El Gobierno dispara el último cartucho para frenar a Atlantia. En la imagen, Iñigo de la Serna, ministro de Fomento, con el portavoz del ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo. EFE
stop

El Gobierno espera el informe de Abogacía del Estado que apoye su tesis de que Atlantia debería haberle pedido autorización para opar Abertis

Xavier Alegret

Economía Digital

El Gobierno dispara el último cartucho para frenar a Atlantia. En la imagen, Iñigo de la Serna, ministro de Fomento, con el portavoz del ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo. EFE

Barcelona, 11 de noviembre de 2017 (04:55 CET)

Los abogados del Estado están haciendo esperar al Gobierno. El ministerio de fomento pidió un informe a Abogacía del Estado sobre si Atlantia debería haber solicitado autorización al Gobierno para comprar Abertis, cuyo resultado se esperaba, según las fuentes consultadas, para finales de octubre. Sin embargo, todavía no se ha emitido, lo que está demorando el veto a la opa que el Gobierno quiere ejercer. Aun tiene tiempo, pero la tardanza está levantando suspicacias.

Atlantia presentó este viernes sus resultados del tercer trimestre, en los que explicaba que se reserva la opción de mejorar la oferta por Abertis. Deberá hacerlo si quiere triunfar, ya que sus 16,50 euros por acción están muy lejos de los 18,76 ofrecidos por Hochtief, la filial alemana de la ACS de Florentino Pérez. Tiene tiempo hasta que la CNMV apruebe la opa de Hochtief, lo que se podría demorar hasta enero de 2018.

Pero el grupo italiano también debe vencer las reticencias del Gobierno, que lidera Álvaro Nadal aunque canaliza Íñigo de la Serna, por ser el titular de las competencias de infraestructuras y autopistas. Desde el inicio, el ejecutivo de Mariano Rajoy ha visto con malos ojos la opción italiana, aunque con fisuras: Luis de Guindos se inhibió. El Gobierno quiere evitar otro caso Enel-Endesa y no cree justo que si Abertis no pudo comprar Atlantia hace una década por el veto del gobierno italiano, ahora se produzca la operación contraria.

Algunas fuentes ven en el retraso de Abogacía del Estado una falta de apoyo al veto del Gobierno a Atlantia

Por ello, puso el ojo sobre la opa y la examinó para ver si Atlantia estaba cumpliendo con todos los requisitos. Valoró utilizar la participación en Hispasat, por su carácter estratégico, pero el grupo italiano ya dijo que, si hacía falta, se vendería. Y, de hecho, Abertis negocia su venta a Red Eléctrica, que podría cerrarse antes que la guerra de opas sobre Abertis. Con esta vía en un callejón sin salida, explora la de la autorización para el cambio del titular de las concesiones.

A finales de septiembre, el día 26, más de cuatro meses después de que Atlantia presentara la opa, el Gobierno comunicó a la CNMV que no podía aprobarla porque faltaba su autorización, que no se había solicitado. El regulador lo puso en conocimiento de la compañía italiana pero hizo caso omiso y, el 9 de octubre, aprobó la opa.

Tras esta decisión de la CNMV, Fomento decidió recurrir a la abogacía del Estado. De su dictamen dependerá que el Gobierno vaya por esa vía y exija la autorización a Atlantia o, en caso contrario, empiece un viacrucis judicial que puede hacer desistir al grupo controlado por la familia Benetton. El informe se esperaba para finales de octubre, y se presumía que apoyaría las tesis del Gobierno, pero de momento, el informe no existe, según confirmaron fuentes de Fomento.

Los argumentos de Atlantia

Este retraso ha levantado suspicacias. Algunas fuentes apuntan a que los abogados del estado ven fisuras al argumento del Gobierno y creen que Atlantia puede tener razón. Es decir, que no es tan seguro que vayan a dar la razón al ejecutivo. Atlantia cree que no es necesaria la autorización española y no prevé pedirla. Considera el ok de la CNMV un argumento de peso a su favor, así como el hecho de que en otros casos similares, en los que cambiaba el máximo accionista de una concesionaria, no se necesitó.

Otras fuentes consideran que solo es una cuestión de tiempo. Y de eso todavía le queda, ya que no se espera el ok de la CNMV a Hochtief antes de Navidad. El veto podría cambiarlo todo y demorar meses, o años, la operación, o ponerla en bandeja a Florentino Pérez. Su opción tampoco entusiasma, porque Abertis sería filial de una constructora alemana, pero es la opción menos mala, según el Gobierno.

Mientras mira de reojo a Moncloa, Atlantia se mantiene tranquila, analizando los pros y contras de igualar o superar la oferta de la filial de ACS. Cuenta con capacidad para hacerlo, y para superar los 19 euros por acción, lo que le daría ventaja. La Caixa, primer accionista de Abertis con el 22,2%, espera que lo haga, ya que prefiere su plan industrial, pero algunos fondos apuestan por Florentino Pérez, sobre todo si el plan del Gobierno tira para adelante: comprar concesiones con la administración en contra se entrevé una tarea difícil.

Hemeroteca

Abertis
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad