BA Vidro recrudece el pulso por La Seda

stop

El juzgado de lo Mercantil de Barcelona decreta la apertura de la fase de liquidación de la 'holding'

El consejo de administración al inicio de la junta de La Seda. Al final, han cambiado todos sus miembros | CEDIDA

30 de enero de 2014 (20:48 CET)

El pulso entre BA Vidro y el fondo estadounidense Anchorage por hacerse con el control de La Seda se ha recrudecido este jueves. El administrador concursal de la química, José Vicente Estrada de Forest Partners, ha anunciado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que el juzgado de lo Mercantil 1 de Barcelona ha decretado la apertura de la fase de liquidación de la holding. Es decir, que inicia la venta de las unidades productivas de la concursada. Aunque éste no sería el objeto final del movimiento, aseguran fuentes conocedoras de la insolvencia.

La cúpula de La Seda, encabezada por Carlos Moreira (BA Vidro), pidió al juez que diera un paso más en el concurso de acreedores para forzar la negociación que mantiene abierta con el fondo estadounidense, indican los mismos interlocutores. Ambos estuvieron a punto de firmar un acuerdo para continuar la actividad de la química hace dos semanas, pero el pacto se truncó y Moreira solicitó la apertura de la fase de liquidación.

Compañía en el abismo

De hecho, desde el momento en el que se decretó el concurso voluntario de acreedores, el grupo portugués que ostenta el control de La Seda ha jugado a llevar a la compañía al abismo para cumplir con su plan. Ha sido la carta que ha jugado en todo momento para ganar la partida a Anchorage y, hasta la fecha, se ha salido con la suya.

Con todo, otras fuentes empresariales aseguran que aún hay posibilidades de que los dos actores que han protagonizado este concurso de acreedores lleguen a un punto en común.

Más ofertas

La apertura de la fase de liquidación ha cambiado el tablero de juego. La justicia de lo mercantil ha suspendido las facultades administrativas y de gestión de patrimonio a Moreira y el resto de equipo directivo. Todos, ejecutivos de su máxima confianza. Se ha acordado la disolución de la sociedad y el administrado concursal deberá presentar un plan para empezar a vender activos. Además de negociar el vencimiento anticipado de los créditos concursales aplazados.

BA Vidro y Anchorage no son los únicos interesados en continuar con el negocio de La Seda. Las sociedades Cepsa, Indorama, Cristian Lay y Logoplaste ya han presentado al Juzgado de lo Mercantil 1 de Barcelona su propuesta para proseguir con una parte de la actividad de la compañía.

No son las únicas firmas interesada en los activos de la química. Varios bufetes de la ciudad trabajan con otros inversores que, hasta la fecha, han preferido mantener su anonimato. Se espera que en breve también presenten su iniciativas en el juzgado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad