Ikea tiene una cama para niños que crece con cada estirón de tu hijo: novedad con mucho futuro

Ikea se ha propuesto ayudarte a ahorrar espacio y dinero con una cama funcional que crece al ritmo de tu hijo

Ikea quiere hacer la vida de cada uno de sus clientes mucho más fácil. Colección tras colección, la multinacional sueca no deja de sorprender con sus artículos. Con sus muebles, Ikea busca comodidad y estilo en una misma pieza. Y lo consigue.

En esta ocasión, en su catálogo trae un producto que ayudará a los padres primerizos. Si tu hijo o hija acaba de nacer lo primero que necesitarás será una cuna.

Primero gastas dinero en la cuna y cuando se hace un poco más grande en la cama. Pero este no es el único cambio que vive un dormitorio de un bebé porque el pequeño sigue creciendo hasta la adolescencia.

Así que o sois previsores y compráis una cama muy grande o gastáis una tercera vez. Hay que comprar una cama adulta a su medida.

La cama que crece con tu hijo

Ikea tiene la cama cuna que te servirá para toda la niñez y adolescencia del rey de la casa. Se trata de una novedad que acaba de presentar la multinacional bajo el nombre de Sundvik. Estructura de cama extensible con somier de láminas. Medidas 80 cm de ancho por 200 cm de largo.

Es una cama que se puede alargar hasta los 2 metros, así que vale para siempre, menos si tu hijo/a se convierte en un jugador de baloncesto. De venta por 149 euros.

«Esta cama se caracteriza por un estilo intemporal, materiales resistentes y detalles cuidados. Es extensible y crece con tu hijo. Una amplia cama donde cabrán los sueños durante muchos años», nos informan desde Ikea. Es muy sencillo expandir la cama a raíz de su mecanismo con una pequeña llave.

«La cama es robusta, fácil de montar y de cambiar de medida y lo más importante a los peques les gusta y duermen a gusto en ella», opina una usuaria. «Camita super bonita y fácil de montar», escribe otra. «Correcta relación calidad-precio», dice otro. «Me gustan los laterales porque mi hijo se gira mucho y así evitar caerse», dice otra clienta.