Desarticulada en Valencia a una banda acusada de estafar 3M de euros en material sanitario

La Guardia Civil desarticula en Valencia un grupo delictivo acusado de estafar más de 2,7 millones de euros a una empresa francesa a la que vendió 330.000 cajas de guantes de nitrilo que llegaron con arena dentro

Un agente de la Guardia Civil en una imagen de archivo. / EFE

Un agente de la Guardia Civil en una imagen de archivo. / EFE

La Guardia Civil ha desarticulado en Valencia un grupo delictivo acusado de estafar más de 2,7 millones de euros a una empresa francesa a la que vendió 330.000 cajas de guantes de nitrilo destinados a la protección de personal sanitario. Cuando el suministro llegó a su destino, la compañía comprobó que las cajas estaban llenas de bolsas con arena.  

Cuatro personas han sido detenidas en la que se ha nominado Operación Bleugant por los delitos de estafa, falsedad documental y de pertenencia a organización criminal, según informa este sábado la Benemérita. Otras dos son también investigadas. 

La red se ganaba la confianza de potenciales compradores enviando vídeos donde se veían más de 260 palets con lo que simulaban ser cajas de guantes de nitrilo. Este banda acompañaba a los clientes en visitas a una nave industrial ubicada en la provincia de Valencia donde se almacenaba la mercancía, según ha informado Efe. 

Imagen de archivo de una intervención de la Guardia Civil.
Imagen de archivo de una intervención de la Guardia Civil.


 
Allí exhibían a sus víctimas el contenido de los palets, cuya carga sí que correspondía con guantes de nitrilo de una conocida marca comercial, pero el resto de la mercancía eran cajas precintadas llenas de arena. 

Una empresa española revendió las cajas a Francia sin conocer la estafa

 Una empresa de distribución ubicada en España adquirió la mercancía y abonó casi tres millones de euros a una cuenta bancaria turca controlada por el grupo delictivo. Posteriormente, sin saber que había sido estafada, revendió las cajas a una mercantil con sede en Francia para distribuirla en ese país y dotar de material de protección al personal sanitario. 

 El engaño se destapó durante el traslado de la mercancía a Francia, cuando las víctimas, tras inspeccionar la carga, descubrieron que en realidad habían adquirido cajas repletas de bolsas de arena. Durante los registros realizados se han intervenido 330.000 cajas de cartón que simulaban ser cajas de guantes de nitrilo, así como diferente documentación y equipos y accesorios informáticos y de telecomunicaciones. 
 
La operación ha sido desarrollada por agentes pertenecientes a los Equipos de Policía Judicial de Sueca y Cullera (Valencia), que han contado con la colaboración de las autoridades policiales francesas y turcas.