Ximo Puig pasa de prometer una bajada del IRPF a pedir por escrito el fin de la competencia fiscal

María José Catalá (PP) plantea que la censura ha llegado desde Moncloa o desde los socios de gobierno del Botánico

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig. EFE/ Juan Carlos Cárdenas

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, anunció ayer una bajada de impuestos con medidas concretas sobre el IRPF y deducciones para las hipotecas, entre otras, que no se han trasladado por escrito. De hecho, el barón socialista ha pasado de romper la estrategia de Pedro Sánchez anunciando una especie de deflactación (sin usar dicha palabra) de las tarifas del IRPF a alinearse con las directrices de Moncloa solicitando el fin del dumping fiscal.

Durante el debate de política general de la Comunidad Valenciana, Puig anunció la bajada de impuestos que causó un terremoto tanto en el ejecutivo de Pedro Sánchez como en el suyo propio. Pasado el debate público, se registraron las propuestas de resolución, que es lo que mañana se debatirá y someterá a votación. Lo dicho públicamente difiere de la propuesta que se plasmó por escrito al salir del hemiciclo y que se firmó en la noche de ayer.

Según la documentación a la que ha tenido acceso Economia Digital, hay una propuesta de resolución en la que los grupos políticos del PSPV, Podemos y Compromís instan al gobierno autonómico del siguiente modo: «Continuar mejorando la progresividad y redistribución del sistema tributario valenciano a través de una nueva reforma fiscal que beneficie a las familias con rentas medias y bajas y con más contribución de las rentas altas, para soportar la carga derivada de una situación inflacionista como consecuencia de los precio de la energía”.

También hay peticiones al gobierno de España. En ellas, los tres grupos políticos solicitan: “Abrir una reforma fiscal progresiva que ponga fin al dumping fiscal y los mecanismos de competencia a la baja y a los esfuerzos fiscales dispares que no computan en las transferencias del Estado, con el objetivo de equilibrar los tributos de las comunidades autónomas, estableciendo puntos mínimos fijos de tributos cedidos a las comunidades autónomas”.

La portavoz del grupo parlamentario Popular en Les Corts Valencianes, Maria José Catalá, ha dicho esta mañana: “Lo de Ximo Puig no tiene nombre. No sabemos si le han desautorizado desde Moncloa y no ha querido presentarla o le han desautorizado sus socios y no ha podido presentarla. En cualquier caso, no nos parece nada serio”.

El PP remarca que Ximo Puig dice una cosa y la contraria en cuestión de 24 horas

Respecto a la falta de concreción de las propuestas fiscales, Maria José Catalá ha dicho: “No hay ni una sola propuesta de resolución del Botanic que hable de la propuesta fiscal que ayer trajo el presidente al debate de política general”. A lo que ha añadido: “Puig se parece cada vez más al señor Sánchez. Dice una cosa y a la contraria en cuestión de 24 horas y no le importa desdecirse o no cumplir su palabra.

El objetivo del Partido Popular es negociar antes de que mañana se voten las propuestas de resolución para lograr una bajada de impuestos en la Comunidad Valenciana. La propuesta del PP incluye bajada del IRPF y modificaciones en los impuestos de patrimonio, de sucesiones y de transmisiones patrimoniales entre otras medidas de reducción de presión fiscal.

“Nuestra propuesta es 10 a 1”, dice Catalá, ya que calcula que las propuestas del PP supondrían un ahorro de 1.500 millones frente a los 150 millones que supondrían las medidas propuestas ayer por Ximo Puig.

Ahora en portada
Banco Mediolanum da por segura la guerra de depósitos