Barcelona abre otra feria tecnológica por si falla el Mobile World Congress

stop

FERIA IoT

El recinto de Fira Barcelona en el que se celebra el Mobile World Congress

en Barcelona, 09 de abril de 2015 (22:15 CET)

Barcelona quiere mantener el Mobile World Congress (MWC) en la ciudad hasta 2023. Los agentes implicados en el proyecto reman en esta dirección, aseguran fuentes de la organización, pero no se lo jugarán todo a una carta. Feria de Barcelona abrirá el próximo septiembre una feria tecnológica que se plantea como Plan B al evento centrado en la movilidad si las cosas se tuercen, indican los mismos interlocutores.

IoT Solution World Congress nace como el "primer congreso mundial que conectará el internet of things (IoT, vincular los objetos de uso diario a la red para facilitar el día a día) y la industria", aseguraba la institución hace un mes, cuando comunicó la existencia del evento.

La 'edición cero'

Las intenciones iniciales no son precisamente modestas, aunque la edición cero será el laboratorio de pruebas.

La organización íntegra recae sobre Feria de Barcelona, que ya cuenta con la experiencia de trabajar junto a GSMA (el grupo que aúna los intereses del sector e impulsa el MWC) desde 2006. Este organismo se encarga de organizar el congreso, aunque Fira de Barcelona también colabora en garantizar el éxito; además de trabajar codo con codo en la Mobile World Capital. El IoT es uno de los elementos que se debaten cada año en uno de los eventos internacionales de referencia.  

Capacidad de atraer a grandes nombres

La clave del éxito del nuevo congreso será la capacidad de atracción de grandes nombres del sector. No llegará al nivel de MWC, pero el hecho de que directivos de primer nivel hayan aterrizado en la ciudad anteriormente con este fin allana el camino.

El perfil final del IoT dependerá de GSMA. Si el organismo decide que Barcelona se queda el MWC, será un evento de perfil más bajo que si la adjudicación final recae en otra ciudad, añaden las mismas fuentes.

La incógnita de GSMA

Oficialmente, la capital catalana tiene muchas posibilidades de quedarse el MWC por el éxito cosechado en las últimas ediciones. El mensaje institucional que se ha lanzado incluso indica que Barcelona se ahorrará competir con otras ciudades en la nueva adjudicación al presentar la oferta mucho antes de lo previsto (aunque la proximidad de las elecciones municipales sea uno de los elementos de más peso).

Tradicionalmente, GSMA no hace públicas sus decisiones hasta que no ha caducado la concesión y, hasta entonces, faltan tres años.  

De modo que, no tiene la intención de tomar una decisión a corto plazo, manifiestan otras fuentes del organismo con sede en Londres. Hay tiempo para consolidar el plan B
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad