Marzá traslada a Sanidad la petición de realizar PCR a docentes

El conseller de Educación, Vicent Marzá, asegura que "respetamos lo que determinan los expertos"

49944341178 450235405c o

El conseller de Educación, Vicent Marzà, ha asegurado que se ha trasladado a la Conselleria de Sanidad las propuestas de diversas entidades de realizar pruebas PCR a los docentes y de que haya una presencia sanitaria en los centros porque ese departamento es el competente. «Lo que hacemos es respetar lo que competencialmente determinan los expertos. Nosotros no hemos de cuestionar las decisiones sanitarias, sino cumplirlas». Así lo ha manifestado el titular de la política educativa del Consell en un webinar sobre el inicio de curso organizado por el diario ‘Información’.

Preguntado por la razón por la que se no se han llevado a cabo pruebas masivas para detectar Covid entre los maestros y profesores, Marzà ha argumentado que esa es «una cuestión estrictamente sanitaria». «Hemos trasladado esta petición en diversas ocasiones a la Conselleria de Sanidad. Después de reunión del Foro Educativo hicimos esta propuesta a Sanidad y ellos, que son los competentes y tienen los expertos en la materia, nos dijeron que no era adecuado. Nosotros lo que hacemos es respetar lo que competencialmente determinan los expertos; nosotros no hemos de cuestionar decisiones sanitarias, sino cumplirlas y aportamos el modelo organizativo y los esfuerzos presupuestarios extraordinarios y la determinación de si se han de hacer PCR o no la de hacer Sanidad», ha insistido.

El conseller ha precisado que la explicación que se da desde Sanidad es que las PCR son fotos «fijas» que pueden dar una falsa sensación de seguridad, y «borrosas», porque «la incidencia en la detección de personas asintomáticas es muy baja».

Sobre la solicitud de la enfermera escolar, Marzà ha puntualizado que el coordinador Covid de los centros no hará una labor de enfermería, sino que «solo ha de acompañar a la persona que no se encuentre bien, llevarlo al espacio Covid y comunicar por teléfono con los familiares y el centro de salud». «Todas las pruebas diagnósticas las hace Sanidad, no el profesorado», ha recalcado.

Además, ha agregado que Educación también ha trasladado a Sanidad «la reivindicación de más presencia sanitaria de los centros». «Ellos determinaron –ha continuado– que las enfermeras y enfermeros tienen más impacto en un centro de salud, donde están prestando atención continuamente, que esperando a que en un centro educativo haya un caso, ven más efectiva la buena coordinación entre los centros educativos y los de salud».

Precisamente, ha subrayado Marzà, la «organización centro a centro es una de las claves» del curso 2020-2021 y va a ser «especialmente necesario» que el contacto estrecho entre el profesorado, las familias y los centros sanitarios y esto solo es posible «con la predisposición total» de la comunidad educativa, a la que ha agradecido su implicación.

«El riesgo cero no existe»

Ha vuelto a admitir que «no será un curso sencillo«, puesto que hasta que se cuente con una vacuna o cura «el riesgo cero no existe«. «Y como eso está previsto, lo que hemos intentando es minimizarlo al máximo de acuerdo a lo marcado por las autoridades sanitarias».

«A partir de ahí –ha proseguido– tenemos un modelo organizativo dialogado, desde los sindicatos a la patronal de la concertada y las organizaciones de padres y madres, que no refleja todas las reivindicaciones de todas las partes pero sí los puntos en común de la mayoría».

Este modelo, ha afirmado, está «preparado para todos los escenarios» de evolución de la pandemia, tanto si va a mejor como si empeorara y fuera necesario activar la enseñanza telemática. Para ello, ha recordado, ya se han adquirido 30.000 tablets y se comprarán 40.000 de estos dispositivos y ordenadores más mediante un acuerdo con el Ministerio.

Respecto a las medidas de seguridad, ha aludido el establecimiento de los grupos de convivencia estable en los niveles de menor edad y ha avanzado que se está trabajando en una guía de recomendaciones –ya que la Conselleria no puede imponer qué hacen las familias y los alumnos fuera del horario lectivo– para que, en la medida de lo posible, las familias hagan que los niños coincidan también en otros espacios de socialización –como pueden ser los parques– con los miembros del grupo burbuja y aumentar su «impacto y efecto».