Fotografía: Oliver Sjöström

La publicidad de comida poco saludable favorece la obesidad infantil

stop

La exposición de niños y jóvenes a anuncios de productos poco sanos, como bebidas y refrescos azucarados, ha aumentado en los últimos años

Madrid, 24 de julio de 2020 (08:18 CET)

La publicidad de productos de escaso valor nutritivo, como refrescos, bebidas y zumos azucarados, ha crecido un 66% en los últimos cinco años en España. Una situación que contribuye al aumento del consumo infantil de estos productos.

Esta es una de las conclusiones del estudio liderado por investigadoras de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y la Universidad Pompeu Fabra (UPF). El estudio destaca además que esta publicidad de comida poco saludable es uno de los factores que contribuyen al aumento de la obesidad infantil.

De hecho, según las investigadoras, el 81% de los niños y jóvenes españoles consumen semanalmente bebidas y refrescos azucarados.

Precisamente para la Organización Mundial de la Salud (OMS) el consumo excesivo de estos alimentos con un alto contenido energético —particularmente aquellos altos en grasas, azúcares y sal— es una causa determinante en el aumento de los índices de obesidad en todo el mundo.

Por este motivo los expertos coinciden en la necesidad de limitar la exposición temprana a la publicidad de comida poco saludable, como medida para combatir la obesidad infantil y también en poblaciones adultas, ya que los jóvenes con sobrepeso son más propensos a convertirse en adultos con sobrepeso u obesidad.

Un estudio anterior, llevado a cabo por la mismas investigadoras a finales de 2019, detectó que los anuncios alimentarios más vistos por menores de 4 a 12 años en España son de productos de escaso valor nutritivo.

"Creemos que se debería revisar el Código PAOS, que pretende proteger a los menores, porque se vulnera continuamente. También se debería ampliar ya que no tiene en cuenta el discurso y lenguaje de los anuncios, que puede confundir a los niños atribuyendo cualidades a los productos que no son ciertas", dicen las investigadoras.

El código PAOS es el sistema de autocontrol establecido en 2005 por las empresas anunciantes para regular la publicidad de alimentos destinada a los menores de 12 años.

Recientemente el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha anunciado que se va a reforzar en profundidad el Código PAOS porque "hay un claro consenso entre expertos y especialistas en nutrición sobre el hecho de que el sistema no está funcionando adecuadamente.”

El etiquetado Nutri-Score, en 2021

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) trabaja en una propuesta más acorde con el objetivo de regular esta publicidad que reciben los menores, y que presentará dos novedades importantes: el aumento de la edad de protección de los 12 años actuales hasta los 15, y la prohibición de publicitar alimentos que Nutri-Score señale con código rojo, con etiquetado Nutri-Score E.

Infografía Nutri Score

El etiquetado Nutri-Score es un indicador visual y visible del valor nutricional de los alimentos. Tiene como propósito informar al consumidor sobre la calidad nutricional de los alimentos comparando entre productos de igual categoría o productos similares, para que el consumidor pueda elegir entre unos y otros alimentos de manera informada.

Nutri-Score es aplicable también a las bebidas, desde el agua mineral a los refrescos y zumos azucarados. España tiene previsto implementar el etiquetado Nutri-Score en el primer cuatrimestre de 2021.

Actualmente Nutri-Score ya funciona en Francia, mientras que Bélgica y Alemania trabajan en su adopción.

Precisamente en Francia un reciente estudio de la Agencia de Salud Francesa ha detectado que la mitad de la publicidad que ven niños y jóvenes es de comida poco saludable —con etiquetado Nutri-Score D y E—, motivo por el cual el país galo estudia restringir la publicidad de alimentos de baja calidad nutricional y alto contenido energético, especialmente en televisión y en los horarios de mayor exposición para los niños y jóvenes. Esta medida es similar a la adoptada por el Reino Unido para combatir la epidemia mundial de obesidad entre niños, jóvenes, y adultos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad