoridad Portuaria de València)».

El grupo político ha señalado su preocupación ante la salida adelante de esta ampliación porque no se ha sometido a los «debidos controles medioambientales» y «sin ninguna participación ciudadana».

Asimismo señalan que ya se ha producido algo parecido en el traslado de la terminal de cruceros al punto más cercano a la ciudad, «a pesar de ser uno de los elementos más contaminantes de un puerto, al que no ha querido dársele ninguna repercusión y ha contado con el apoyo del alcalde, Joan Ribó«.

«No están justificadas desde el punto de vista económico ni mucho menos social y medioambiental», ha señalado Poveda sobre las «megaestructuras«. El Consejo de Círculos de Podem València ha informado que cuenta con el apoyo de más de cien organizaciones.

Todas rechazan el plan por «el incumplimiento jurídico de la vigencia de la Declaración de Impacto Ambiental» y por lo que la formación morada considera «una discutible compensación por parte de APV a la empresa Boluda Corporación Marítima».